Moda

Las boutiques de los diseñadores, sus segundos hijos

Por Florencia Actis Alesina

Si bien la definición de How long should i cycle off dianabol arte se encuentra, actualmente, divagando en los terrenos confusos de la subjetividad, hay algunas aclaraciones con las que todos estamos de acuerdo. Toda creación realizada por el ser humano para expresar un sentimiento, una visión del mundo o una realidad mediante ciertos recursos y manteniendo una finalidad estética, es considerada arte por cualquier persona que tenga el placer de contemplarla. Puede gustar o no, pero es arte.

Y cuando tocamos la palabra http://steroidsbesthgh.com/hgh-supplement-reviews-2012_9a/ Hgh supplement reviews 2012 estética es donde http://steroidsbesthgh.com/geneza-testosterone-cypionate-japan_yq/ Geneza testosterone cypionate japan todas las disciplinas del How much does gonadotropins cost arte se encuentran. Tanto la Low estrogen fertility treatment moda como la arquitectura expresan sensaciones, sentimientos y percepciones de quien las diseña, delimitando una sociedad con una cultura determinada en un espacio-tiempo particular.

Es por esto que marcas de lujo como Chanel, Christian Dior, Hermès y Prada eligen arquitectos que, a través de sus creaciones, los ayuden a trasmitir una determinada imagen que perdure en el tiempo, que genere sensaciones en sus clientes y que, por sobre todas las cosas, tenga correspondencia con sus diseños.

Para que esto suceda, las casas de alta moda contratan a los arquitectos más renombrados con el fin de crear una atmósfera que realce y destaque sus diseños a través de una limpieza visual y con detalles que acompañen y guíen la visita de los clientes más predilectos. De esta manera, se levantan edificios enteros con diferentes espacios que alojan oficinas, espacios culturales, salas de exhibiciones, departamento de ventas, e inclusos ateliers.

1308241965-k5-5077

Hicimos una selección de las obras más emblemáticas que albergan las mejores casas de diseño. Algunas en las clásicas capitales de moda, y otras en ciudades relativamente nuevas para el mundo fashion, que supieron como captar nuestra atención.

La que ocupa el primer lugar es la maison Chanel diseñada por Zaha Hadid. Luego de un largo recorrido por los principales centros de moda, el Chanel Mobile Art se instaló en París. Inspirada en la gardenia blanca, la flor preferida de Coco Chanel, la arquitecta de origen anglo-iraquí creó un pabellón itinerante en 2007 en Tokio -a pedido exclusivo de Karl Lagerfeld– para luego transitar por Hong Kong, Nueva York, Londres y Moscú e instalarse definitivamente en la capital francesa en el 2011, cuando fue donado al Instituto del Mundo Árabe, situado en dicha ciudad.

La estructura del proyecto está diseñada como una sucesión de arcos alrededor de una especie de bucle central en plata, que se encuentra abierta en el centro dejando entrar la luz del sol para que, con la mezcla de la luz artificial, se cree un paisaje adecuado para la exposición de obras de artes de artistas internacionales.

La idea circular permite que el espectador logre una experiencia de intercambio con el ambiente y con todos sus sentidos de manera fluida y orgánica, mientras descubre un sinfín de espacios en su forma laberíntica, que reúnen a la arquitectura con el arte, la música y la moda. ¿El resultado? Un espacio enigmático, innovador y seductor como la casa Chanel nos tiene acostumbrados.

Dior_Building

De París pasamos a otro gran centro de moda como es Tokio y el emblemático edificio de Christian Dior creado por el grupo SANAA. Ubicado en la calle Omotesando, una de las principales avenidas de la ciudad, los arquitectos Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa construyeron una verdadera joya, al mejor estilo Dior.

El edificio, con una altura controlada por estar situado en una zona sísmica, comenzó a elevarse en el año 2001 y finalizó en 2003. Con una propuesta minimalista y sencilla, se diseñó un edificio de vidrio y metal que permite la interacción con el interior del edificio. Gracias a una capa de acrílico traslucido colocada en diferentes grados en todos los pisos del prisma, se logra percibir de manera diversa los diferentes espacios desde el exterior, junto con el efecto lumínico generado por el sol durante el día y de manera artificial por la noche.

Ya que el decorado interior estaba a cargo de la casa de moda francesa, el objetivo principal era que se pueda degustar de cada detalle desde el exterior casi a la perfección. Si bien el límite de la altura dada por la zona de riesgo significó un reto al comienzo, los arquitectos supieron cómo transformarlo en un beneficio. El juego de techos altos y bajos genera una ilusión de altura mayor a los cuatro pisos límites que junto con el efecto de luces le dan una propiedad única de espacios públicos. Un juego de volumen, profundidad y textura fiel a Dior.

Siguiendo por Tokio, encontramos la maison Hermès por Renzo Piano. Sin dudas, esta obra arquitectónica resulta majestuosa hasta en fotos. Fue construida en 1998 y se inauguró en 2001, con ampliaciones y refacciones que se hicieron posteriormente desde 2004 hasta 2006. Con un total aproximado de 15 pisos y 6,000 m2, el edificio Hermés cuenta con diferentes áreas: tiendas, talleres de trabajo, oficinas, áreas de exhibición y hasta un jardín colgante.

DSC_0163

Un detalle para destacar es una plaza abierta creada en su interior que conecta a la calle por un lado y, dos niveles más abajo, con una estación de metro. Algo realmente innovador. Según el arquitecto, su objetivo era crear un edificio que de noche fuese como una lámpara mágica -inspirada en las lámparas japonesas de papel- que iluminara toda la ciudad. El efecto que se logra gracias a los bloques de vidrio que se utilizaron en la mayoría de los metros del edificio es asombroso y etéreo. El juego de luces, sombras y matices crea un espacio de quietud que no deja de cautivar e interactuar con el alboroto exterior de la ciudad.

Pero la imaginación y creatividad para Hermés no termina ahí. La arquitecta francesa Rena Dumas (RDAI), restauró un antiguo centro acuático construido en 1934 de estilo Art Decó, ubicado en París, originando un ambiente elegante y tradicional como la firma de moda es.

Utilizando el espacio de luz natural, la arquitecta supo conservar los detalles del Art Deco minimalista, con una estética más vintage y de limpieza visual. Finalmente, le agregó unas estructuras de madera que modifican la estructura y proporción del lugar, inspiradas en esqueletos de ballenas y barcos embotellados.

big_347742_7067_DO110523017_UPD1

Prada es otra de las marcas más prestigiosas que eligen arquitectos de lujo para sus boutiques. Si hay algo que no le falta a este edificio ubicado en Nueva York es tecnología. A cargo de la firma holandesa de arquitectos OMA, se transformó e intervino en 2001 un edificio ya construido, “The Wave”, que pertenecía como anexo anteriormente al Museo Guggenhim. El edificio tiene una forma de ola de madera que se reutilizó de una manera dinámica, generando varios nuevos espacios.

De un lado de la curvatura se encuentra, en forma escalonada, el área de ventas de zapatos y accesorios y del otro un espacio plano cultural más público. Lo más innovador se observa en el espacio de compra de la boutique donde los clientes pueden interactuar de manera directa. Dentro de los vestidores se colocaron espejos que tienen una pantalla de plasma invisible en la superficie que permite que los consumidores puedan verse desde todos los ángulos y además está programada para capturar y reproducir los movimientos con un retraso de tiempo.

Pero esto no es todo. Las puertas de los cambiadores están realizadas con un vidrio Privalite que cambia de transparente a traslúcido dando así el control del espacio de la privacidad al usuario. También, el armario de prendas de vestir cuenta con antenas RFID (identidad de frecuencia de radio) que registran la mercancía puesta en el vestuario y muestran un inventario de los iconos en una pantalla táctil. De esta manera, el cliente puede pedir información más específica sobre los diseños y viajar por otros productos de la colección.

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.