Sociedad

La participación ciudadana se abre paso en la web

Por Mariana Blanco

“Lo mejor de internet es que somos todos pares, es lo que más nos potencia. Todo está tendiendo a lo colaborativo y a lo abierto y que la política no lo haga, es perder el tiempo”. El autor de esta frase es Guido Vilariño, uno de los “pares” del Partido de la Red, y resume de manera contundente el objetivo del movimiento cultural en el cual esta iniciativa se enmarca: cambiar la forma de participación ciudadana y la visión que de la democracia tenemos hoy en día.

La posibilidad de interactuar a través de Internet afecta a la humanidad en todo sentido. Solo la política ha quedado afuera de esta tendencia horizontal y colaborativa que la red propone. Sin embargo, estos últimos años han sido testigos de numerosos movimientos sociales que buscan llevar la tecnología al debate político, y Latinoamérica no queda fuera de esta tendencia.

Así nos encontramos con la iniciativa argentina Partido de la Red (www.partidodelared.org). Este proyecto surge hace más de un año de la mano de un grupo de emprendedores de diferentes ámbitos laborales. “Se trataba de ver lo que pasa en el mundo, como la primavera árabe, el movimiento Occupy, el Partido Pirata, en las que la ciudadanía reclama que la forma de participar cambie, que la democracia ya no representa como debería. Y se juntó un grupo de personas y dijeron “empecemos con esto””, explica Guido Vilariño, uno de los pares de este partido.

Contrario a lo que el ámbito político nos enseña, desde la web se propone un liderazgo dinámico, “en nuestro manifiesto, hablamos del concepto de par”. Cada participante es un par, un individuo conectado a la red enpermanente intercambio, auténtico testigo de la creación de inteligencia colectiva.

A pesar de que hoy en diferentes portales web encontramos ciudadanos expresando su descontento con los distintos niveles de gobierno, la novedad de Partido de la Red es la propuesta de encausar la opinión del ciudadano en un auténtico debate legislativo online. “En la primera versión –de la plataforma web-, se va a poder debatir y votar las leyes que se están tratando en la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires. Y lo que pretendemos es que, si tenemos un legislador del Partido, éste se va a expresar, de acuerdo a lo que vote la mayoría en el sistema.»

Y continúa: «Entonces efectivamente nuestros representantes van a reflejar la opinión de la ciudadanía, va a ser un voto construido por miles de personas en lugar de la decisión de una sola”, detalla Guido sobre la página que está en desarrollo. “Y la segunda versión va a permitir la generación de proyectos de ley, es decir, que el ciudadano desde la plataforma pueda generar un proyecto que busque el aval de sus conciudadanos, y que finalmente se convierta en un proyecto que el partido presente –en la legislatura-«.

Aclara que la idea que proponen no se trata de lograr una democracia directa, “porque cada voto de la plataforma no es un voto en la legislatura”; pero que buscan lograr un híbrido entre la democracia representativa y la democracia directa; “por eso le decimos democracia en red”.

Un cambio social

Para que encuentre su lugar en la sociedad, esta propuesta necesita ser acompañada de un cambio cultural apoyado en un intenso trabajo pedagógico. “La posibilidad de contactarse con un legislador ya está. Si uno se mete en el twitter o facebook de estas personas la gente está constantemente diciendo cosas. Pero, no son nativos digitales, no convivieron toda su vida con esto. Nos falta experiencia cultural en esto de la tecnología”, explica Guido. “Creemos que tenemos por delante un camino de educar al ciudadano, queremos ofrecer un lugar donde la gente pueda participar de una forma más seria»

«Siempre la gente se sentó a hablar de problemas de raíz, no de si la izquierda o la derecha… Entonces a través de una plataforma en donde el ciudadano pueda expresar este tipo de inquietudes, queremos salir de la discusión partidaria o de líderes y empezar a hablar de estas cosas. Creemos que llegó el momento de discutir ideas y no personas”.

El desafío pedagógico es tanto enseñar de qué se trata esta cultura web, así como qué es y cómo se logra el proceso legislativo. “Esta es una plataforma en la que queremos que participe la mayor cantidad de gente posible y es un gran desafío poner en términos humanos y del ciudadano temas complejos, y el ejercicio del debate, porque no estamos acostumbrados a hacerlo. Por cómo se nos ha educado en la democracia hasta el día de hoy, a creer que no tenemos una voz que se escucha, es un desafío enseñar que -esta plataforma web- es un lugar a donde te vas a expresar pero es importante que entiendas que estas ejerciendo tu ciudadanía y que lo que digas, otro lo va a leer, a escuchar”. Sumado a esto, Guido aclara: “Que la gente se abra y que crea en esto, es un cambio cultural, no tanto político”.

Visita el sitio oficial del Partido de la Red

De esta manera, se persigue la participación activa de la ciudadanía y el aprender a que existe la posibilidad de crear contenido valioso en la web. Pero, ¿qué pasa con los que quedan afuera? “Ese es un súper desafío. En el Wiki del Partido hay una parte que se llama condiciones mínimas para la democracia en red que uno de los puntos dice que hay que anular la brecha digital. Una de las cosas que nos va a mover como iniciativa política va a ser esto, hacer todos los esfuerzos que se puedan para que no exista gente que no tenga acceso”.

¿En qué estado está el Partido de la Red hoy?

Actualmente los porteños pueden encontrarse con miembros del Partido de la Red a la salida de un subte sumando adhesiones. Es que la justicia electoral de Buenos Aires les solicita para poder constituirse efectivamente en un partido político, 4mil firmas de ciudadanos que digan “estamos de acuerdo con que ustedes existan”.

No son afiliaciones, aclara Guido, y cuenta: “Tenemos más de 3mil, y, creas o no, siguen siendo fichas de papel que el ciudadano tiene que llenar de puño y letra. Hace 2 meses que estamos en este proceso, y falta poquito. Una vez hecho esto, te aprueban como partido político y tenés derecho a presentarte a elecciones”. En octubre, los argentinos se presentarán ante las urnas para elegir nuevos legisladores, y lograr que salga electo un integrante del Partido de la Red sería una manera de comenzar a cambiar la representación ciudadana en la cámara legislativa de la ciudad de Buenos Aires.

El Partido de la Red no se presenta como una alternativa anti sistema. Guido lo aclara varias veces, y sostiene que el cambio ya está en marcha. “De acá a 50 años la política va a ser distinta. La tecnología viene cambiando todo. Internet pone el conocimiento humano al alcance de cualquiera que tenga una computadora conectada. Curiosamente aún no afectó al sistema político, y lo que nosotros decimos es “es hora que el sistema se adapte”. En lugar de cambiarlo, de tirarlo a la basura y hacer otra cosa, nosotros decimos “es hora de ampliarlo”, de poner la tecnología al servicio de la democracia, para que cumpla mejor su función”.

A pesar de ser conscientes de que innovar en la política es difícil –por el poder y los intereses que están en juego- , no pierden la mirada optimista de poder lograr un cambio. Siguen un movimiento mundial que tiene ya buenos resultados, como los podemos encontrar en el Wikipartido mexicano, en el Partido Pirata presente en casi 20 países, en Paraguay con www.yovoto.com.py del Movimiento Despertar Ciudadano, entre otros más. “Si está pasando en todo el mundo, nosotros no estamos tan locos”, dice Guido, “nosotros abogamos por un nuevo concepto que es la democracia en red, usar la red para mejorar la democracia”.

Links de interés:

www.partidodelared.org

– Código de la plataforma de Partido de la Red en GitHub: https://github.com/DemocraciaEnRed/app

www.facebook.com/partidodelared

http://wiki.partidodelared.org

www.twitter.com/partidodelared

Mariana Blanco

Periodista y orgullosa docente. Contagia frescura y parece incansable. Confía en que su profesión puede aportar un poco de claridad y entendimiento a la sociedad. Hace mucho enamorada y hace poco casada. Se preocupa por cada ser vivo y es vegetariana.