Moda Sin categoría

La chica del lunar se baja de las pasarelas

Por Maria Florencia Ferrero

Películas, publicidades de gaseosas, matrimonios y divorcios mediáticos, desfilar para los mejores diseñadores del mundo y largas piernas, parecían ser los requisitos necesarios para convertirse en una top model de los 90 y Cindy cumplió con todos. Sin embargo, como si fuera una regla de vida, las grandes historias esconden bastos obstáculos por detrás.

Nacida en un pueblo de Illonis, Estados Unidos, la señorita Crawford debió enfrentar a un padre sobreprotector, que confundía modelaje con prostitución, cuando le confesó sus ganas de ir a Chicago, encontrar una agencia y convertirse en una super-modelo. Casi como si hubiera adivinado el futuro que le deparaba, Cindy fue detrás de su sueño y unas semanas después comenzó a conducir “House of Style” por Mtv. Con los ojos fijos en la cámara y hablando con las mas correctas palabras, logró entrevistar a los grandes personajes del mundo de la moda de aquel momento, aportando la sensualidad y seriedad exacta en cada emisión del programa. Es quizás por esto, por su distinguido lunar fácil o por sus medidas corporales, que diseñadores de la talla de Gianni Versace, poco tardaron en darse cuenta el talento que podía tener sobre las pasarelas.

La pasarela fue el acceso directo a todos sus éxitos. El anuncio de la marca Pepsi que la tuvo como cara en 1992, hizo que el público mundial adorara la belleza de Cindy Crawford. Sus contemporáneas como Naomi Campbell y Claudia Schiffer, no quedaron atrás en estos asuntos, y juntas formaron la generación de top models de los años 90, en donde la pasarela perdía protagonismo frente al interés del público por saber sobre sus vidas intimas y eventos sociales a los que asistían.

Para alegría de los paparazzi, Cindy sumó aún más popularidad al contraer matrimonio con el actor Richard Gere. Su matrimonio fue tan mediático como su divorcio, dos años después. Luego de superar las heridas y con un matrimonio estable, Cindy se animó a contar en su autobiografía “Becoming”, que estar en boca de todos a causa de su divorcio con el actor, fue de uno de los peores momentos que tuvo que afrontar.

Dueña de un metro setenta y siete, nada la detuvo a seguir adelante. Sus apariciones en TV y los desfiles presentaciones de temporada de las mejores marcas fueron frecuentes a lo largo de la década del 90. Su contacto con el público también se afianzó durante esos años, a través de sus videos con consejos de como ejercitarse en casa, al mejor estilo Jane Fonda. La industria de la moda afirmó su adoración por Cindy, cuando se convirtió en la primera modelo de la época moderna en posar para la prestigiosa revista Playboy, o cuando mostró al desnudo su embarazo en la tapa de una revista norteamericana.

Con treinta años de carrera sobre su espalda y a pocos días de festejar su cumpleaños número 50, Cindy Crawford decidió bajarse de las pasarelas en un momento de gloria en su carrera, ya que acaba de protagonizar la campaña de Balmain con sus prestigiosas colegas, Naomi Campbell y Claudia Schiffer.

Sin embargo, para sus fans y amantes de la moda, la mujer del famoso lunar, seguirá mostrando su talento desde otro lugar. La top model producirá una serie sobre los conflictos en la industria de la moda durante los años 80. Además, continúa de gira con su libro autobiográfico “Becoming” y se dedica de lleno a apoyar a sus hijos, sobre todo a su descendiente de 14 años que ya comenzó a dar sus primeros pasos en el modelaje.

Maria Florencia Ferrero

Periodista en proceso. Curiosa de nacimiento. Fiel admiradora del equilibrio de los colores en el arte y la moda. Sueña con recorrer el mundo y conocer cada expresión artística de él.