Música

Kevin Johansen: Mixtura de sonidos en el recital de Bi

Por Mariana Oyarbide

Fotos de Majo Arrieta

Desde una milonga zitarrosesca, hasta una excelente versión de Modern Love de David Bowie. Así de amplio y ecléctico es el show que brinda Kevin Johansen en las presentaciones en vivo de su último disco Bi. Este alaskeño y mitad argentino que ya se ha transformado en un artista de culto, se caracteriza por fusionar varios géneros característicos de América Latina con los otros más identificados con su origen del norte del continente.

Todo esto acompañado por el sonido grave de su voz y por momentos con falsetes, lo que hace que al oído llegue una mixtura muy interesante. En lo que respecta a la lírica, hay canciones en inglés y hay otras en las que la mezcla idiomática entre este idioma y el castellano logra un guiño humorístico.

También se toma el atrevimiento de solamente con charango y su voz, poder hacer una versión libre de “Take on me” de A-Ha y otra de “Hotel California” de Eagles en la que el público se deja llevar y lo acompaña.

Justamente, un párrafo aparte es el público. Se produce una complicidad muy importante entre ellos y el artista. Tienen la libertad de bailar con los sonidos más caribeños, cariocas o con una milonga, hasta libremente realizar malabares con pañuelos o terminar bailando en el escenario con él.

Todo esto acompañado por videos o imágenes de fondo entre las que se destacan los dibujos de Liniers inspirados en el contenido de los temas.

Kevin Johansen, sin lugar para la mala onda. Por Luciana Molina

La satisfacción de leer un buen libro, comer comida casera o compartir un momento entre amigos tranquilamente se puede comparar con el show de Kevin Johansen. Un espacio liberado al azar, a la espontaneidad de un público presente en todo detalle, a la interpretación de los músicos y sobre todo a la buena onda. Respecto de lo musical, el show tuvo el justo equilibrio entre la presentación de Bi y algunas de sus canciones más sobresalientes, y un repaso por los éxitos cosechados a través de más de 10 años de carrera.

Respecto del artista poco se puede objetar. Pocos músicos de estos tiempos pueden manejar un escenario lleno de fans buscando la foto con el ídolo (sí, la gente subió al escenario) no solo una sino 2 y hasta 3 veces. La presencia de la familia Johansen completa, y la intervención de la pequeña Kim a la hora de interpretar Everything is. Un espectáculo que de principio a fin no puede mas que sacarte una sonrisa e invitarte a bailar. Altamente recomendable!

Mariana Oyarbide

Mariana se declara cinéfila, amante de la música y del periodismo en todas sus formas. Además, está diplomada en Periodismo Político aunque también le gustan el arte en general y el teatro en particular. Las aristas de una chica que vive a full.