Música

Las cuerdas de Bosques de Groenlandia

Por Franca Garat

Cuarteto de cuerdas. Eso es lo que básicamente es Bosques de Groenlandia. Forman parte del sello cordobés Ringo Discos, y pronto estarán por lanzar un nuevo material. Su sonido es la paz y tranquilidad y el ruido de cuerdas que te llegaran a lo más profundo, moviendo sensaciones y al cuerpo mismo.

Pablo y Guillermo iban al primario juntos, en Carlos Paz. Siempre cantaban y tocaban la guitarra juntos pero la vida los separó. Los caminos los llevaron a Córdoba; Pablo estaba tocando con una chica que era muy buena en el violín, se llamaba Cecilia. Guille fue, los escucho y ya quería formar parte de lo que están creando. Hicieron un tema a dos guitarras que fue incluido en el primer disco y de a poco se fue aprendiendo las otras canciones. Él ya era uno más. Luego acudieron a Victoria Olivera quien incorporo el cello para potenciar ese sonido que andaban buscando.

La historia del surgimiento de su nombre es algo particular. Empezaron a tocar, pero no tenían nombre; fue el público el que dio la opción que se llamaran “Bosques de Groenlandia”. Entre sus miembros, surge una discusión. Por un lado les gusta porque bosques de Groenlandia es algo que no existe, ahí está todo cubierto de hielo. De esta forma, “es feo, es como que da a entender que nuestra música no existe”.

Por otra parte, Pablo cuenta que con la cuenta de Gmail de Bosques, hizo un clipping para que le llegue por mail todo lo que contenga las palabras “bosques de Groenlandia”. De repente comenzaron a entrarle mails que contaban la existencia de unos bosques en aquel lugar. “Parece que en realidad si había hace mucho tiempo, se congeló, sobre que no existimos ahora nos tenemos que bancar que si estamos existiendo.”

¿Cuáles son sus influencias a destacar?

Tenemos gustos muy distintos, es difícil llegar a una conclusión de cuales serian nuestras influencias. Pero si podemos destacar cuales son las no-influencias como por ejemplo el Hard Rock, Hard Core. De lo contemporáneo, lo que escuchamos juntos y disfrutamos es Benigno Lunar de Ringo Discos y Felix San Martín. A todos nos gusta ese sonido cálido de las cuerdas, sin elementos electrónicos. Pero en este disco nuevo estamos intentando buscar eso.

En este nuevo disco que están armando, ¿buscan nuevos sonidos o se aferran a lo que ya son?

El primer disco habíamos acordado entre nosotros a que queríamos que se escuchara igual que como sonamos en vivo. El que estamos haciendo ahora, es distinto a nivel producción. Lleva un proceso y arreglos para que la canción suene bien, buscamos crear un sonido. También para darle variedad, acá ya van 10 canciones con un sonido similar pero distinto al otro. La composición de temas también es diferente. En el primer disco, esta todo el tiempo el violín y la guitarra ahora usamos más las voces mientras que el violín pasa a ser a veces una voz más o pasa al fondo.

Pablo y Guille son quienes se encargan de la composición lírica de las canciones. Pero para darse cuenta cuando escribe cada uno, Pablo nos cuenta, entre risas, que todas las canciones que incluyen el “tu” son hechas por Guille.

¿Qué intentan transmitir al tocar en vivo?

Cuando tocamos el vivo vamos jugando con las canciones eso para que el público no se aburra. Al armamos la lista de temas, cuando hay dos que son aburridos o lentos seguidos, pensamos que es aburrido pero al tocarlas el publico ya sabe cuál es nuestro estilo, hay canciones más tranquilas y largas que requieren otra posición de la parte del escucha. Así mismo, son disfrutadas y el público se copa.

La participación de las cuerdas no es tan común, ¿cómo lo ven?

En nuestro caso surgió así, cuando empezamos éramos una guitarra y un violín. Es distinto a nivel sensación. Las bandas siempre hacen la versión rockera y después la versión unplugged y ahí es cuando acuden a los violines, nosotros hicimos al revés. A veces dicen los usan para sentirse de determinada forma. Nosotros lo bueno de este principio es que ya es distinto, es más fácil componer desde violín que buscar el bache donde incorporar el violín.

¿Cómo ven la relación con Ringo?

A nivel comunicacional, organizacional se hace mejor. Nos estamos haciendo más participes este año y para grabar nos hacían faltas algunas cosas y entre los miembros de Ringo nos van facilitando. Tenemos una relación algo distinta comparada a las otras bandas, la mayoría ensaya acá, en la casa de Ringo Discos. Nosotros al ser acústicos, podemos ensayar en cualquier lado, no es que necesitamos ir a algún lugar a tocar. A nivel de trabajo cultural está muy bueno, así como Editorial Nudista y cosas que pasan en Córdoba. Hay que moverse en grupo, solo uno no se puede mover y que le vaya bien. Cualquieras de las bandas que están en el sello, como los Peces Banana, por el solo hecho de pertenecer estamos viendo cómo trabajan y eso es ver la movida y no existe el ámbito cultural si trabajas solo desde tu casa. Eso lo puede hacer cualquiera, es necesario salir y empujar.

Franca Garat

Es curiosa por la música, divertida y se deja llevar por lo que le gusta para escribir. Estudia periodismo y tiene un amor platónico con varios raperos.