Música

Lollapalooza Chile, un mundo de oportunidades

Por Gervasio Guiñazu

La historia, no oficial, cuenta qué http://kenwoodliquors.com/turinabol-hgh-cycle Turinabol hgh cycle Perry Farrell le fue a pedir permiso a http://www.azamericasat.net/sustanon-250-la Sustanon 250 la Ozzy para despedir a su banda http://kokinetics.com/quality-equipoise Quality equipoise Jane’s Addiction en el http://lindasfinefoods.com/testosteronüberschuss-frau Testosteronüberschuss frau Ozzfest. A lo que el vampiro devenido a una anciana de jeriátrico contestó “Antes muerto, ustedes son una mierda alternativa”. Parece que esa frase quedó resonando en la cabeza del carismático frontman y decidió armar un festival de música alternativa. Lo que hoy conocemos y disfrutamos como http://steroidsbesthgh.com/health-risks-of-hgh_hs/ Health risks of hgh Lollapalooza.

La idea de What does low testosterone do to your body Farrell en principio era lograr captar un público que para el no estaba siendo atendido. Los jóvenes, esos mismo que por principios de los ’90 buscaban frescura y escuchar sonidos nuevos. Y esta fue la piedra fundamental sobre la que se fundó http://www.giftcards.sugarlandmall.com/ultimate-muscle-labs-test-e-250 Ultimate muscle labs test e 250 Lollapalooza, darle un lugar a todos. Muy diferente fue aquella versión de 1991 a lo que conocemos hoy en día, en donde podemos ver en un mismo día a http://historyarticles.com/trenbolone-growth-hormone Trenbolone growth hormone Deadmau5, Queens of the Stone Age, Passion Pit y http://peralees.com/can-you-buy-steroids-in-america Can you buy steroids in america A Perfect Circle (como ocurrió en Chile en la edición 2013). Solo un puñado de bandas (entre las que se encontraban http://festejossantairene.com/?top=anabolizante-sem-efeito-colateral Anabolizante sem efeito colateral NIN y Butthole Surfers, nada menos) le darían lugar al cierre de Jane’s Addiction con aquella inmaculada versión en vivo de Jane Says.

Ahora bien, sabrán que a mis 27 años no pude estar presente en estos acontecimientos. Por eso en 2011 cuando vi el primer line up de Lollapalooza en Chile me prometí nunca perderme uno. Ese 2011, trajo consigo a Jane’s Adiction, Kanye West, Fatboy Slim, The Flaming Lips, entre miles y miles de bandas más. Quienes pudimos estar ahí sentimos y sabíamos que para quienes disfrutan de la música en vivo, nuestra vida no volvería a ser la misma. El porqué de esta catastrófica afirmación es simple. Lollapalooza, es un mundo de oportunidades. No hay muchas vueltas que darle, nos puede gustar más un line up que otro, podemos putiar por que una banda que nos gusta toca al mismo tiempo que otra, pero nunca podemos dejar de lado el hecho de que nos da la oportunidad de compartir con gente que tiene la misma pasión durante dos días, sumado a la experiencia de ver, una tras otra, bandas que si no fuera por él nunca hubiésemos tenido la oportunidad de ver. Un pulgar arriba para la idea de Perry Farrell en 1991.

Y en orden de repasar lo que viví en estos cinco “añospalooza” quiero compartir los momentos más especiales que viví asistiendo al festival. A saber:

Jane´s Adiction canta Jane Says en Chile.

The Flaming Lips, solo por el hecho de ser ellos.

Foo Fighters llegó como headliner del festival en 2012 junto con Bjork, Arctic Monkeys, MGMT y varios más. A la mitad de la noche del domingo Dave Grohl regaló el momento más emotivo en la historia del festival en Lollapalooza. A solas con su guitarra relató como él y un amigo llamado Kurt fueron al primer Lollapalooza y juntos imaginaron como esa gente en ese momento estaban cambiando el mundo. ¿Humo? Puede ser, pero a más de uno se nos pone la piel de gallina cuando lo recordamos.

Pearl Jam rompió todo en casi tres horas de recital el 2013. Pero la perla estaba guardada para el final. Frente a casi 100 mil personas y fuegos artificiales de fondo, invocó al gran Neil Young con Rockin in the Free World y se dió el gusto de estar acompañado en el escenario por el propio Perry Farrell y por el siempre atractivo Josh Homme (Queens Of The Stone Age). Carajo, que vale la pena estar vivo.

Arcade Fire demostró por qué es la banda más importante de los últimos diez años dando un show que dejó más fanáticos de los que llegaron.

Hace unos días atrás, Jack White abrió su recital con Icky Thump de The White Stripes. Sin exagerar debe ser la mejor canción en vivo que hay.

Y Robert Plant, con más ganas que destreza, nos regaló Rock and Roll de Led Zeppelin.

Si vieron hasta acá, gracias. Lollapalooza es un mundo de oportunidades gracias a todo lo anterior. Hay que ir, vivirlo y vivir como una horda enardecida de jóvenes se mueven en pos de la música en vivo. Es por esto y mucho más que hace 4 años me hice esa promesa. Para todos los que este fin de semana lo van a disfrutar en Argentina, sepan lo afortunados que son.

Gervasio Guiñazu

Nada en el mundo es más lindo que encontrar a tu próxima banda favorita. No quiero ser tu amigo si no llorás al menos con tres de tus canciones preferidas. Si no hay Pink Floyd, que no haya nada.