Entrevistas Moda

Moda sustentable, tendencia para el futuro

Por Florencia Actis Alesina

¿Cuantas veces nos detenemos a leer la etiqueta  “made in” de cada prenda que compramos? ¿Sabemos verdaderamente lo que estamos consumiendo? La mayoría de las personas no lo sabe. Hablar del sistema de producción textil más tradicional es sinónimo de impacto ambiental. Desde que la prenda comienza a ser diseñada, hasta el descarte que le damos en casa, el medio ambiente se encuentra en riesgo.

Sin embargo, actualmente comienza a ser tendencia hablar de sustentabilidad en la moda. Significa no solamente ganar en todos los pasos que involucran al proceso productivo, sino también en lo que respecta a un uso más responsable, por parte del consumidor, para cuidar el planeta en el que vivimos, y en el que habitarán las futuras generaciones.

El ingeniero textil  Sun pharma india modafinil Miguel Angel Gardeti es uno de los que impuso esta moda. Es director del Instituto de Estudios para la Sustentabilidad Corporativa (IESC), está a cargo del Centro de Estudios para el Lujo Sustentable ,lleva adelante el primer Centro Textil Sustentable en América Latina y estuvo presente en Córdoba en el marco de la http://steroidsbesthgh.com/quantitative-blood-test-for-pregnancy-results_cu/ Quantitative blood test for pregnancy results Diplomatura de Comunicación y Marketing de Moda organizada por la prestigiosa http://steroidsbesthgh.com/how-is-clomid-taken_c1/ How is clomid taken Universidad Siglo XXI dictando algunos módulos sobre sustentabilidad y lujo, donde http://steroidsbesthgh.com/when-to-take-peptides_9x/ When to take peptides Negro&White se hizo presente para conversar con él.

Miguel Angel Gardetti

http://steroidsbesthgh.com/buy-clomid-and-metformin-online_o0/ Buy clomid and metformin online ¿Por qué resulta necesario hablar hoy de sustentabilidad en moda? ¿Qué es lo que está pasando?

Es evidente que Blue sky peptides review la relación entre moda y consumo se contrapone a los objetivos de la sustentabilidad, aunque por ser un hecho tan obvio frecuentemente es omitido.

Compramos prendas de manera casi adictiva. Halotestin for phallic enlargement La presión de reformular constantemente nuestra identidad, instigada por las cambiantes tendencias, provocan la falta de seguridad en nosotros mismos; los productos aceleran el uso de recursos, aumentan el impacto ambiental y generan residuos.

Las tendencias y ciclos de la moda contribuyen a altos niveles individuales de consumo de material que es reforzado por la aparente insaciabilidad de los deseos del consumidor. Best dosage for arimidex Satisfacemos nuestros deseos de placer, nuevas experiencias, estatus y formación de identidad mediante la adquisición de bienes, muchos de los cuales son prendas. El consumo de artículos, incluidos moda y textiles, sigue creciendo, ya que sentimos cada adquisición como una nueva experiencia que hasta el momento no habíamos tenido.

Showroom "Cúbreme", marca que trabaja bajo los conceptos de sustentabilidad

¿Cree que el consumidor está preparado mentalmente para estos cambios que engloba la sustentabilidad?

El proceso de transformar la industria en algo más sustentable -y más sensible a las necesidades- lleva tiempo. Es un compromiso a largo plazo hacia una nueva forma de producir y consumir, que requiere de un amplio cambio personal, social e institucional. En el corto plazo existen otras oportunidades para hacer frente a los actuales patrones de consumo, como revertir los reconocidos mecanismos sociales y psicológicos que inducen al consumo compulsivo.

Existen escaladores sociales sobre los que debemos trabajar: la presión de compararnos con otros, a través de la acumulación y ostentación de bienes, el constante reemplazo de cosas: cada nueva adquisición requiere de otra que “haga juego”, la obligación cultural de experimentarlo todo y el consumo como un continuo proceso de formación de identidad.

"Greca", accesorios trabajos con reciclaje

¿Es posible trabajar al ritmo vertiginoso que requiere la moda hoy contra un ritmo más lento como que el que tiene la naturaleza y los recursos?

Más que posible, diría “que es muy necesario” un cambio hacia una producción más lenta y focalizada en el desarrollo local y en el cuidado de los recursos naturales.

¿Cómo visualiza de acá a unos años esta sustentabilidad empresarial en relación al gran sistema de la moda actual?

Todo depende la postura a adoptar de diferentes actores. Veamos, comenzamos la conversación tan postergada acerca de para qué está la industria, a quién sirve, a quién beneficia. Comenzamos a hacer el escrutinio del motivo de la ganancia. Comenzamos a hacernos preguntas tales como: ¿Qué es lo que los trabajadores esperan de la industria textil? Y de manera más amplia: ¿Qué es lo que los ciudadanos pretenden de ella? Comenzamos a trabajar con objetivos tales como uso de agua cero, uso de energía cero y residuos cero.

Comenzamos a preguntarnos acerca de las maneras en que pueden diseñarse las telas para regenerar los ambientes mientras son producidas; comenzamos a pensar en prendas diseñadas para construir resiliencia en comunidades locales. Comenzamos a preguntarnos acerca de la moda y cómo puede ser diseñada y producida para que prosperemos como seres humanos. Pensamos en qué modelos de negocios propician los valores de la sustentabilidad y acerca de la experiencia de hacer negocios como una empresa textil holística e interconectada.

Es complejo… pero no imposible

Colección "Consicious" de H&M sustentable

¿Cree en la tan nombrada “muerte de la moda”, como gran sistema, que plantea Susana Saulquin?

Totalmente. El actual sistema debe necesariamente evolucionar hacia uno nuevo. Es posible pensar que lograr la sustentabilidad en términos de mercado masivo en la industria de la moda actual y de los textiles, tan globalizados y con procesos productivos tan fragmentados, quizá resulte una utopía. Sin embargo, las condiciones están dadas para que emerjan nuevos sistemas de moda y de producción de los textiles en el que se está gestando el mensaje entre productores y usuarios de que es posible -y necesario- desarrollar nuevos modelos de negocios y nuevos estilos de vida.

Para que esto ocurra se debe comenzar primero por un proceso de ver y comprender al sector como un sistema complejo, íntimamente conectado con otros sistemas técnicos, estructurales, sociales, culturales, económicos, todos situados en el contexto de la sustentabilidad. Tiene que verse como un todo dinámico e interconectado. La buena noticia es que cuando se hace esto, los pequeños cambios, muy a menudo se convierten en sinérgicos y su efecto combinado es transformador y mucho más grande que las acciones individuales.

Colección home wear de algodón agroecológico

¿Cuál es la visión del gobierno argentino en relación a este tema?

Entiendo que como cosmovisión, el país no tiene una agenda en materia de textiles, moda y sustentabilidad. Recién ahora, el Pacto Mundial de Naciones Unidas ha iniciado un camino con la creación de la “Primera Iniciativa Sectorial dirigida al Mundo Textil y de la Moda” tratándose del Código de Conducta y Manual para la Industria Textil y de la Moda. El jueves 1ro de agosto se llevó a cabo el lanzamiento formal en la Argentina de la versión en español de este Código.

Los organizadores -la Red Argentina del Pacto Mundial y el Centro Textil Sustentable- también desde el12 de agosto se empezó a dictar, el Programa de Formación de Líderes para el Cambio para el Sector Textil y de la Moda. Este programa está fuertemente apoyado por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación y por el Centro Metropolitano de Diseño, perteneciente al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

"Greca", reciclaje de botones

¿Cómo se encuentra Argentina en relación a otros países en el tema de la sustentabilidad en la moda?

Primero habría que distinguir entre aquellos países que han decidido tomar un liderazgo en estas temáticas -como por ejemplo, Dinamarca- y aquellos países en los que esto es una tendencia incipiente -como por ejemplo, varios países de Latinoamérica, entre ellos Argentina.

En el primer caso, los consumidores tienen acceso a una sólida y voluminosa información sobre los impactos ambientales y sociales de la moda, debido a que organizaciones -empresariales, académicas, ONG y agencias del gobierno- consideran al consumidor como un factor sumamente importante y decisivo en el cambio hacia una moda sustentable. Además, y en general, en estos países, los medios de comunicación especializados hacen un aporte responsable y el consumidor podría definirse como un consumidor consciente.

En el segundo caso, el grupo de consumidores que tiene acceso a información al respecto es realmente muy pequeño y el contenido de aquélla es escaso. Por tal motivo, la mayoría de los consumidores no es consciente en particular, del impacto ambiental que ellos mismos ocasionan al medio ambiente a través del cuidado de sus prendas, a saber: excesiva utilización (muy ineficiente) del agua y de la energía.

Sweaters "Cúbreme" de fibras naturales

¿Cómo redefiniría al lujo teniendo en cuenta estos parámetros?

La definición de éxito y la forma en que éste es percibido por las personas está cambiando, en especial, a partir de algunos hechos, como por ejemplo la publicación del Reporte “Deeper Luxury” (Lujo Profundo) -en noviembre de 2007-, cuyos autores Jem Bendell y Anthony Kleanthous señalan que los consumidores de productos y servicios de lujo se mueven por aspiraciones y que éstas engloban valores profundos como el medioambiente y los temas sociales.

Así, quienes utilizan productos y servicios de lujo como símbolo de éxito pretenden que en la actualidad, las marcas de lujo reflejen sus preocupaciones y aspiraciones por un mundo mejor. Se trata de volver a la esencia del lujo con su significado ancestral, a la compra meditada, a la manufactura artesanal (a mano) y a la belleza de los materiales en su sentido más amplio.

Back de "Conscious" H&M

Por eso, en el futuro, los productos o servicios de más alta calidad serán aquellos que generen los mayores beneficios a quienes estén involucrados en toda su cadena de valor. Los consumidores en general esperan esta excelencia y también la esperan ver en todos los aspectos de una marca de lujo.

Por ello, el conocimiento por parte de los consumidores de tal beneficio será esencial para su experiencia de elite y para el prestigio que les atribuyen sus pares. Así, el consumidor de lujo será identificado como aquél que tiene tanto los medios como la motivación para asegurar un cuidado del medioambiente y que otros mejoren su calidad de vida.

Este enfoque ‘más profundo’ y ‘más auténtico’ del lujo requerirá -por parte de las empresas pertenecientes a este sector- de un desempeño social y ambiental de verdadera excelencia, lo que implique comenzar con un proceso de cambio interno, alentando la práctica de negocios sustentables en todas las áreas de la organización y de su cadena de abastecimiento.

"Cúbreme", de la diseñadora María Alejandra Gotelli

Empezar a preguntarnos y cuestionarnos cómo y con qué estan materializadas las piezas que adquirimos es una tarea que debemos comenzar a hacer costumbre. Tener en claro que el todo es superior a la suma de las partes cuando hablamos de sustentabilidad en la moda, tiene que ser el leit motiv de la causa. Generar un nuevo sistema de producción textil significa crear a su vez nuevos sistemas, tanto económicos como políticos que se fusionan y trabajan al mismo nivel, en pos de un mejor presente y futuro.

Pero para poder ver los cambios a un nivel macro, debemos empezar por un estadio más bajo, el individual, que involucra a cada uno de nosotros. Tomar verdadera consciencia, acceder a la información y motivarnos para poder modificar pequeñas acciones que llevamos a cabo diariamente casi sin darnos cuenta, es una tarea de todos los días. Tiene que ver con evolucionar como seres humanos, pensando en un otro que merece los mismos beneficios o mejores que los propios en relación a calidad de vida. Solo así, alcanzaremos el verdadero lujo.

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.