Moda Victimas del estilo

Larga vida al prêt-à-porter: Crónica del street style parisino

Por Florencia Actis Alesina

Fotos: The Sartorialist

Si tuviese que definir http://ena-musikverlag.de/?cat=66 la ciudad de París en una sola palabra, no lo dudaría ni un segundo: “clásica” encaja de manera más que perfecta. Dignos de ser imitados, http://esme.es/giorgio-armani/ los parisinos saben cómo reinventar cada pieza, cualquiera sea la época, para situarla en un nuevo espacio y tiempo, y darle nuevamente ese rango de sublime que tanto caracteriza a una prenda de estilo tradicional y simple.

Un vestido básico negro corte http://sixfeetfromtheedge.com/tag/tshirt-dress/feed/ Dior hasta la rodilla, con botas y medias negras y un tapado puede apreciarse como algo cotidiano, pero resulta extraordinario para París. No se cómo lo hacen. http://sixfeetfromtheedge.com/ecwd_calendar/calendar-1/?date=2238-12-30 Esa capacidad de hacer que una pieza simple se vuelva única sólo ellos la tienen.

Para empezar por lo más próximo y tangible, source los tapados de invierno son el punto principal a remarcar. Capas, trenchs, chaquetas bomber, tapados extralarge o hasta la cintura, oversize, los hay de variados cortes pero si hay algo en lo que coinciden son en la paleta y en las líneas rectas y puras. http://sixfeetfromtheedge.com/tag/angelica-blick/ Nude, camel, negro, pastel, bordó o verde oliva son algunos de los colores neutros y sobrios que dominan la calle parisina. Los tonos saturados y lisos se encargan de embellecer los bulevares y avenidas por sobre los estampados.

Y si hay algo que vuelve del placard de la abuela, son buy cytotec pills los tapados de piel. De a poco, entre metro y metro, comienzan a asomarse http://mcinstitute.org/research-paper-issues-for-school/ los clásicos tapados de antaño completamente negros, en tonalidades marrones o grises. Desde las más jóvenes que go to site los llevan con looks más sport con zapatillas de running, hasta go site las mujeres más elegantes con stilettos o botas. Un verdadero clásico que cruza todas las generaciones uniéndolas en un solo punto: fashionismo.

150 mg clomid twins Otra prenda imprescindible es la clásica camisa de seda, ya sea blanca, negra o beige. Al cuerpo o modelo oversize, siempre se lleva bien con cualquier otra pieza como zithromax without prescription price con una falda lápiz hasta la rodilla, una de línea A con maxivuelo o un pantalón cigarrette hasta la altura del tobillo dejando entre ver las medias.

go here Los accesorios como carteras y zapatos siguen la misma línea sobria y elegante. Empezando por los pies, es llamativo cómo ya no se ven las maxi plataformas tan conocidas en Argentina. Las más cómodas eligen enter site desde mocasines hasta ballerinas de cuero y gamuza en bordó, azul o negro con detalles de apliques y hebillas.

Las más audaces se suben al tren, porque todos lo usan, con go site botas de caña alta con taco aguja y terminación en punta o de follow caña más baja y planas con diferentes detalles de pedrería, flecos o recortes. Generalmente negras, con combinaciones de géneros opacos y brillosos, pero siempre austeras. Y no podemos dejar pasar por alto el clásico stiletto en punta que tanto hablamos últimamente y que sigue marcando tendencia con colores al tono y simples.

Para proseguir con la parte inferior de nuestro outfit, hay muy pocas arriesgadas y, generalmente jóvenes, que se animan a sumar a sus looks sobrios unas zapatillas running o New Balance, haciendo un look más canchero, urbano y cómodo.

La cartera es otro de los ítems que resulta ser “la” pieza en los looks franceses. Siempre de correas cortas para colgar a la altura del codo, con formas cuadradas o rectangulares pero híper grandes, es el ítem a seguir en cualquier ocasión de uso.

Los famosos echarpe también siguen la regla y se llevan en tamaño XXL, cubriendo por completo los hombros por sobre los tapados. Generalmente en colores lisos, como el beige o con estampados a cuadros de lana, se vuelven los protagonistas en la avenue Des Champs-Élysées.

Para ellos también hay. De traje azul oscuro o negro, con chalecos de tradicional corte inglés, a veces haciendo contraste o del mismo color, y zapatos de vestir al tono, los hombres se encargan también de ganar su espacio. Los más informales eligen abrigos verde militar, gris o azul hasta la altura de la rodilla con un denim y zapatillas. Por supuesto, en ellos las bufandas tienen su lugar de privilegio.

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.