Música

Historias de Navidad y una nueva opotunidad para ayudar

Por Maria Victoria Altamirano

La Navidad despierta sentimientos encontrados en muchos de nosotros… Hay quienes por fe religiosa la celebran, están quienes lo hacen por tradición y no faltan los escépticos que no le dan importancia a la fecha.

Navidad viene de la palabra “natal” nacimiento… y poniéndome un poco cursi y lacrimógena siempre creo que es una buena excusa para justamente “renacer”. Dejando de lado la vorágine de estos días, rescato algunas historias vinculadas con esta fecha que me parece bueno compartir.

¿Fue real?

Cuenta la historia que en 1914, el primer año de la primera Guerra Mundial, soldados alemanes de un lado y soldados ingleses, franceses y belgas, apenas distanciados por trincheras a 100 metros compartieron la Navidad.

Algo extraño ocurrió en la misma mañana previa a la Nochebuena. En el frente occidental entre el Mar del Norte y la frontera suiza, los soldados iban depositando las armas en el suelo, y carteles que decían “Merry X-Mas o Frohe Weihnachten (Feliz Navidad”.

De repente desde la trincheras alemanas comenzaron a sonar villancicos (Stille Nacht) y en una especie de competencia los aliados respondían con otros en inglés. Poco a poco se fueron animando a salir de las trincheras. Primero enterraron  a los muertos de ambos bandos, luego, llegada la noche, cantan unidos mensajes de paz de cada una de sus tierras. La historia o leyenda (quién sabe a esta altura) dice que hasta intercambiaron fotos de familiares y jugaron al futbol…

Foto: elbauldejosete.wordpress.com

Las cartas que los aliados enviaron a sus familiares contando esta experiencia increíble fueron censuradas, una foto se filtró y fue publicada por el Daily Mirror, pero a los pocos días la noticia desapareció de los periódicos por orden de los Gobiernos.

Transcribo un fragmento de una carta que envió un soldado inglés (copyright www.20minutos.es) : “El Sargento C. Lightfoot de la Compañia C, Regimiento 1ero de North Staffordshire escribió: “El dia de Navidad vimos algo fuera de toda imaginación. Los alemanes dejaron sus trincheras y nosotros hicimos lo mismo. Nos encontramos a mitad de camino y deberías habernos visto estrechando sus manos, cambiando direcciones, souvenirs, etc. Nos llenaron de cigarros y tabaco. No hubo ni un disparo en todo el dia de Navidad. Uno de nuestros hombres tocó una melodía y los alemanes bailaron y nos regalaron una muy buena canción”

Cuando los Altos mandos se enteraron de esto separaron las unidades y vaya a saber qué otras sanciones tomaron. Una canción refleja este momento. Paul McCartney en su disco «Pipas de la Paz» rememoró este hecho

 Más acá en el tiempo y a ritmo de rock

El rock, la música en general, siempre ha sido solidaria con las causas humanitarias. Desde le Concierto de Bangladesh organizado por George Harrison a comienzos de la década del 70 a esta parte ha habido muchos mega conciertos para ayuda humanitaria. Por citar ejemplos la banda de Hip Hop y Rap, Beastie Boys, abrazó la causa por la liberación del Tibet, en manos hasta hoy de China. O el compromiso de Joe Strummer con la lucha contra la discriminación racial. O Manu Chao y su trabajo humanístico. Y en la lista dejo de lado muchos cantantes, bandas y actores que a través de diferentes organizaciones participan para dar a conocer necesidades de diferente índole. Pero hablamos específicamente de la Navidad, y a esta historia me remito hoy:

Mediados de 1984. Una hambruna sin precedentes en Etiopía. Cuenta la historia que Bob Geldof, músico irlandés frontman de The Boomtown Rats y protagonista de The Wall estaba viendo las noticias, justamente un informe sobre Etiopia hecho por la BBC de Londres.Impactado por las imágenes que veía empezó a escribir una canción . Llamó a su amigo Midge Ure, lider de la banda Ultravox y le propuso recaudar fondos para Etiopía, justamente grabando una canción de Navidad. Ure leyó la letra en cuya alguna de las partes decía algo asi como “mientras suenan las campanas de navidad, ellos sabrán de qué se trata?”, “alimentemos al mundo.. hagámosles saber que es tiempo de Navidad”… Midge le puso melodía a la letra.

Teléfono, fax (no había Facebook ni Twitter ni SMS en 1984), Geldof empezó a reclutar a artistas británicos  que estaban al tope de los charts en ese momento (recordemos también que los ’80 fueron un período muy fructífero para el pop británico y sus variantes).

Duran Duran, Culture Club, Spandau Ballet, Bananarama, Kool and the Gang, Big Country, Style Council, David Bowie, Sting, George Michael, Holly Johnson (Frankie goes to Hollywood), Statu Quo, Ultravox, Heaven 17, Paul MC Cartney, Paul Young, Bono, Phil Collins,  fueron los nombres que el 29 de noviembre de 1984 se congregaron en el estudio del sello Phonogram, cedido por Trevor Horn y grabaron la canción.No fue tan fácil la tarea porque por compromisos musicales de algunos participantes hubo que grabarla de forma separada

Cinco días después, el single “Do they know it’s Christmas?” fue lanzado al mercado. Se recaudaron 14 millones de dólares que fueron directamente a Etiopía y se convirtió en el single más vendido en la historia de Gran Bretaña hasta que Elton John grabó “Candle in the wind” en homenaje a muerte de la princesa Diana.

Al año, como no podía ser de otra manera, los norteamericanos no quisieron quedarse atrás y grabaron “We are the World” con el nombre USA for Africa, una bella canción también pero que en esta ocasión  no me interesa recordar porque la iniciativa fue de Bob Geldof. En buena hora que “el bichito de ayudar” picara en todos.. pero USA For Africa fue si se quiere más “glamorosa” y yo prefiero la simplicidad y el amor de BAND AID.

En Julio de 1985 simultáneamente en el estadio de Wembley en Inglaterra y en Philadelphia, Estados unidos se hizo el mega concierto LIVE AID, con un detalle para el recuerdo… Phil Collins tocó en ambos recitales viajando en el ya desaparecido Concorde. Aún no había TV por cable.. pero lo disfrutamos y vivimos a traves de la Rock and Pop que transmitió el evento en directo..

  • Apostillas: Bob Geldof fue condecorado por esta acción con la Orden de caballero del Imperio Británico, y hasta propuesto para ser Nobel de la Paz.

Posteriormente se hicieron distintos conciertos LIVE AID con propósitos humanitarios y 20 años después de la grabación de la primera canción, se hizo una nueva versión.. bella también pero sin la mística y el golpe directo al alma del BAND AID ’84. Y de yapa…la versión extendida con los saludos de los músicos.

Navidad: tal vez  desde acá no podamos hacer nada por Africa, ni Haiti, ni siquiera por nuestros tobas en el Chaco, pero si podes y tenés ganas acercate a algún lugar donde puedas regalar un pan dulce, un turron. Un Hogar de ancianos, un albergue, un hospital. Lo más probable es que no vayas a paliar el hambre de sus panzas, pero vas a calmar el hambre de dignidad  de sus almas.

Maria Victoria Altamirano

Periodista amante del rock y la literatura. Autentica y frontal. Podría pasar el día bailando al ritmo de Elvis o escuchando en paz a El Cigala. En N&W demuestra que las mujeres saben de arte y tienen mucho que decir al escribir.