Cine Miami

“Hicimos la película que Gilda hubiera querido” entrevista a la directora Lorena Muñoz

Por Victoria Agulla Tagle

La película surge porque a mí siempre me gustó la historia de  Gilda. Me daba intriga su letra y poética y, a la vez, su forma nostálgica en contraposición con la música bailable.

Así empieza la entrevista Lorena Muñoz.

 Relajada, sobre un puff en el hall del pressroom de Miami Film Festival, esta cineasta no parece estresarse ante la responsabilidad de ser la directora de una película controversial como Gilda, No me arrepiento de este amor.

Natalia Oreiro fue la encargada de poner el cuerpo y el alma de Miriam Alejandra Bianchi quien, bajo el seudónimo Gilda, revolucionó la cumbia de los 90 convirtiéndose en ídola de la canción popular argentina para siempre.

A la pregunta por qué Oreiro, la directora responde que la conoció en Infancia Clandestina (película que produjo junto a su ex marido). Por su parecido físico y vocal, fue a ofrecerle el papel y la actriz le respondió:

Yo soy Gilda, contá conmigo.

Salvo que, todavía, no tenían ni los derechos. Tras un año de tratar con los abogados que se oponían a pasarle el contacto del hijo de Gilda, Lorena se cansó y consiguió su dirección, tocó timbre, y esperó que la atendieran. Abrió la puerta la mujer de Fabrizio, quien le dijo que dejara sus datos en el buzón. A la semana siguiente le llevó un CD con un tema de Gilda cantado por Natalia y una carta escrita entre las dos en la donde describían qué querían contar en el largometraje.

Captura de pantalla 2017-03-07 a las 08.52.27

Fallecida a los 36 años en un accidente en Entre Ríos junto a su madre e hija mayor, Gilda es un símbolo que se recuerda con mucha alergia pero también dolor, por lo cual era menester un tratamiento consciente y respetuoso al retratar este trágico hecho.

Una vez que le dijeron que sí, a principios de 2012, Natalia y Lorena comenzaron a trabajar.

Sentía una tremenda responsabilidad al hacer la película. A mí no me importaba la cantidad de espectadores, solo quería la aceptación de su familia

comenta la realizadora, mientras se ríe de los chistes que hace su adorada Nati junto a otros periodistas.

Conocida por Yo no sé que me han hecho tus ojos, documental sobre la cancionista Ada Falcón y Los próximos pasados, sobre el mural de Siqueiros en Argentina, Muñoz resalta:

Yo siempre documenté, no había hecho nada así. Me gustan los desafíos por eso hice esta ficción que fue casi como un musical.

Entre la pre producción, el rodaje, la post producción y el estreno pasaron ya cinco años. Finalmente, estrenada en septiembre de 2016 -para que coincida con el vigésimo aniversario de la muerte de la cantante- Muñoz ratifica que hicieron:

la película que Gilda hubiera querido: una historia de superación personal.

El largometraje tiene una línea narrativa que se centra entre 1990 y 1996 y navega entre dos subtramas: Gilda de niña, su admiración a su padre y su inspiración artística; y Gilda adolescente, la muerte de su padre y su vocación musical. Esta franja temporal se refleja en la forma de filmar, los movimientos, los planos y la paleta de colores.

Con el director de fotografia, Daniel Gimelberg, se buscó recrear el momento a través de un efecto casi polaroid. Él hizo un trabajo maravilloso para que pareciera un documental pero sin serlo.

Lo que buscaban demostrar era esa mantra que se daba entre las letras y el baile que hizo de su público, un fanatismo sagrado, visible en el film con la participación de verdaderos seguidores que todavía siguen amando a la artista bonaerense.

Otro dato importante para destacar es que los actores invitados fueron: Dani De la Cruz (trompeta), Edwin Manrique (bongos) y Manuel Vázquez (timbales), tres de los músicos de la banda original de Gilda, quienes, junto a Sebastián Mendoza y Jordan Otero, le pusieron música a algunas escenas fuera del escenario.

Captura de pantalla 2017-03-06 a las 16.50.00

La realizadora reafirma en palabras la alegría que transmite, contenta que el estreno (de festivales) sea en Miami, ya que la próxima semana va al festival de Guadalajara y al de Málaga. Sin embargo, también, le gustaría que participe en el Festival de Moscú, donde Natalia tiene muchos seguidores. Pero puede estrenarse en cualquier país porque es una historia universal, esa fue su premisa: que puedan ver la película acá o en cualquier parte del mundo con el fin de resaltar el aspecto de la mujer.

Especialmente sobre esta lucha la igualdad de genero, y un tema emergente en el cine, Muñoz cierra la entrevista apoderando a la mujer, dando su opinión:

Es más difícil pero ahora va mejorando todo. Hace 25 años cuando yo comencé, había solo cuatro mujeres en todo el curso, ahora se está emparejando. Es un orgullo que se deje de lado esa mirada de mujer débil por su faceta fuerte y capaz.

Auspicia esta cobertura Colegio Mark Twain.

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.