Moda

La experiencia, el nuevo lujo

Por Cintia Alvarez

En el mes de la moda por excelencia, septiembre, nos disponemos a hablar sobre el nuevo lujo. Es sabido que siempre contó con esa característica de aspiracional que en otros tiempos – no muy lejanos- se expresó en objetos materiales. Alguna vez todos fuimos un poco Audrey Hepburn en la escena emblemática de Breakfast at Tiffany’s.

Con el paso de las décadas el concepto de lujo se fue resignificando acorde al contexto en general. La chaqueta emblemática, las it bags (mucho antes del fenómeno de las it girls) fueron parte de la cúspide de cualquier wish list. También, atravesamos la era donde el logo – aunque cueste creerlo- fue sinónimo indiscutido de lujo.

Sin embargo, lejos parecen haber quedado los tiempos del ícono.  ¿De qué hablamos cuando hablamos de lujo hoy? ¿Cómo devolver la exclusividad en un tiempo donde todo es tan mediatizado y viralizado en pocos segundos?

La experiencia parece ser the new black.  Guiarse por lo sensorial, lo vivencial y los 5 sentidos es clave. Y cuenta con la exclusividad como aliada. Por más que se cuente, ninguna experiencia es 100% transferible. ¿Acaso no hablamos de sensaciones? ¿Cómo se traduce el nuevo lujo en la moda? Algunas firmas internacionales y nacionales son un buen ejemplo.

Una de las referentes, que siempre da cátedra, es la francesa Hermès. Aquí el lujo se extiende más allá de sus clásicas Kelly y Birkin – para las cuales hay lista de espera por años- Sumergirse en el mundo Hermès es toda una experiencia. Desde los newsletters que envía, cada semana, a todos los suscriptores pasando por las invitaciones escritas a mano (sí, como leen) para ese grupo selecto de invitados a sus desfiles y lanzamientos -¿escribas de la nueva era? De más está decir que la exclusividad se reproduce  en cada una de sus filiales alrededor del mundo. Hermès es más que una firma de moda, es una concepto y una filosofía.

A su vez, acaba de lanzar su sitio web pensado para los hombres.  Sí, llegó a la red Le MANifeste d’Hermès, totalmente para ellos y para ingresar en el universo masculino. Invita a disfrutar de videos, música y humor. Además, de comprar como en cualquier e-commerce. También, se pueden componer poemas surrealistas, navegar con delfines, bailar…Hermès sigue haciendo historia.

En nuestro país, quien entiende de experiencias como lujo no es otra que Jazmín Chebar.  En la última edición de BAFWEEK, sólo por citar una acción en particular, la marca presentó Quitandinha Jazmín. Una instalación, pensada en el marco de la semana de la moda, sólo para prensa, famosos y unos pocos invitados de la marca. Si bien era un lugar abierto, sólo unos pocos podían adentrarse en ese micro mundo paralelo que siempre significó Chebar en la indumentaria nacional.

No resulta raro que sean apuestas de firmas que no reproducen en serie sus productos y que realicen ediciones limitadas; una clara expresión de lujo acompañado de sofisticación.

Contra todo pronóstico, en la era de la masividad, la personalización parece ser posible aún. Ya no se trata de mostrar el último grito de la moda sino de contar cómo se vivió. Ya no es el qué sino el cómo. Así se materializa el nuevo placer como vivencia única e irrepetible.

Es probable que, al resto de los mortales, no nos quede París, pero sí las redes sociales que mostrarán y contarán algo de ese nuevo lujo. Bienvenidos al vouyerismo. ¿en diferido?

 

 

Cintia Alvarez

Licenciada en Comunicación Social y periodista de moda. Muy musical. Ama reír y leer. Adora los accesorios que hacen la diferencia, especialmente la personalidad y el humor.