Viajes

Marruecos, de condimento

Por Victoria Agulla Tagle

El idioma nos acompaña ya que, además de hablar árabe y dialectos africanos, aquí el francés es la lengua principal en la enseñanza superior -por haber sido protectorado de este país europeo durante años-. Así también -por cuestiones comerciales- buena parte de la sociedad habla inglés. Es que hace décadas, este el destino turístico preferido de los europeos por ser el más caté de África del Norte. Cuando Europa busca calor, arena y lujo, cruza el Mediterráneo, y ahí está a pocos kilómetros.. http://steroidsbesthgh.com/clenbuterol-best-fat-burner_xn/ Clenbuterol best fat burner Marruecos.

DSC_0549

Esto ha dado un giro en la sociedad marroquí, para bien porque es una importante fuente de ingreso pero también un cambio un tanto negativo en la esencia del habitante. La gente se ha vuelto demasiado comerciante, hasta me atrevería a llamarlos interesados, el turista se ha convertido en un objeto de persuasión y no un intercambio de experiencias o crecimiento cultural. El target de los turistas aquí es totalmente diferente al que veníamos de ver de Egipto http://steroidsbesthgh.com/oral-winstrol-half-life_ap/ Oral winstrol half life , parejas europeas, latinos, gente más joven, y alguna que otra familia. La mayoría recorre el norte del país, pero en Marruecos hay mucho para ver y hacer.

Nosotros optamos quedarnos 10 días para conocer las 4 ciudades más importantes:  Fast rip anavar and proviron Fez, Marrakesh, Casablanca, Rabat.

La primera parada es  Testosterone cypionate and fasting Casablanca, ciudad conocida por la célebre película que lleva su nombre. Por la cual ir a  Are golfers tested for modafinil Rick’s Café, una réplica del bar, donde transcurre las principales escenas (filmadas realmente en los estudios de Hollywood)  es casi una deber. El bar es idéntico al de la cinta. Mesas pequeñitas, paredes blancas, techos altos, muebles europeos rodeados de la arquitectura arábe que nos trasladan directamente a los años 40.

DSC_0526

Casablanca es sin duda, una ciudad para recorrer a pie, caminar por la orilla del mar de una punta a la otra. Esta ciudad tiene como colores preferentes el  azul y el blanco ya que muchas edificaciones, predominantemente europeas, están decoradas con estos dos matices. La visita turística de la ciudad económica de Marruecos se basa en recorrer el mercado central, el distrito Habous, el Palacio Real, la zona residencial de Anfa y el exterior de la Mezquita impresionante de Hassan II. Dos días son necesarios para recorrer la ciudad -tuvimos tiempo hasta para ir al cine a ver el film francés Intouchables (cinta que en Córdoba se estrenó con el nombre de “Amigos intocables”)-.

La segunda visita es la colonial ciudad de Rabat, “capital del Reinado”, en donde queda el Mausoleo de Mohammed V, impactante monumento en donde esta enterrado el rey el cual lleva su nombre.

En esta capital administrativa, se encuentra además la gran Torre Hassan. Rabat contiene muchas edificaciones con el mismo estilo arquitectónico, columnas, ángulos y terminaciones totalmente simétricas. Cada una con su flora alrededor, decorando la ciudad de un color ocre, beige y verde.

Desde Rabat salimos hacia Meknes, para visitar la capital Islmalia con su famosa muralla de 40 kms de largo, sus establos reales y su importante barrio judío. Continuamos hacia la ciudad santa de Moulay Idriss, donde visitamos las impresionantes ruinas romanas de la ciudad de Volubilis.

A la noche llegamos a Fez, la ciudad espiritual de Marruecos. En esta ciudad meramente medieval, la artesanía, platería, curtiembre, se hacían presenta en cada callejuela de la ciudadela amurallada. La medina medieval con su Attarine y las Medersas Bou Anani son algo increíble La gente, con su alma de vendedora, que ofrecen 500 productos, 100 ofertas y 50 regateos por minuto es inevitable. Si hay una ciudad divertida para perderse sería esta, su diagrama parece un laberinto, sin guía no hay forma alguna de salir (sin que te vendan algo).

Cruzando el Atlas (principal cadena montañosa del noroeste africano) pasamos por “La pequeña Suiza”, una bonita ciudad totalmente distintiva de lo que estábamos acostumbrados a ver. Los paisajes urbanos son reemplazados por la naturaleza y la montaña nevada.

El destino final es Marrakech, una de la ciudades más conocidas por su famosa Plaza Djemaa El Fna, con sus zocos y sus barrios circundantes en donde se pueden ver desde encantadores de serpientes, artistas, bailarines o artesanos hasta dentistas o limpiadores de zapatos. Sin embargo, la mercadería china predominaba una vez más, todos los comercios estaban atiborrados de productos Made in China.

Sólo uno era tan especial que vendía medicamentos naturales de lo que uno se le ocurra. Desde sustancias anti ronquido, hasta plantas medicinales para la resaca.  También es una visita obligada la de los locales de cuero, donde te muestran el proceso de teñido y confección de cada producto.

En Marrakech también se sitúa el imperdible (y poco difundido) Jardin Majorelle, bellísima villa utilizada por el diseñador Yves Saint Laurent como taller en su estadía en Marruecos. El parque de esta pequeña mansión es realmente una joya la cual todos los visitantes tienen que conocer. -Lastimosamente, todas las fotos fueron eliminadas por error, solo pude recuperar una-.

Marruecos es un estado africano con tinte europeo. Sus coloridos mosaicos, variadas artesanías, geométricas plazas, muebles antiguos e inmensos mercados son sellos de este multicultural país. 

 

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.