Moda

Moda 2.0: Las compras en la era del Apple Watch

Por Ludmila Llaver

Sustanon expiration date La forma en que consumimos moda ha cambiado drásticamente en este último siglo, y aún más en estos últimos diez años. Gran parte de nuestras bisabuelas y abuelas se acostumbraron a hacerse su propia ropa o a armar un clóset de prendas a medida, cuando las grandes tiendas al estilo http://kokinetics.com/trenbolone-acetate-testosterone-propionate-masteron-cycle Trenbolone acetate testosterone propionate masteron cycle Harrods o http://jedaware.com/clenbuterol-in-meat Clenbuterol in meat El Corte Inglés eran sólo un lujo que muy pocos podían darse. Nuestras madres experimentaron el boom del retail en las primeras cadenas y casas masivas, y para las generaciones de 20 y 30 años, http://www.azamericasat.net/tren-cutting-cycle-dosage Tren cutting cycle dosage Zara, http://www.giftcards.sugarlandmall.com/testofen-canada Testofen canada H&M y los grandes shoppings son la norma, con algunas incursiones en el mundo de las compras en línea -al menos de este lado del mundo-.

http://steroidsbesthgh.com/dianabol-vs-anadrol-weight-gain_r3/ Dianabol vs anadrol weight gain Pero es inevitable preguntarse, ¿este modelo de asistir a un local físico y probarse ropa, con todo lo que implica, tiene mucha más expectativa de vida? Dianabol anabol review Ante la apabullante aparición de tecnologías que se superan a un ritmo agobiante, ¿pueden las marcas de ropa tradicionales sobrevivir sin ingresar al mundo 2.0?

moda 20 tommy

Evidentemente la adaptación está en proceso: prácticamente http://peralees.com/winstrol-cycle-diet Winstrol cycle diet toda marca de ropa mediana y grande tiene su sitio web, en el que por lo general se pueden comprar las piezas, así como también muchas forman parte de las cada vez más ubicuas tiendas multimarca online como http://royalmaderavineyards.com/testosterone-undecanoate-dosage Testosterone undecanoate dosage Dafiti o http://historyarticles.com/anavar-without-test Anavar without test The Net Boutique, por mencionar casos argentinos. Facebook, Twitter y Pinterest, entre otras redes sociales, ya cuentan con su “buy button”, mientras que algunos de los grandes diseñadores internacionales ya están ofreciendo la posibilidad de comprar sus colecciones inmediatamente off the runway a través de internet (como es el caso Moda Operandi).

Herramientas del tipo Polyvore o LikeToKnow.It permiten al público comprar lo que las bloggers e influencers más reconocidas muestran a través de un simple click, y el sitio de ropa de diseñadores con descuento Gilt ya lanzó su canal para televisión a través de Apple TV para que puedas comprar desde el confort de tu hogar, con la opinión de amigos y familia, buscando en cierto punto asemejarse a la experiencia de compras 1.0.

moda20

Pero comprar a través de la computadora ya es también, en cierto punto, obsoleto: la PC cada vez va quedando de lado más rápido a favor de los celulares, que también empiezan a encontrar competidores en nuevas tecnologías, como el Apple Watch y hasta tiendas -como las de Tommy Hilfiger– que ofrecen un servicio de realidad virtual para “probarse” ropa.

En una época en la que nuestra capacidad de atención es cada vez más corta y nos acostumbramos a que todo sea rápido y ya, la experiencia de compra tradicional -de ir caminando por un mall, entrando a los locales y viendo uno por uno los productos- se vuelve agotadora y hasta aburrida, lo que obliga a los comerciantes a ser innovadores e inteligentes con sus estrategias de venta.

La inmediatez es un must que encuentra en los celulares y demás tecnologías fácilmente portables a su mejor aliado, de modo que los clientes ya no tengan ni siquiera que ponerse a revisar percheros o preguntar por ofertas: todo estará ahí, en esa app para celular o reloj digital que nos ayudará a encontrar lo que queremos sin siquiera tener que levantar los ojos de la pantalla. Es innovador, sin dudas, aunque todavía no está del todo claro para qué lado terminará saliendo la experiencia.

moda 20

Los interrogantes que abren estas nuevas modalidades son muchos, y estará en la inteligencia y en la capacidad de adaptación de las marcas encontrar el rumbo más idóneo para poder cumplir con las demandas de sus públicos, a la vez que proveyendo una experiencia de compra que, más allá de ser rápida, sea también satisfactoria y completa. En lo personal, dudo que alguna aplicación pueda equipararse a la sensación gloriosa de encontrar el jean perfecto después de recorrer 20 tiendas. Pero el tiempo dirá.

Ludmila Llaver

Mendocina, futura periodista, apasionada por la música y la lectura. Creativa y pensadora, asegura que nunca se puede tener suficiente cantidad de libros... o de pares de zapatos.