Música

Listos, preparados: Uno! Dos! Tré!

Por Mauri Llaver

Después de haber esperado 5 años entre Clen diet pills to buy American Idiot (2004) y http://lindasfinefoods.com/where-can-i-buy-steroids-in-india Where can i buy steroids in india 21st Century Breakdown (2009), ni el fan más optimista del ahora cuarteto californiano (Sí, el segundo guitarrista Turinabol brands Jason White ya es miembro oficial) esperaba lo anunciado el 11 de

buy sildenafil online

abril vía el canal oficial de la banda en YouTube: 3 discos entre septiembre de 2012 y enero de 2013, http://kenwoodliquors.com/boldenone-undecylenate-ucinky Boldenone undecylenate ucinky ¡Uno!, ¡Dos! y ¡Tré! La apuesta estaba hecha.

Pero todo siempre puede fallar (como diría Tusam). El ingreso a rehabilitación de http://royalmaderavineyards.com/testosterone-prix Testosterone prix Billie Joe Armstrong después de su famoso “meltdown” en el festival Testosterone shot side effects men iHeartRadio en Las Vegas, desplazó a la trilogía de los temas de importancia, redujo a casi nada la promoción comercial y provocó la suspensión de la gira de estreno por Estados Unidos. Pero unos baches en el camino no iban a detener a Buy steroids in uk Green Day, el 10 de marzo volvieron al escenario para dar inicio al “99 Revolutions tour” y la trilogía volvió a estar en boca de todos.

Tomando un enfoque mucho más simplista para cada uno de los discos, después del perfil conceptual de los últimos 2 trabajos de estudio de la banda, las Winstrol tabs detection time 37 canciones que componen la trilogía son una ola de aire fresco. Son trabajos que parecen no apuntar a ser una marca importante en la historia de la banda, pero por eso misma razón lo logran. No son canciones para los fanáticos de la música elaborada, pero son canciones para los fanáticos de Masteron enanthate for sale uk Green Day: Gran acompañamiento de la batería, un bajo que no se queda atrás nunca y guitarras con texturas para todos los gustos, parece una apuesta a lo seguro, yo lo veo más como una receta ganadora.

Humatrope hgh for sale ¡Uno! (21 de Septiembre) es un manifiesto de lo que la prensa moderna llama “Pop-punk”. Recordando en más de un momento a Dookie (del ’94) y por qué no a Kerplunk! (del ’92), es el disco que muchos de los fans “conservadores” de la banda esperaban hace tiempo. Con riffs de guitarra con el sello 100% Billie Joe, es un disco muy fácil de escuchar, y extremadamente entretenido. El arranque lleno de energía de Nuclear Family (una especie de prima de American Idiot) se extiende hasta la primera sorpresa; Kill The DJ, dónde la banda estrena su faceta dance-rockera. La potencia llega a su máximo en Loss Of Control, una de las canciones más flojas de la trilogía, y de ahí en más baja un cambio (sin perder intensidad en ningún momento), cerrando con Oh Love, el primer single del disco. Una canción que, aunque innecesariamente larga, muestra el espíritu de la primera cuota de la trilogía.

Con ¡Dos!, lanzado el 12 de Noviembre, llega la onda garaje-rock-fiestera. Basta saber que una canción se llama Fuck Time (creo que no necesita traducción) para estimar el tono del disco. Dominado por una batería de canciones sobre hábitos autodestructivos que parecen señales de advertencia de lo que terminó siendo el tratamiento por abuso de sustancias de Armstrong, hay otros puntos destacables. Stray Heart, una canción extremadamente pegadiza con una línea de bajo notable, Nightlife, un intento de rap junto con la –al menos para mí – ignota “Lady Cobra”, que prueba que rapear no es el campo de Green Day, pero no deja de ser un lindo experimento, y Amy, el homenaje de Billie Joe y su guitarra a Amy Winehouse.

Finalmente ¡Tré!, con aparición planeada para el 15 de enero, pero adelantada al 11 de diciembre para “compensar” la suspensión de la primera parte de la gira, es, para este humilde servidor, la mejor. Un disco redondo, con un abanico musical que va desde la balada con piano y cuerdas The Forgotten (que para alegría de pocos es parte del soundtrack de la última película de la saga Crepúsculo) hasta la excelente y agresiva Dirty Rotten Bastards, una montaña rusa musical de 6 minutos y medio. La banda describió el disco como “el más reflexivo de los tres”, y no le mintieron a nadie. Armstrong recuerda el suicidio de un amigo en X-Kid (Que está en el top 3 de las mejores canciones de la trilogía), uno de sus primeros amores en Amanda, y hasta hay lugar para la crisis económica norteamericana en la combativa 99 Revolutions, un disco completo.

Son 3 discos, con la cara de Armstrong, Dirnt y Cool en la tapa de cada uno de ellos, un DVD en camino con la cara de White en la tapa (llamado, oh sorpresa, “Cuatro”), una gira mundial en puerta con potencial visita a la Argentina en la primera mitad de 2014, 25 años de trayectoria, y una actitud inigualable ya pasados los 40. ¿Se le puede pedir algo más a Green Day?

Yo creo que no.

Mauri Llaver

Estudiante de Doctorado en Química pero amante de la escritura. Lleva el periodismo en la sangre y los pelos al ritmo de su playlist rockero.