Celebrities Moda

Kat Graham: Una it girl para la obsesión

Por Ludmila Llaver

No hace falta más que un breve repaso por su carrera para saber que para prices of steroids Katerina Graham, el éxito es fruto del trabajo: a los seis años hizo su debut en el mundo del entretenimiento, apareciendo en comerciales de reconocidas marcas. En 2002, inició su carrera en televisión en el hit show de http://www.nursesnow.com.au/oem/buy-microsoft-office-publisher-2010.html buy Microsoft Office Publisher 2010 Disney, http://www.flexmail.eu/steroid/29/dianabol-liver-toxicity.html dianabol liver toxicity Lizzie McGuire, lo que le abrió las puertas a participar en otros programas como dianabol injection price CSI, The O.C. y oral winstrol for sale Joan of Arcadia.

Pero actuar no era todo en su vida: a los 15 años la reconocida coreógrafa http://www.nursesnow.com.au/oem/discount-quarkxpress-2016.html discount Quarkxpress 2016 Fátima Robinson quedó fascinada con ella, y la invitó a participar como bailarina en los http://southamptonfreelibrary.org/anavar-10 anavar 10 BET Awards, lo que cual le abrió una carrera paralela en el mundo del baile, que coronaría con la participación en un comercial de http://www.nursesnow.com.au/oem/cheap-pinnacle-studio-18-ultimate.html cheap Pinnacle Studio 18 Ultimate Fanta en la que formaba parte de las “Fantanas”.

Su gran breakthrough llegaría en 2009, cuando http://narissadoumani.com/oem/download-graphisoft-archicad-14.html download graphisoft archicad 14 Kat fue seleccionada para interpretar a methandienone price in usa Bonnie Bennett en The Vampire Diaries, adaptación para televisión de la reconocida saga de libros homónima. Su participación en el show (que ya está grabando su sexta temporada) sirvió también para darle impulso a su carrera musical, iniciada en 2002, que la llevó entre otras cosas a grabar con Will.i.am., ir de gira con los Black Eyed Peas y eventualmente a grabar su propio álbum bajo el sello Interscope, que se estima saldría este año.

Pero fiel a su espíritu inquieto y emprendedor, la música, el baile y la actuación no fueron suficientes para Kat, quien además dedica gran parte de su tiempo a tareas filantrópicas. A principio de este año viajó junto a la UNHCR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados) al refugio Zaa’tri en Jordania, como parte de su compromiso contra los conflictos bélicos, particularmente el que se está dando en Siria. Además, Graham creó The Water Project, un programa de beneficencia para la construcción de pozos de agua potable, y siempre se ha declarado una defensora acérrima de los derechos LGBT.

Como si todo lo anterior no fuese suficiente para coronar a Kat Graham reina de las it girls, la chica tiene un estilo y un sentido de la moda que va creciendo exponencialmente y que nunca decepciona. Sus apariciones en las red carpets generan cada vez más expectativa, a la vez que sus videos musicales despliegan un show de moda que no tiene nada que envidiar a las grandes artistas pop. Dueña de un estilo osado, sensual y avant-garde, Kat ha cementado su estatus de fashion icon desde abajo, dejando su sello personal en cada outfit que elige.

¿Sus diseñadores favoritos? Nada más y nada menos que Jeremy Scott, Manish Arora, The Blonds y Alexander McQueen –todos conocidos por su concepción ecléctica de la moda-, a la vez que se declara fan de todo lo vintage, especialmente de Jean Paul Gaultier (¿quién no, sinceramente?). Su don para el estilo, además, no se limita sólo a la ropa, sino que también tiene un perfecto sentido de la accesorización y su cabello y maquillaje siempre son spot-on.

¿Los elementos clave de su estilo? Volumen, texturas, estampados atrevidos y accesorios statement-making. Kat domina a la perfección el arte de usar prendas con estructura y volumen, que además son ricas en texturas. Hombreras, faldas estructuradas y corsets son complementados con plumas, tul o bordados, creando looks futuristas que resaltan su visión avant-garde y trasgresora de la moda. ¿Lo fundamental? Dejarle el spotlight al outfit, poniendo maquillaje y accesorios en segundo plano.

Los colores y los patterns arriesgados no son nada nuevo para la multifacética artista. Con un tono de piel que combina bien con casi todos los colores, pero especialmente con tonos fuertes, Kat se atreve a usar estampados atrevidos, que inevitablemente centran todas las miradas en ella. Animal print, geométricos, con paillettes; nada es demasiado para este huracán de la moda.

¿Conocen el precepto del chic francés que indica que menos es más a la hora de accesorizar? Bueno, este no es el caso. Para Kat “más es más” y lo deja en claro con sus múltiples llamativos accesorios. Aros, earcuffs, collares, pulseras y anillos siempre encuentran su lugar para brillar, en una suerte de power play perfectamente equilibrado entre ropa y complementos. Además, ningún look está completamente cerrado sin un par de zapatos altos-hasta-el-cielo, y si son en colores exóticos y con taco inhumano, aún mejor.

Fiel a su personalidad y a su intuición sartorial, el ascenso de Kat Graham –tanto en lo profesional, en lo humanitario y en la moda- no da muestras de aminorar, demostrando que detrás de su estilo impecable hay una mujer fuerte y atrevida que no teme romper los límites. Una verdadera it girl con todas las letras bien puestas.

Ludmila Llaver

Mendocina, futura periodista, apasionada por la música y la lectura. Creativa y pensadora, asegura que nunca se puede tener suficiente cantidad de libros... o de pares de zapatos.