Libros

“La última salida”: un thriller psicológico en medio de un laberinto

Por Luciano Zahradnicek

Entra por la puerta. Deambula sin rumbo por entre los estrechos pasillos. El panorama es todo igual. La sensación de encierro se mezcla con la de creer que ha estado ahí una y otra vez, como si lo que viviese ya pasó antes o fue parte de un sueño. El vértigo de estar encerrado acelera las palpitaciones del sujeto que anda sin rumbo en medio del laberinto. El tiempo se le hace imperceptible al punto de no recordar cuánto ha pasado desde que la puerta de entrada quedó a su espalda. La obsesión disfrazada de susto reduce al olvido la cualidad lúdica de la experiencia, la conciencia lo traiciona; el competidor solo busca encontrar la salida.

Probablemente, una persona que no está acostumbrada a deambular dentro de un laberinto, experimente sensaciones como las anteriormente descritas. Sin embargo, por más real que sea la experiencia, sabe que lo que vive es tan solo un juego que puede abandonar cuando su ego competitivo haya sido seducido por pecados de la rendición. ¿Pero qué pasa cuando el tablero no es un espacio concreto, sino que el juego se desata dentro de la mente? ¿Es posible abandonarlo, sin saber que jugamos? La respuesta a estos interrogantes están escritas por Federico Axat en un thriller psicológico, en el que el lector está tan o más confundido que el propio personaje. Todo el que se atreve a leer la primera página, no puede dejar de pensar en encontrar “La última salida”.

la-ultima-salida
Ted McKay estaba  a punto de pegarse un tiro en la sien cuando el timbre de su casa empezó a sonar con insistencia”. Con esta frase se da comienzo a la desventurada situación de un hombre rico que lo tiene todo, pero eso parece no bastarle para vivir en plenitud. ¿Qué motivo lo llevaría a dispararse en la cabeza? La insistencia del timbre es la que interrumpe su coraje. Detrás de la puerta, un desconocido que dice llamarse Lynch sabe que Ted se quiere suicidar. ¿Cómo lo sabe si ha sido muy cauto a la hora de planificar su muerte?

Para el asombro del protagonista, el tal Lynch no viene a impedirle que alcance su objetivo, sino que le hace una oferta muy particular con la que su familia no sufriría las consecuencias de un suicidio y el impacto de su muerte no sería tan escandaloso. ¿Quién es él en realidad? ¿Qué quiere proponerle verdaderamente? ¿Cómo lo conoce y cómo sabe de su propósito? Estas preguntas y una nota despiertan curiosidad en torno a Lynch; y por ello Ted aborta su objetivo: “Abre la puerta; es tu última salida”.

La historia contada en 447 páginas se divide en cuatro partes que desconciertan cada vez más al lector. El comienzo de cada etapa da la sensación de empezar otra vez con la historia; y esta sensación no pasa inadvertida para el protagonista, al punto que su mayor interrogante durante el thriller es saber por qué vuelve a vivir la misma escena de su frustrado suicidio una y otra vez.

Sin embargo, en cada episodio hay elementos que cambian y pistas confusas que te hacen sentir el mismo desconcierto que aqueja al protagonista. La psicóloga Laura Hill parece no conocer la respuesta a la pregunta de McKay. Las sesiones giran en torno a la misma situación repetida una y otra vez, pero solo basta un encuentro para que se produzca el “click” que le de luz a las sombras Ted.

Este condimento particular que Axat ha puesto, es el que dota a la obra de desconfianza y desconcierto; y el por qué, página a página, la historia se carga de mucho más misterio.

14582926411862

La necesidad de saber lo que le ocurre a Ted McKay es lo que le impide al lector soltar el libro. Ese laberinto de sucesos que caracterizan la historia tiene una explicación poco esperada que se devela en la tercera parte, pero que funciona como el punto de partida de nuevas situaciones que el protagonista deberá resolver y superar. El final ata cada uno de los cabos que el autor ha dejando sueltos durante toda la complejidad del relato.  

El libro se vendió con éxito. Traducido en 26 idiomas, será llevado al cine en una producción de Hollywood. “La última salida” es el cuarto trabajo que el argentino Federico Axat publica: “Benjamín”, “El aula 19” y “El pantano de las mariposas” son sus tres primeros títulos, pero este trabajo le ha permitido adquirir reconocimiento a nivel internacional.

915ZSRvcZJL

En la historia es Ted McKay quien debe descubrir cuál es realmente la última salida a los conflictos que atraviesa. Pero el lector sabe que llegar a la última página, será la única salida de la alucinante obra que ha creado Federico Axat.  

Luciano Zahradnicek

Curioso, inquieto y filosófico. Admirador del arte la música y el teatro. Me defino como un compulsivo lector. Periodista profesional.