Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Libros

Los crímenes de Alicia, una historia que no ocurre en el mundo de las maravillas

Por Luciano Zahradnicek

El ejercicio de la lectura me hace confirmar, cada vez más, que el poder de la literatura radica en su posibilidad de desafiar el tiempo. Una historia bien contada te puede llevar para cualquier lado. Y quien lo lee, cree que este mundo descrito es real porque fue redactado con cierto sentido de verdad. De hecho – y es algo que he mencionado en alguna otra reseña- muchos personajes protagónicos de novelas se han vuelto figuras en sí mismas. Pero en contadas ocasiones, el fanatismo por este material se torna en obsesión y la conexión entre lo ficticio y lo real se vuelve más profunda y…. oscura. Un claro ejemplo es el que nos muestra Guillermo Martínez en su policial “Los crímenes de Alicia”

La biblioteca mundial nos enfrenta a un número casi infinito de títulos. Alguna vez, como cuando mi mente se hace preguntas sin respuestas al estilo de un filósofo de la Acrópolis, pensé si se podría saber a ciencia exacta cuántos libros hay en el mundo. Una suerte de inventario de todos los materiales impresos. Y así mismo, este interrogante derivó inevitablemente en preguntarme si es posible poder leer todos esos ejemplares. 

Regresando al mundo físico y usando la lógica matemática, los cálculos más asertivos nos dirían que aquel pensamiento es prácticamente imposible de llevarse a cabo. 

Ahora bien, eliminando toda carga ambiciosa en el acto de filosofar, uno puede plantearse qué lecturas son obligadas para toda persona que tiene interés por el mundo de la literatura. Y como consecuencia, hay que recurrir inevitablemente a los clásicos. ¿Por qué esos y no otros? ¿Qué tienen de especial para que se perpetúen en el tiempo? Tal vez sea el papel disruptivo que tuvieron en su época de publicación. O por su veracidad histórica o por el prestigio del escritor. También puede ser que el material sea la puerta de acceso para develar las luces y sombras de quién escribió y que aún hoy en día es un misterio. 

Probablemente esta última opción ha sido la que inspiró a Guillermo Martínez para escribir un fascinante thriller basado en “Alicia en el País de las Maravillas” de Lewis Carroll. En su portada ilustrada al mejor estilo “Wonderland”, se puede leer el título “Los crímenes de Alicia”. 

“Ahora es como si viviera en otro mundo”, Los crímenes de Alicia. Página 188. 


Oxford 1994. Una hermandad secreta que protege la vida y obra de Lewis Carroll decide publicar los diarios privados del autor. Una joven becaria llamada Kristen visita el museo para reunir los cuadernos originales. Allí descubre un material que podría sacar a la luz un aspecto oscuro de la vida del autor; una página perdida que cuenta el motivo de la ruptura de la relación entre Carroll y los padres de Alice Liddell, la niña que lo inspiró a escribir su clásico celebre. 

Pero los días se tornan movidos en Oxford. Una serie de asesinatos aparecen en la escena como la contrarespuesta a los movimientos de la Hermandad de Carroll. Desde luego, las fotos antiguas tomadas por el escritor que acompañan los cadáveres, son una alarma para la logia. El profesor de lógica Arthur Seldom y su joven discípulo ingresarán a un mundo misterioso, muy alejado del que visitó Alicia

El material que nos presenta Martínez está conformado por treinta capítulos distribuidos a lo largo de 333 páginas. Durante todo el relato, el lector se dejará atrapar por el propio argumento de la historia. Pero además, un detalle que fascina es el contenido académico con el que ha sido escrita: los datos históricos propios de la vida de Lewis Carroll, las lecturas semióticas sobre “Alicia en el País de las Maravillas” y hasta razonamientos lógicos, antropológicos y filosóficos son elementos que enriquecen el texto. 

Este es el primer trabajo de Guillermo Martínez con el que me he enfrentado y honestamente debo decir que me ha fascinado. En primer lugar el argumento me pareció atrapante desde que leí la sinopsis. La idea de un profesor universitario y un estudiante que buscan saber quién comete los asesinatos derivados de datos ocultos de la vida de un escritor de culto, es simplemente un gancho perfecto

En segundo lugar, la historia no se centra solamente en los crímenes. Por el contrario le suma a la perspectiva delictiva, una problemática moralmente degradante que está muy presente en la opinión pública de nuestra época: la pedofilia. Sobre este punto me parece importante destacar el modo en el que fue insertado a la historia, ya que no deja entrever un tratamiento vago e improvisado. En cierto modo, creo que el autor argentino se ha preocupado por mostrar a la pedofilia en su concepción ambivalente. Pero sin olvidar que se trata de un delito

Por último, lo que más me ha encantado de este trabajo tiene que ver con una observación que tuve después de dar vuelta la última página. La escritura de un libro consta – a grandes rasgos –  de dos etapas: una previa de investigación y una posterior de producción. Mi experiencia con libros del género policial hacen que me incline por considerar que sus autores se focalizan por la segunda más que la primera. El buen remate, la frase que siembra la intriga al final de un capítulo y el factor sorpresa en el desenlace son los fetiches del género. Sin embargo el trabajo de Martínez me ha sorprendido gratamente en el hecho que si él no se hubiese ocupado de la etapa de investigación, esta novela hubiese sido un policial más. El autor debe haber tenido que atravesar un largo proceso de lecturas previas para abordar con total sentido de verdad este trabajo. 

La lectura de “Los crímenes de Alicia” nos obliga como lectores a fraccionar nuestro cerebro en dos. Por un lado para seguir el hilo de la historia y por el otro para incorporar todo el bagaje cultural que nos regala.        

Quienes ya conocen a Martínez, estarán felices de saber que en este trabajo vuelven Arthur Seldom y el joven argentino estudiante de matemáticas. Estos personajes protagonizaron “Crímenes imperceptibles”, trabajo que le valió al autor el Premio Planeta en 2003. Este último título es hoy, un pendiente en mi lista de lecturas. 

Decir si un libro me gustó o no, no es parámetro válido para tomar como referencia. Pero hay un criterio con el que mido mi subjetividad para definir si ha sido un buen libro. En mi lógica, si el trabajo me ha despertado preguntas que debo responderme investigando, es señal que ha sido excelente. En este caso, el trabajo de Martínez me generó la curiosidad por conocer aspectos de la vida de Lewis Carroll y me acercó de una manera interesante a “Alicia en el país de las maravillas”, un libro que no ha sido de mis preferidos. 

Este policial es ideal para aquellos que disfrutan de leer algo más que solo historias de asesinatos aislados. Su conexión entre lo real y lo ficticio hacen que el misterio sea aún mayor. Hay un punto en el relato en que todos son sospechosos.  Y un final para nada esperado corona un trabajo sublime. ¿Qué esperás para saber quién está detrás de los crímenes de Alicia? 

Luciano Zahradnicek

Curioso, inquieto y filosófico. Admirador del arte la música y el teatro. Me defino como un compulsivo lector. Periodista profesional.