#TEDx Música

“Los pianos siempre me han dado todo”, Miguel Puch en #TEDxCórdoba

Por Pamela Rudy

Tedx Córdoba se aproxima y charlamos con uno de sus oradores: Miguel Puch, el afinador de pianos más prestigioso de nuestra provincia y, sin dudas, uno de los exponentes del rubro en el país.

Miguel es una persona espontánea, humilde y trabajadora. Quienes tenemos la suerte de conocerlo, sabemos de su ¨buena madera¨. Aún recuerdo cuando yo tenía alrededor de 8 años y él afinaba el piano de mi casa, el de las aulas del Método Suzuki, y hasta el piano de mi colegio. Siempre elogiaba mis pequeñas piezas de principiante con palabras de ánimo, con un empuje inspirador. Mi primer demo también fue gracias a él: me dijo que era buena tocando tangos y me llevó a la sala del Turco Saba en Barrio Ayacucho. Creo que perdí esas grabaciones, pero nunca me voy a olvidar del gesto. La vida siempre nos reúne y celebro encontrarlo haciendo lo que más ama.

“Afinador de pianos” es el título de una carrera poco usual entre nosotros, ¿pensás que cualquiera podría dedicarse a esto? ¿Qué se necesita para hacerlo?

Pienso que cualquiera puede ser afinador de pianos con el debido entrenamiento. Sólo hay que reunir dos condiciones esenciales: tener oído musical, el cual también puede entrenarse o adquirirse, y en segundo lugar, tener cierta habilidad manual de manejo de herramientas para poder tratar con la parte mecánica del instrumento. Esos serían los dos requisitos básicos.

Tu trabajo está relacionado con lo analógico, con buscar la armonía de un instrumento único. ¿Cómo te llevás con los sintetizadores de sonido o los instrumentos midi que son justamente lo contrario? Tenés alguno escondido en tu casa?
Por supuesto que también tengo teclados digitales. Son instrumentos muy lindos, sólo que son otro tipo de sonidos. Pienso que lo analógico y lo digital son cosas distintas, no es uno superior al otro, son diferentes. Por ejemplo, en un piano acústico la madera y las cuerdas vibran. En el proceso digital sólo va a ser una imitación. Pero a su vez lo digital tiene su encanto en otros aspectos: sonidos, moods, ritmos, otras opciones. Todo depende del tipo de música que uno quiera hacer.

Bruno Gelberg, Charly García, Paul McCartney, los grandes te eligen para que dejes a punto sus instrumentos. ¿Hay algún artista con quien quisieras trabajar o algún piano en el mundo que quisieras dejar a punto?

Bueno, Bruno Gelberg sí puedo decir que me eligió. Los otros, soy el afinador que les toca en Córdoba, quizás por tantos años de trabajar en esto. Artistas, he tenido la suerte de trabajar con muchos y he cumplido muchos de mis sueños. Pero algo que sí me gustaría hacer algún día es trabajar o poder estar con el primer piano que hizo Bartolomeo Cristofori, un italiano que fue quien inventó el instrumento. Fabricó su primer piano en 1711 y ahora está en el Museo Metropolitano de Nueva York. Tengo una amiga cordobesa allá, que una vez por año participa de un curso de música antigua y tiene el privilegio de tocar en ese piano. Y bueno, algún día me gustaría estar ahí. Y si pudiera afinarlo o tocarlo sería una de las cosas mas lindas que me podrían pasar. Quizás algún día se pueda dar, nunca se sabe.

Dejás el piano en óptimas condiciones para que el músico haga su trabajo, ¿alguna vez sentís el deseo de ser vos quien está sobre el escenario? De ser así, ¿qué género te escucharíamos tocar?

Si, yo siempre preparo los pianos para que toque otro, pero también he tenido mi parte musical. De chico tuve varios grupos de rock, después de grande tuve experiencias con el folklore haciendo espectáculos didácticos para chicos en escuelas. También hice una gira por Italia, tocando con un espectáculo que se llamaba ¨Soy Latinoamérica¨. Luego dejé el escenario por varias razones. Una de ellas es enfrentar al público y el estrés, es bastante fuerte. Prefiero cambiarlo por estar atrás de escenario que es menos estresante.


Tenés a un hermano viviendo en Europa, ¿cómo ves el escenario de la música académica argentina en comparación con el viejo continente? ¿Estamos muy lejos aún?
Tengo un hermano allá, pero conozco más la música de afuera porque pude viajar varias veces y conocer a muchos artistas, como con el mismo Teatro Libertador, y por supuesto que el nivel de la música clásica en Europa es otro. Los mejores músicos que tenemos acá, quizás son uno más del montón de allá. Me pasa esa sensación como cuando escuchás una orquesta europea haciendo tango y decís “sí, muy parecido al tango, qué bien que lo hacen”. Pero cuando lo tocan los argentinos es otra cosa. Bueno, con la música clásica pasa eso. Ver a los rusos, que son mis preferidos, tocando música clásica decís ¨ah, así es la música clásica¨. El nivel es muy superior. De todas formas acá tenemos muy buenos exponentes. No nos olvidemos de que la pianista mas reconocida del mundo es argentina y tenemos a varios que siguen en la lista. Baremboim también está en la cresta de la ola y Bruno Gelberg es un referente muy importante. Afuera le llaman ¨La escuela argentina¨ a la escuela que creó Vicente Scaramuzza y de donde salieron todos estos grandes pianistas.

Contame un poco de tu charla en TedxCórdoba, ¿a quién la vas a dirigir y qué significa para vos formar parte de esta propuesta?
Al principio no entendí bien por qué me buscaban e incluso la primera vez que fui y escuché a los disertantes, me parecían todos científicos, eruditos maravillosos y ¡casi me levanto y me voy! Yo digo: “¿¡qué hago acá?!, ¿qué idea para cambiar el mundo puedo aportar?¨. Pero después, con mucha perseverancia, estoy pasando por una experiencia maravillosa. Me escarbaron un poco el alma y sacaron de mí la pasión que tengo por mi trabajo. Debo ser bastante bueno en lo que hago, pero se trata del amor y la constancia en lo que hacemos. Los pianos siempre me han dado todo y esto es algo más que sale de ellos y estoy muy agradecido. Me siento más que contento y orgulloso de que me hayan elegido.
Pamela Rudy

Un corazón aventurero y un espíritu nómade. Lo mejor que le puede pasar es perderse en una ciudad y conocerla junto a desconocidos. Oído para el talento, canta, baila y es música. Ama Centroamérica y se enamora de sus cantantes como de las canciones.