Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Sports

#Lapocalipsis existe y empezó en Florida #NFL

Por Aby Todd

Curiosamente, la península comparte un cúmulo de escuadras que han sido absolutamente irrelevantes en los últimos diez años: Jacksonville Jaguars, Miami Dolphins, Tampa Bay Buccaneers. Todos equipos que, salvo el excepcional destello de buen juego, son un constante pesar para sus fanáticos y un exquisito y recurrente hazmerreir para sus contrincantes y para la prensa especializada.

Entonces, ¿por qué son noticia estos mediocres equipos del extremo sureste de Estados Unidos? Siguiendo el viejo axioma que reza que no es noticia que un perro muerda a un hombre, pero sí que un hombre muerda a un perro, estamos autorizados a anunciar la inminente llegada del Apocalipsis, el Primer Signo de la Llegada del Fin de los Tiempos, el primer trompetazo alrededor de la Muralla de Jericó se ha oído… bueno, han ganado los Jaguars y los Buccaneers, ¡en la misma fecha!

Los Jaguars siempre fueron el laughing stock de la liga. Digamos que las preguntas que siempre se hacen en torno a ellos nunca son de si van a ganar o perder, sino de como van a caer derrotados. Son la versión americana del #DerrotaDigna. Es más, la continuidad jaguar-yaguareté-Pumas está ahí, como un chiste divino o una ironía cósmica que señala que justo dos equipos tan vapuleados, tan adictos a las caídas, son aplaudidos o identificados con la garra. Los muchachos de Jacksonville no tienen otro destino que ser los eternos underdogs, el equipo armado de dropoffs y outcasts que uno espera se revelen como La Gran Sorpresa, para terminar siendo vapuleados, humillados y destrozados en cada partido. Casi sin excepción alguna.

En el otro lado de la calurosa y húmeda Florida, la situación no es muy distinta

Tal vez en algún aficionado al deporte en general el nombre de los Buccaneers le suene de aquel Superbowl de hace más de diez años, donde vencieron las apuestas en su contra y destrozaron a… los Oakland Raiders. Bueno, sí, no tenía el rival, pero bueno, tampoco eran favoritos. Ocasión, en fin, en la cual un argentino (a medias, pero argentino al fin, que tanto) se coronó campeón de uno de los deportes menos conocido en este país, junto al cricket o el curling. Era la hora de gloria de Martín Gramática. Pero así como el placekicker empezaría un largo derrotero (con la consiguiente actualización constante de su curriculum vitae) a través de diferentes equipos, siempre aquejado por las lesiones, el conjunto que lo vio debutar como profesional sufriría casi tanto como él: en los últimos 10 años, los Buccaneers sólo han alcanzado la postemporada en el 2005 (caída en el wildcard contra los Redskins) y en el 2007 (caída en wildcard también, esta vez contra los Giants).

También los Dolphins han sido noticia (más allá de su caída el pasado lunes), pero hablaremos de ello un poco más adelante.

Primero lo primero: un equipo no puede perder indefinidamente. Bueno, sí, los Bucs metieron 26 derrotas al hilo entre sus dos primeras temporadas, en el ahora lejano 1976. Pero inclusive esa racha llegó a su fin. Entonces no debería sorprendernos tanto que los Jaguars hayan triunfado el pasado domingo, a pesar de venir con trece derrotas al hilo en temporada regular, que lo habían dejado 0-8 antes del partido del domingo contra los Tennessee Titans. Sí, los Titans: un equipo que aspira seriamente a clasificar a la postemporada, que llegaba el domingo con un 4-4 y con un calendario complicado (durísimos dos partidos contra los Colts, uno contra los Broncos y otro contra Arizona, para cuatro derrotas seguras en siete partidos que quedan. Dale FAV) por delante. Y sin embargo, fueron superados, cayendo frente a uno de los peores de la NFL, y, lo que es peor, por un error propio de la defensiva.

Imaginense esto, haganme el favor. Estas jugando de local, ante una multitud que quiere (y sabe) que este es un partido más de calentamiento antes del último tramo del calendario, ese que te tiene comiendo headlines y con calculadora en mano para ver si llegás bien o con lo justo. Estás jugando de local frente a un rejunte de chicos que son incapaces de vender un jersey a pesar que tienen el 40% de descuento marcado ya sobre el 40% de descuento anterior, y que no ganan desde hace casi un año. Que la última vez que ganaron fue, justamente, contra vos. Que la última vez que te ganaron, pusieron un clavo en el ataúd de tus aspiraciones de playoffs. Imaginense eso. Imaginen que faltan siete minutos para que todo acabe, estás cayendo por un TD, pero tenés el balón y estás empezando tu ofensiva sobre tu endzone. #GoTitans.

Faltan siete minutos y estás a una posesión de igualar las cosas. Entonces, la pesadilla: una falta dentro del endzone, por parte de la ofensiva, y el posterior safety. Ceder dos puntos increíbles. De pronto, lo que era una diferencia de siete, pasa a ser una diferencia de dos posesiones. Hay que reaccionar. La historia del año pasado empieza a repetirse, como una pesadilla en loop. Llega la reacción. Faltando cuatro minutos, anotas un TD y estás ahí, a dos puntos. Y de repente, todo se cae a pedazos: snap en una formación escopeta, un defensive back (Will Blackmon) tacklea a tu quaterback (Ryan Fitzpatrick, 294 YD, 2 TD), ¡fumble! y una corrida que devora yardas. 20…10…Touchdown Jaguars. Estás a nueve. Dos posesiones, menos de tres minutos. Haces lo que podes, pero cedes el ovoide faltando cuarenta segundos. Lo ves a Chad Henne, QB de Jacksonville (180 YD, 2 INT, ), tomar el snap y clavar una rodilla. La historia se repite. Imaginense eso, por favor, a Tennessee cayendo de vuelta y despidiéndose de sus playoffs por un rídiculo safety a comienzos del último cuarto. Denle fav.

Si se preguntan como puede hacer alguien para perder frente a una ofensiva que tira dos intercepciones, es perdiendo el balón en tres oportunidades. ¡Bien, Titans!

Lunes. En Tampa Bay ya sabían que eran los únicos equipos con una temporada absolutamente negativa. Jacksonville ya había ganado, cortesía de los Titans, y ellos tenían que lidiar con sus demonios internos: la maldita costumbre de perder partidos en el último minuto y medio. Es difícil sacarse esa mentalidad de “oh my god we fuck everything, EVERY SINGLE TIME” que te da perder partidos tan cerrados (si lo sabrá Tony Romo). Es difícil visualizar lo que debe ser estar en el locker room de los Bucs. O de cualquier equipo en esa situación.

Pero no eran los peores fantasmas dando vueltas el lunes. Los Dolphins están pasando por una situación en extremo difícil y polémica, al nivel de un #PeorEsSerMarkSanchez: un caso de bullying que tiene como protagonistas a un novato de segundo año, Jonathan Martin, y al experimentado Richie Incognito ha disparado luces de alarma y ha llevado el tema a titulares de los principales diarios del Norte. Esto da mucha tela para cortar, sobre la cultura de los vestuarios, la violencia entre compañeros de equipo, y la imagen de macho que transmite la NFL (estos dos artículos del sitio especializado Grantland dan cuenta de manera clara y precisa lo que pasó y las repercusiones que ha tenido), pero en resumen, lo que dejó todo esto es que los Dolphins perdieron dos figuras claves para lo que queda del año, y posiblemente para siempre: Martin no quiere volver a entrenar e Incógnito está suspendido y amenaza no volver a jugar nunca más para los Dolphins.

Con un clima enrarecido, el partido se dio de manera lógica: durante el primer tiempo los Bucs dominaron ampliamente, marcando una diferencia de 0-15 sobre su rival hasta los últimos 28 segundos que los Dolphins marcaron su primer TD, después de no poder encontrar el ritmo durante los dos primeros cuartos. Durante el tercer cuarto la dominación se revertiría, terminando los liderados por Ryan Tannehill (229 YD, 2 TD, 1 INT) arriba en el marcador por 19-15, y con el equipo de Tampa Bay decididamente perdido en el emparrillado. Si bien el juego defensivo aéreo de los Buccaneers es laxo, son sorprendemente buenos defendiendo los avances por tierra, ya que permitieron que Miami avanzara sólo 2 YD en la hora de juego por esta vía. Esto acortó las alternativas de juego de los Dolphins, que sólo encontraron en el brazo de Tannehill una manera de mover las cadenas. Promediando el cuarto período, los Bucs llegaron al endzone y revirtieron el resultado para terminar todo 19-22 y ganar por primera vez en lo que va de la temporada.

Por otro lado, Washington Redskins (3-6) complicó sus posibilidades de postemporada al caer sorpresivamente el jueves frente a Minnesota Vikings (2-7) por 27-34, después de ir ganando por una diferencia de 13 al comenzar el segundo tiempo. Con un nivel irregular de juego y un calendario difícil (Eagles, 49ers, dos paradas ante unos Giants en franco ascenso y racha ganadora que parece va a expandirse este finde a unos Packers sin Rodgers, Cowboys, invictos Kansas City, quedando un partido accesible frente a los Falcons casi sobre el final del temporada) creo que es buen momento para dar por MIA al hype alrededor de Robert Griffin III: simplemente no estuvo a las alturas de las expectativas.

Vea todas las notas de NFL aquí

Seahawks (9-1), Broncos (8-1) y Saints (7-2) ya tienen clasificaciones casi aseguradas al ganar sus respectivos encuentros frente a los Atlanta Falcons (SEA 33-10), San Diego Chargers (DEN 28-20) y Dallas Cowboys (17-49 NO). Y es muy probable que los de Seattle sean primer preclasificado por parte de la NFC (su calendario es medianamente sencillo: sacando los New Orleans Saints, el resto de sus rivales, Minnesota Vikings, San Francisco 49ers, New York Giants, Arizona Cardinals, no deberían ser mayor problema), mientras que Denver lo sea por parte de la AFC, al tener la oportunidad de cortar la asombrosa racha de 9-0 de Kansas City Chiefs este domingo, en el primer encuentro de dos que van a jugar en las próximas tres fechas, con una visita a los Patriots entre medio.

Pasada la décima semana de la NFL, queda la incógnita que lentamente empieza a desvelarse: el final de la temporada regular. Con equipos fuera de carrera (Pittsburgh, St. Louis, Atlanta) y con varios partidos importantes en la fecha 11 (Kansas City @ Denver, Green Bay @ NY Giants, Baltimore @ Chicago, San Francisco @ New Orleans) para ir definiendo el panorama de la postemporada, cada vez queda menos espacio para la especulación y se empieza a cosechar lo sembrado durante los dos primeros meses.

El espectáculo recién ahora comienza.

Aby Todd

Joven cinéfila que vive en España. Nos habla de los mejores directores, actores y de todos aquellos films que solemos olvidar. Las películas de terror son su devoción.