Branding

LeBron James, deportista del año para Sport Illustrated

Por George Blanco

Lo de LeBron no es casualidad. Mejor dicho, nunca lo fue. Por caprichos del destino y cuestiones extra en el reparto, como el exitismo también muy propio de la sociedad norteamericana, lo llevaron a ocupar -y no siempre por sus logros-, el triunvirato más comentado y famoso de la buy instagram followers safely NBA de los últimos tiempos, con ct fletcher quotes Kobe Bryant y algún que otro actor, que siempre fue rotando. Alguna vez fue buy facebook likes warrior forum Duncan, después zercher squat Wade o Nowitzki, y en 2011 buy instagram followers cheap without paypal Kevin Durant. Su amigo, el mismo que tuvo que esperar por el anillo (las proyecciones dicen que Durant es el posible sucesor de kali muscle wife Michael Jordan) y ser quien dejase el camino libre para que King James suba a su trono.

LeBron James es la tapa de la edición de diciembre de Sport Illustrated, como deportista del año, un premio que en 2011 fue para los entrenadores universitarios Mike Krzyzewski (head coach del dream team que fue oro en Londres 2012) y Pat Summitt.  Entre los puntos por los que se eligió a James como deportistas del año, está el hecho inédito de haber logrado el anillo de NBA y el Oro Olímpico en el mismo año, además de haber logrado ser MVP de la liga durante tres años. SI también destaca el apoyo de James a cuestiones sociales (un tema relevante en la NBA), con su apoyo al programa educacional A Llantas, que brinda apoyo a más de 500 niños carenciados del sitrito de Akron, en Ohio, ciudad de LeBron.

Primero fue en Cleveland, que el niño caprichoso y tosco de Ohio vio como se le escapaba un título y algo más. Después, llegaría su primer temporada con los Heat, finales contra Dallas y un resultado apabullante para los Miami. LeBron no había estado a la altura de las circunstancias, pasaba a ser una especie de hazmerreír de la liga, un jugador con talento desmedido pero proporcional a sus ansias por ganar algo importante. Fue MVP de la regular season, pero otra vez el anillo le paso a su costado, aunque el golpe traería consecuencias directas que lo involucrarían. El equipo campeón era el Miami Heat, con Dwyane Wade a la cabeza, franquicia que sería su futuro. Su real desafío.

El resto de la historia es más o menos conocida. Un título frente al candidato de todos, Oklahoma City Thunder, una temporada con promedio de 30 puntos por partido y una participación estelar en cada aparición del Heat. Sin embargo, un momento particular quedó grabado en mi mente, y no fue en las Finales, partidos que fueron bastante más accesibles para Miami de lo que se esperaba. Aquel episodio ocurrió después del 2-3 frente a Boston, el verdadero escollo del Heat, el monstruo de la NBA.

El American Airlines se vestía de luto, y Miami tendría que ir a remontar nada menos que al TD Garden. Las cámaras del estadio mostraban al equipo entrando al vestuario, con lágrimas en los ojos y bronca, mucha bronca. Había un chico de 25 que se mostraba más herido que todos. La ira contenida, sin embargo, se liberaría en esos dos puntos siguientes, para que Miami terminara 5-4 y con pasaporte a la final. LeBron, finalmente, había madurado. La historia le esperaba.

*Yo opino

Cambiar para ganar

Lebron James a mediados de 2011 se encontraba derrotado, vencido por Dirk Nowitzki y los
Dallas Mavericks de manera magistral en seis encuentros. También se podría decir frustrado, este jugador había dejado su casa (es nativo de Akron a unos kilómetros de Cleveland) los Cleveland Cavaliers para irse al Miami HEAT en busca de un título que de nuevo se le negaba como en 2007.

Es que todavía tuvo que cambiar de nuevo para poder ser campeón de todo. En esta ocasión, en 2012, tuvo que vestirse del puesto que le hiciera falta al equipo. Vimos que jugó de lo que le hizo falta al equipo, desde base hasta de ala-pívot. Además, lograron formarse como equipo, algo fundamental para campeonar, desde Wade como co-estrella, a Bosh en un papel más secundario pasando por Battier, Miller y Haslem que proporcionaron todo su talento en pos del equipo.

Los resultados están a la vista, y Lebron James consiguió un campeonato de NBA, MVP de la temporada regular y de las finales. Además en este año olímpico, Lebron volvió a jugar para su seleccionado, para lograr la medalla dorada y además MVP del torneo olímpico. En definitiva, un año redondo del que no hace falta aclarar más: Lebron James es el deportista del año.

*Por Fabrizio Gotelli @FDGotelli

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.