Moda Victimas del estilo

Larga vida al prêt-à-porter: Crónica del street style parisino

Por Florencia Actis Alesina

Fotos: The Sartorialist

Si tuviese que definir la ciudad de París en una sola palabra, no lo dudaría ni un segundo: “clásica” encaja de manera más que perfecta. Dignos de ser imitados, los parisinos saben cómo reinventar cada pieza, cualquiera sea la época, para situarla en un nuevo espacio y tiempo, y darle nuevamente ese rango de sublime que tanto caracteriza a una prenda de estilo tradicional y simple.

Un vestido básico negro corte Dior hasta la rodilla, con botas y medias negras y un tapado puede apreciarse como algo cotidiano, pero resulta extraordinario para París. No se cómo lo hacen. Esa capacidad de hacer que una pieza simple se vuelva única sólo ellos la tienen.

Para empezar por lo más próximo y tangible, los tapados de invierno son el punto principal a remarcar. Capas, trenchs, chaquetas bomber, tapados extralarge o hasta la cintura, oversize, los hay de variados cortes pero si hay algo en lo que coinciden son en la paleta y en las líneas rectas y puras. Nude, camel, negro, pastel, bordó o verde oliva son algunos de los colores neutros y sobrios que dominan la calle parisina. Los tonos saturados y lisos se encargan de embellecer los bulevares y avenidas por sobre los estampados.

Y si hay algo que vuelve del placard de la abuela, son los tapados de piel. De a poco, entre metro y metro, comienzan a asomarse los clásicos tapados de antaño completamente negros, en tonalidades marrones o grises. Desde las más jóvenes que los llevan con looks más sport con zapatillas de running, hasta las mujeres más elegantes con stilettos o botas. Un verdadero clásico que cruza todas las generaciones uniéndolas en un solo punto: fashionismo.

Otra prenda imprescindible es la clásica camisa de seda, ya sea blanca, negra o beige. Al cuerpo o modelo oversize, siempre se lleva bien con cualquier otra pieza como con una falda lápiz hasta la rodilla, una de línea A con maxivuelo o un pantalón cigarrette hasta la altura del tobillo dejando entre ver las medias.

Los accesorios como carteras y zapatos siguen la misma línea sobria y elegante. Empezando por los pies, es llamativo cómo ya no se ven las maxi plataformas tan conocidas en Argentina. Las más cómodas eligen desde mocasines hasta ballerinas de cuero y gamuza en bordó, azul o negro con detalles de apliques y hebillas.

Las más audaces se suben al tren, porque todos lo usan, con botas de caña alta con taco aguja y terminación en punta o de caña más baja y planas con diferentes detalles de pedrería, flecos o recortes. Generalmente negras, con combinaciones de géneros opacos y brillosos, pero siempre austeras. Y no podemos dejar pasar por alto el clásico stiletto en punta que tanto hablamos últimamente y que sigue marcando tendencia con colores al tono y simples.

Para proseguir con la parte inferior de nuestro outfit, hay muy pocas arriesgadas y, generalmente jóvenes, que se animan a sumar a sus looks sobrios unas zapatillas running o New Balance, haciendo un look más canchero, urbano y cómodo.

La cartera es otro de los ítems que resulta ser “la” pieza en los looks franceses. Siempre de correas cortas para colgar a la altura del codo, con formas cuadradas o rectangulares pero híper grandes, es el ítem a seguir en cualquier ocasión de uso.

Los famosos echarpe también siguen la regla y se llevan en tamaño XXL, cubriendo por completo los hombros por sobre los tapados. Generalmente en colores lisos, como el beige o con estampados a cuadros de lana, se vuelven los protagonistas en la avenue Des Champs-Élysées.

Para ellos también hay. De traje azul oscuro o negro, con chalecos de tradicional corte inglés, a veces haciendo contraste o del mismo color, y zapatos de vestir al tono, los hombres se encargan también de ganar su espacio. Los más informales eligen abrigos verde militar, gris o azul hasta la altura de la rodilla con un denim y zapatillas. Por supuesto, en ellos las bufandas tienen su lugar de privilegio.

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.