Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Moda

La revolución del #SlowFashion

Por Roxana Vera

Así como lo indica su nombre, el “slow fashion” o moda sostenible es una nueva filosofía de consumo mucho más consciente, relajada y responsable. Consiste en ir en contra de las formas de producción desenfrenadas, que nos obligan a consumir y a descartar de manera compulsiva y poco amigable con el medio ambiente. Esta nueva forma de consumir, planta bandera en contra del sistema precario y de explotación al que miles de trabajadores se ven expuestos en la industria de la moda.

Lejos de ser una inocente tendencia, el slow fashion implica toda una postura ideológica y una reivindicación de valores que nos obligan a ir más allá de la frivolidad y lo efímero del mundo de la moda, sacando el velo que oculta la parte menos glamorosa del mismo.

Este mercado suele imponer un ritmo de consumo vertiginoso que a veces es imposible de seguir hasta para los propios diseñadores y marcas que tienen siempre que estar tres pasos adelante pensando en las futuras colecciones y obligándonos a consumir constantemente. Es por eso que, el slow fashion está siendo reivindicado por firmas que no pueden ir al paso marcado por las tendencias de la industria, y optan por crear microcápsulas que se van adaptando a las diferentes estaciones. Es una excelente oportunidad para darle lugar al diseño de autor y vestirse de una manera más original.

Afortunadamente, ser un fashion victim pasó de moda. La clave ahora es elegir nuestras prendas de un modo inteligente creando un estilo propio más allá de las tendencias que no siempre nos favorecen. ¿Por qué querer lucir igual que todos cuando podemos destacarnos de un modo único? El comprar de manera consciente nos permitirá tener prendas atemporales, que perdurarán en nuestro armario, sin la necesidad de tener que regalar la mitad en cada comienzo de temporada, además de comunicar un estilo e identidad en coherencia con nosotros mismos.

Aunque claro, las tentaciones del mercado siempre están al acecho. Muchas veces comprar una remera a un precio ínfimo puede ser muy tentador, pero antes de hacerlo es importante chequear la calidad de esa prenda, para saber si puede resistir más de dos lavados sin echarse a perder. Diseñadores independientes y pequeñas marcas suelen producir a menor escala pero generalmente con calidad artesanal y atención en los detalles que hacen que una prenda sea más resistente al paso del tiempo.

Hay que ser consciente, no dejarse llevar por el precio de la etiqueta y tener el ejercicio de sincerarse y preguntarse: ¿cuántas personas estuvieron implicadas en toda la cadena de producción de esa prenda? ¿Cómo es posible que esa prenda sea tan barata habiendo tantas personas implicadas en el proceso? En el caso de apoyar a pequeñas marcas locales es posible consultar con el propio diseñador para saber quiénes estuvieron comprometidos en la creación de esas prendas. Además, de esta manera se estará brindando apoyo a toda una red local de producción, logrando un impacto positivo en la economía del lugar.

Por otro lado, es sabido que la industria textil es una de las más contaminantes debido a los químicos implicados en el proceso de producción, sin contar las grandes cantidades de agua que se derrochan en el mismo. Por eso, siempre que este a nuestro alcance, es importante optar por marcas que utilicen materiales orgánicos y éticamente producidos. Muchas marcas eligen diseñar con material de descarte, reciclando y dando vida a prendas y objetos que de otra manera serían considerados basura. Otro ítem a tener en cuenta es seleccionar productos libres de crueldad animal.

En consecuencia, formas de consumo más amigables con el medio ambiente son cada vez más frecuentes, por ejemplo, ferias americanas y locales de ropa de segunda mano son una excelente manera de darle una segunda oportunidad a esas prendas que no vamos a volver usar. Si te gusta el estilo vintage, estas ferias son los lugares indicados para crear un outfit con aire retro. Se pueden encontrar verdaderos tesoros a precios súper módicos. Otra opción es ponerse creativa y reciclar nuestras prendas haciéndoles algunas modificaciones, el DIY (do it yourself) suma adeptos día a día. ¿Qué mejor que exhibir creaciones únicas y hechas por uno mismo?

Es necesario dejar de mirar para otro lado y empezar a actuar como consumidores responsables, nosotros también somos parte del cambio. Y unirse a esta sana tendencia que, afortunadamente ha llegado para quedarse, es una buena forma de empezar. ¿Será el fin la hegemonía del fast fashion?

Roxana Vera

Comunicadora Social, cinéfila y amante del diseño sustentable. Predicadora del slowlife, vivir lento y consciente.