Viajes

Mendoza, tierra y familia de vino

Por Victoria Agulla Tagle

Situada en la Región de Cuyo, Mendoza es conocida en Argentina y el mundo por diferentes y complementarios aspectos: su fauna, flora, relieves, historia, gastronomía y viticultura.

Monumento - 1

Dependiendo la edad del visitante, los intereses al conocer esta amplia provincia cambian. Cuando sos chico, te llevan a visitar los monumentos más importantes, el Cerro de la Gloria, los parques, el zoológico y alguna que otra plaza; cuando sos adolescente te interesa un poco más conocer su historia y recorrer su naturaleza; a medida que vas creciendo, lo cautivante es la gastronomía y la viticultura.

La cocina siempre me gustó; pero, hoy, con 22 años, puedo enfocarme en el etapa de “crecimiento” en la cual me atrae más que nunca el arte de la enología.

La provincia mandocina se encuentra dividida en 18 departamentos; sin embargo, Luján de Cuyo y Tupungato se destacan, por excelencia, como los municipios del vino. Mendoza está entre las 8 capitales del vino mundiales, su escenario trae a miles de enólogos cada año que buscan estudiar, crear y desarrollar a su manera la viticultura del lugar.

Sin reflexionar mucho, se podría pensar que la industria del vino es como la de cualquier otra fruta, sin embargo el cultivo y el proceso de la vid van mucho más allá de la actividad alrededor de la uva.

En Mendoza, el vino es una forma de producir, sentir, vivir. Los mendocinos se relacionan a través del vino; desde chicos, gran parte de la población trabaja la vid en sus propios parques, juegan entre viñedos o escucha a sus abuelos hablar de la uva como un hijo. Es que para ellos, el vino es sinónimo de familia y cultura, dos conceptos que se traen consigo, en este caso, la gastronomía y el turismo en la región.

Además, el vino es una suma de un conjunto de factores ambientales: clima, relieve, suelo altitud, horas de luz y temperatura, agua, entre otros; por lo cual, el medioambiente en el que se produce este “jugo” es clave en su vida, por eso los cuyanos tienen más conciencia sobre el cuidado del ecosistema que muchos otros argentinos.

Cordillera - 1

Más allá de la ciencia que significa el vino en sí, para los cuyanos, lo importante de tener una copa de vino en mano es el momento emocional, social y contextual en el que se toma una copa. Según ellos, puede haber tantos vinos como personas (e incluso más); se lo puede caracterizar o sentir como oscuro, conservados, concentrado, dulce, fresco, agrio, liviano, fuerte, mineral, orgánico, untuoso, frutal, espaciado o complejo: el vino es cada uno.

Que el vino se toma sólo en lugares con “clase” o en eventos “distinguidos” es un mito, la viticultura es el arte de poder valorar el resultado de su cuidadoso y detallista proceso aplicadas a la vid.

flores - 1

Una copa de tinto puede saborearse entre amigos, familia, pareja, compañeros o colegas, en un medio día, atardecer, anochecer, almuerzo o cena.

Lo único que exige el vino es que se lo sienta y, si es posible, que se lo conozca e identifique.

En Mendoza la vid hermana a toda su sociedad, cada trabajo es responsable, consciente y cuidadoso con tu tarea. No es casualidad que su segundo nombre sea Tierra del Sol y del Buen Vino; aquí el suelo, el sol y el vino son tres claves de su historia. Es por eso que la elaboración del vino no se planifica por 5 o 10 años sino por 50 o 100. Cada familia que se instala y se propone producir esta bebida destina cada uno de su día alrededor de la cepa.

Viñedo - 1

Las bodegas se ocupan de entregar todo en cada una de sus botellas, porque en el Valle De Huentatala cava está situada entre los delicados y cuidados viñedos y rodeada por la inmensidad y fuerza de la Cordillera de los Andes.

Bodega - 1

Visitando cada bodega (Casarena, Monteviejo y The Wine Logde) y observado a cada persona que trabaja en un viñedo la palabra que se me viene a la cabeza es: vocación. No todos encuentran su vocación, por experiencia propia sé que ésta es algo único, muy especial y personal, una suerte de motor en la vida de la persona. Como a mí me pasa con el periodismo, a los mendocinos le pasa con la vitivinicultura, por eso entiendo la dedicación, pasión y admiración que tienen por su profesión y lo importante que es que ésta sea valorada y disfrutada por el resto.

fin - 1

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.