Música

J. Edgar, sensaciones encontradas

Por Julian Lona

El Sr. Clint Eastwood nos trae nuevamente una historia arriesgada, después de la intensa búsqueda en la temática que desarrolló en sus últimos films (Gran Torino, Invictus, Más allá de la vida) y donde no cualquiera se anima a entrar.

J. Edgar es una perfecta ambientación allá por los años 20′, donde Estados Unidos aparentaba ser un caos social, plagado por la mafia, gangsters, y comunistas amenazando constantemente con el orden político. Entonces llega éste joven con su nuevo sistema de huellas digitales y archivos de expediente para “restablecer” dicho orden (con el paso de los minutos veremos que todo no es lo que parece).

Di Caprio film a film demuestra su solidez actoral capaz de interpretar cual personaje se le
presente, en este caso, juega paralelamente en el tiempo ya que de anciano (con Nixon por
asumir en la presidencia) escribe memorias sobre sus primeros pasos en ese nuevo y polémico
departamento de investigación llamado FBI.

La dirección de arte me pareció magistral, locaciones bellísimas, vestuarios bien pensados, coches antiguos, ciudades enteras perfectamente llevadas a la década del 20. Resulta increíble que Di Caprio entonces no esté nominado para el Oscar, aunque no queda otra que pensar que la Academia, como en otras ocasiones, tiene algún tipo de problema personal con el actor, en este caso Leonardo.

Otro punto a tener en cuenta es como han sabido representar la sexualidad del protagonista, en
un principio juegan con la seducción hacia la hermosa Naomi Watts (Helen Gandy) pero luego
la historia nos lleva a Armie Hammer (Clyde Tolson).

Nos pongamos en contexto: En esos años no debe haber sido nada fácil ser uno de los hombres más poderosos del país, persiguiendo a las personas más peligrosas y al mismo tiempo ocultar una reprimida homosexualidad con la persona que fue su mano derecha laboral durante toda su vida (de paso me pregunto: Si la gente de arte trabaja en Hollywood con presupuestos tan altos, ¿Cómo es posible que hagan tan mal la caracterización de “Clyde” cuando es anciano?).

No hay escenas de sexo entre ellos, sólo comentarios y otros indicios más que evidentes pero que nunca terminan por incomodar al protagonista, y que al mismo tiempo responden a la frialdad de la persona.

Y, aunque soy partidario del cine lento, no creo que sean necesarias tantas explosiones ni tiroteos para que una película funcione aunque aquí se les fue un poco la mano. Tranquilamente las mas de dos aburridas horas (por momentos emotivas, si, eso es verdad) podrían haberse reducido a bastante menos. De todos modos, es una biopic interesante con dos tanques como Eastwood y Di Caprio. Lastima que ni para la Academia ni para muchos de sus espectadores vaya a trascender en el tiempo.

Julian Lona

Realizador audiovisual, fotógrafo y recientemente escritor. Nos rodeamos de su talento, un rockero de la nueva ola que sabe mucho. Su proyecto esSéptimo Jota.