Cine

La imperfecta travesía: Crítica de Un viaje en el tiempo

Por Germán Pérez

Todo gigante cae y A Wrinkle in Time (título original) es una derrota momentánea pero contundente para Disney. Protagonizada por Oprah Winfrey, Reese Witherspoon y Mindy Kaling Un viaje en el tiempo es un desastre absoluto. Ava DuVernay (Selma, 13th) trata de poner orden tras la cámara, digo trata ya que en su intento por ordenar las cosas y ofrecer un espectáculo emotivo y memorable falla monumentalmente. Estamos ante una película que no ofrece ninguna conexión con el espectador; vemos desde el primer minuto como la estructura del film falla por la falta de cordialidad del guión (escrito por Jennifer Lee y Jeff Stockwell) al caer en una absurda cantidad de elipsis sin sentido. Hay tantos errores en este film que su duración (110 minutos) pone a prueba la inteligencia del público al no pensar salir corriendo de la sala. El mensaje de la película (“ser fuerte con tus errores”) si bien está marcado con fuego, resulta patético tras la impresión final. Para empeorar las cosas A Wrinkle in Time pone en rol de mártir a todo Bully escolar compadeciendo un -falso- infierno personal.

null

Bandera roja: encontramos actores y actrices con renombre que parecen perdidos en un mar de ideas mal aplicadas. Oprah Winfrey atrae por lo pomposo, hilarante – no en el buen sentido – y lo absurdo que resulta su personaje, pongámoslo de esta manera: Tenemos a Oprah Winfrey intrepretando a Oprah Winfrey gigante con una altura de 10 metros (su altura cambia, para bien o para mal) hablando de otras dimensiones e invitando a los jóvenes protagonistas a realizar un viaje fantástico… solo con eso nos podemos imaginar lo que viene después; Escena absurda tras escena absurda DeVernay en conjunto con Lee y Stockwell no paran de sorprendernos por lo irreal y la mediocridad de A Wrinkle in Time. Como frutilla del postre también tenemos a Reese Witherspoon protagonizando una bizarra escena de transformación “de humano a lechuga voladora”.

screen-shot-2017-11-19-at-11-05-59-pm

Los jóvenes talentos en pantalla son opacados por la situación. Levi Miller (Peter Pan), Storm Reid (12 years a Slave) cumplen con su cometido, de todas formas el maquiavélico ladrón de escenas es: Deric Mccabe, ver a esta pequeña forma diabólica e insoportable – con una extraña similitud a George Takei – en pantalla genera ganas de gritar por lo exasperante que resulta su presencia. El pequeño Mccabe vuela la cabeza de todo espectador por lo irritante que resulta no solo su actuación, sino su presencia. Tenemos un nuevo the omen en la industria del cine y su nombre es Deric Mccabe.

c5ceb49281

Después de ver A Wrinkle in Time – en mi opinión – queda a consideración la falta de calidad de Disney si no cuenta con nombres de grandes franquicias; cuando se posee un mensaje contundente y se tiene claro el destino pero no el camino suceden estas cosas: películas que merecen ser recordadas por su falta de claridad, por su ineficacia y pereza de resolver cosas que carecen de sentido, y claro, por que todo lo que toca Oprah no se convierte en oro. Se puede celebrar el retorno de la cantante Sade creando una canción original para la banda sonora de esta película no obstante estamos ante un olvidable intento de película. Sigan de largo y atentos con los próximos Razzies A Wrinkle in Time merece una clara mención . Valoración: Muy Mala.

Germán Pérez

Lector, escritor y cinéfilo. Pasa sus días en el gimnasio y viendo viejos y nuevos clásicos del cine. Fanático de Michael Mann, los westerns y Stephen King.