Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Música

Los fotógrafos del @Cosquin_Rock, que sea música en imágenes

Por Aby Todd

Cuando las luces se apagan, cuando la música se acabó, cuando ya es otro día y aún nos dura la adrenalina de un pogo, el cansancio de estar horas parados, y todavía nos suenan canciones en la cabeza; una sola cosa nos queda, el recuerdo de aquel festival, de aquel recital. Miles de anécdotas y momentos que luego compartiremos y recuerdos que creemos quedaron sólo en nuestra mente. Pero no. Todas aquellas emociones, esa energía derramada, pueden quedar documentadas, ¡y cómo!

El equipo de Sepia Fotografía (integrado por Facundo y Candelaria Sarría, más Manuel Zarazaga, Enrique Sánchez y otros colaboradores independientes como Diego Combina), desde hace un tiempo, forma parte de los fotógrafos oficiales encargados de documentar cada Cosquín Rock, uno de los festivales más convocantes de música que se desarrolla en el país. Es más, en la edición 2014, en uno de los espacios del predio realizaron una muestra fotográfica con lo que se había vivido el año anterior, y en esta nota te contamos cómo es trabajar para un mega evento de esta magnitud.

Si bien Candelaria ahora se dedica a ser fotógrafa independiente y hace varios trabajos por su cuenta, sigue participando en esta clase de espectáculos junto a la agencia que fundó su padre, Octavio, y que actualmente coordina su hermano, Facundo Sarría. Es así, que esta familia de fotógrafos, comenzó a realizar algunas coberturas para En Vivo Producciones y así, en la adaptación a las nuevas formas de comunicación que gestó la productora, en donde el valor de la imagen -sobre todo la imagen aumentada- y el crecimiento de las redes sociales, les realizó la convocatoria para que ellos registraran la magia del festival desde adentro.  La primera experiencia, según relatan sus protagonistas, no fue fácil, pero sí fue un éxito.

Foto: Candelaria Sarria Cosquín Rock

El trabajo en equipo fue fundamental, según nos cuenta Candelaria: “Lo más lindo que tiene Cosquín Rock es el trabajo en equipo. Es enriquecedor. Es lo que nos permitió darle distintas miradas al festival, distintas matices a las fotos. Registramos todo lo que pasa…desde el armado, el ingreso de la gente, marcas, vip, back etc.  Sacar fotos en CR es mucho más que sacar fotos a un artista en un show…es documentarlo en toda su magnitud. Tarea imposible para un solo fotógrafo. El resultado de las fotos está dado por el trabajo en equipo, sin dudas. Además, el trabajo en equipo es divertido, nos llevamos muy bien, nos complementamos”.

En cuanto a la parte técnica, Facundo agrega que: “A la hora de distribuirnos en un predio de dimensiones kilométricas y con diferentes escenarios, la logística se debe ajustar al máximo,  debemos tener en cuenta que nuestra ubicación no solo debe responder a la búsqueda de los mejores puntos de vista a nivel fotográfico. En el formato festival se superponen recitales y actividades diferentes todo el tiempo. Llevado a  la práctica, esto implica que al tener que ilustrar todo lo que acontece, y  poder reflejar en imágenes  esta simultaneidad, el equipo debe correr de un lado a otro o en ocasiones sacrificar un fotógrafo sacándolo de la acción principal simplemente para lograr fotos contextuales o más comerciales”.

Más allá del relato construido con las distintas miradas, las jornadas de trabajo durante los Cosquín Rock son intensas y extensas. Hay que evitar que gane el cansancio, y el trabajo no termina al final del día, sino que continúa por unas cuantas horas durante la noche, en donde se deben seleccionar y editar las imágenes para que sean publicadas.

Aunque estos chicos sacan fotos en un contexto en el cual muchos quisieran trabajar, y en donde además están bien cerca de las cosas importantes, se trata de una tarea no tan fácil, donde el tiempo apremia y cada momento, cada segundo de trabajo cuenta.

“Una de las características particulares de la fotografía de recitales es que uno no controla ni dirige prácticamente nada de lo que acontece, tenemos un rol  pasivo si se compara a otro tipo de fotografía(moda por ejemplo) frente a la iluminación es decir condiciones de luz o movimientos de nuestro objetivo fotográfico, incluso en ocasiones ni siquiera podemos regular el tiempo que queremos estar fotografiando ya que muchas veces solo se puede fotografiar frente al escenario los primeros 3 temas. Por ello es importante lograr material de calidad en el menor tiempo posible, para estos casos, y si estamos solos, es fundamental trabajar a dos cámaras para optimizar los pocos minutos que tenemos y potenciar el resultado con la máxima variedad de planos posibles”, asegura Facundo.

Sin embargo, para Candelaria, una de las cosas importantes en esos veloces momentos es la mirada particular de cada uno: “Creo que lo esencial en un festival es  buscar documentar o narrar la historia de cómo se vivió ese festival o recital. Cuando empecé a sacar fotos en shows siempre renegaba de algo: si hacía calor, si llovía, si tiraban mucho humo, si las luces eran buenas o no… y después hay un punto donde haces un click y te das cuenta que todos esos factores son la esencia de las fotos de un show en vivo. Y es lo que tenes que destacar… si hacia calor, bueno mostrar eso, la gente en bikini, tomando sol esperando a su banda, el verano, la alegría, el verde, la transpiración de los que están pegados al freestanding… Si llueve cubrí con lo que tengas tu equipo y salí a mostrar eso, el barro, la lluvia, la excitación de la gente que mas que apagarlos los prende, los músicos que salen a tocar igual o con sombrillas como Charly en CR14. Si cerras los ojos y pensas en el festival de Woodstock creo que, además de los hippies, lo primero que se te viene a la cabeza son las fotos de la gente tirándose al barro; esas fotos son memorables, quizás hasta más que los artistas que tocaron ese año. Ésas fotos hacen historia o son las que transcienden, en definitiva. El humo, tan odiado por los fotógrafos, sí hay humo; hay humo y hacé lo que se pueda y sino, te relajas, escuchas un par de temas y esperas a que se vaya; o tratas de reflejar eso, que nadie vio nada porque tiraron mucho humo. Y la iluminación, las luces hacen mucho. Te decora, o no, una foto; tratas de esperar esos momentos en que un par, mil, se prendan y te ayuden con un contraluz, o te dibuje una silueta y te termine de dibujar la foto. Es cuestión de saber observar y prestar atención”.

Foto: Candelaria Sarria Cosquín Rock

Como describen los fotógrafos, los festivales suelen ser mucho más demandantes que los recitales. Se debe estar más atento a muchas más cosas que al público y a los artistas. El lente se debe apuntar también a esas escenas en donde se mezclan los fans de diversos tipos de música, a la convivencia de el rollinga con el heavy, con el de reggae. A los stands que auspician el evento. Se trata de disfrutar y documentar ese folklore que protagonizan el fanatismo, las familias, el campo y las sierras. “En un festival hay artistas que tocan 30 minutos o sólo te dejan tres temas y tenes que hacer en ese tiempo lo mejor que podes de vos. Tenes que estar concentrada en lo que queres transmitir: público, banda, frontman, pogo, lluvia o calor, ambiente, detalles, stage. Todo pasa muy rápido, no podes relajarte mucho y dejarte llevar por la música porque seguro ya tenes el seguridad encima diciéndote…vamos muchachos afuera…”, relata Candelaria Sarria.

Facundo admite que disfruta mucho del trabajo en el campo, la acción y la adrenalina de buscar y esperar el momento para la toma perfecto. A pesar de que el factor suerte cumple un rol importante para lograr grandes imágenes, dice que “uno debe estar ahí: ya sea subido a una grúa, colgado de un balcón para un plano general o escondido tratando de pasar lo más desapercibido posible arriba del escenario en pleno show”.

Pero este trabajo que por momentos suena distendido, relajado o que quienes lo ejercen son unos afortunados; tiene un compromiso muy grande para con el público y los fans, que no se debe descuidar. Candelaria afirma, que en cada cobertura, se concetra en tratar de registrar aquellas cosas que el fanático de la banda ama, esos detalles que no puede ver por la distancia y que ellos desde un lugar privilegiado tienen la posibilidad de apreciar, de sentir y de transmitir al resto.

Sin embargo, tanto Facundo como Candelaria, no olvidan que, a pesar de que están en un contexto donde el relax es primordial para el disfrute, ellos en ese momento están trabajando. “Es fundamental recordar siempre que uno está ahí para sacar fotos y registrar todo lo que sucede; no nos contratan para que escuchemos el recital desde un lugar privilegiado, nuestra prioridad debe ser lograr las mejores imágenes, captar esos gestos y momentos que resumen un show o identifican a un artista, no contemplar el espectáculo. Igualmente creo que  como cuando uno viaja y se la pasa sacando fotos,  terminamos aprendiendo a disfrutar y observar todo a través de la cámara”. Igualmente, los hermanos Sarría disfrutan de lo que hacen: “disfruto con el simple hecho de poder hacer, trabajar y  vivir de lo que me gusta: la fotografía. Si a eso le agregamos música, que mas podemos pedir, tenemos el combo perfecto”, dice Facundo. Mientras que Candelaria afirma: “Mientras voy registrando voy disfrutando..si no disfrutas mientras sacas la foto.. esa foto no va a transmitir nada… cero pasión. La clave es que te guste lo que haces y el disfrute viene de la mano con eso.

Foto: Cande Sarría, Cosquin Rock

 

Aby Todd

Joven cinéfila que vive en España. Nos habla de los mejores directores, actores y de todos aquellos films que solemos olvidar. Las películas de terror son su devoción.