Espectaculos

I love you Phillip Morris y sus efectos no deseados

Por George Blanco
Ideal length of time to run a testosterone cypionate cycle I love you Phillip Morris no puede caer mejor para los tiempos que corren. El estereotipo de la homosexualidad en una sociedad como la americana, los valores del consumismo posmoderno y los manerismos de http://steroidsbesthgh.com/synthesis-of-antimicrobial-peptides_la/ Synthesis of antimicrobial peptides Hollywood pueden que conviertan al film dirigido por http://steroidsbesthgh.com/difference-between-anastrozole-and-exemestane-for-men_ch/ Difference between anastrozole and exemestane for men Glenn Ficarra en uno de los mas éxitosos de 2010. O no. Si a esa explosiva mezcla le sumamos la capacidad de atraer  millones de http://steroidsbesthgh.com/200-mg-testosterone-cypionate-per-week-for-bodybuilding_6w/ 200 mg testosterone cypionate per week for bodybuilding Jim Carrey, puede resultar aún mas inflamable. Carrey, el que llena las salas con los nostálgicos que soñamos con una remake de Ace Ventura, o quienes disfrutamos de sus ocurrentes pasajes de esquizofrenia, es el punto de inflexión de la película. Una historia real basada en la exitosa novela de http://steroidsbesthgh.com/how-to-lower-estrogen-levels-in-females_kf/ How to lower estrogen levels in females Steve McVicker, cuenta las alternativas de un estafador serial ( I ran out of modafinil and i have narcolepsy Steve Jay Russell) interpretado y llevado a la locura por Jim Carrey. Contrariamente con estos últimos puntos, esta vez me vi ansioso por reconocer en Una pareja dispareja (tal la desafortunada traducción al español) una versión de Jim mas cercana a The Truman Show que a sus papeles cómicos-payasescos. Y si bien el aire de la pelicula por momentos refresca esa melancolía del canadiense en algunos de sus papeles, no termina de convencer, producto del coqueteo constante con su juego de comediante. Ahí reside la clave de I love you…, y probablemente haya sido de mutuo acuerdo entre Carrey y Ficarra, el hecho de “para donde llevar la pelicula”. Ewan McGregor (un papel descollante) es el compañero fiel para la historia y por momentos (aún no me animo a decirlo) opaca el protagonismo de Jim Carrey. Una historia propicia  para ponerse sensiblón por momentos y para reír a mas no poder por otros. Quizás sea esa la razón por la cual I love you Phillip Morris no fracase en el intento, y es que toca un tema acartonado por siglos y que encuentra en las desopilantes actuaciones de Carrey y McGregor dos figuras que serán las encargadas de tratarlo con humor y desenvoltura. Si se quiere,  hasta una forma encubierta de calmar los ánimos de una sociedad impaciente, ansiosa y poco comprometida (hace días, el pueblo no le renovo la confianza a Obama  para continuar con su cambio) como lo es la nortemericana y en un momento clave de su historia. Así y todo, la pelicula me deja un sabor agridulce, queda a mitad de camino y no termina por cerrarme en sus múltiples alternativas (okey, si bien hay un libro, el final me desilusiono bastante). Pero ojo, quizás sea yo el iluso que espera ver de Carrey tal o cual cosa, olvidandome de que, precisamente la identidad de Jim es la variación de sus propias facetas, algo que comprobe anoche en una misma película. I love you Phillip Morris no quedara en el ostracismo pero es probable que también pase desapercibida en el tiempo.

*George Blanco

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.