Música

Louis Armstrong: el rey de la trompeta

Por Lu Molina

Por Luciana Molina @lumolina2

Requisitos indispensables para pasar a la historia de la música: Talento, Carisma, Personalidad y Creatividad. Definitivamente desde su juventud Louis Armstrong contó con todas ellas en una potencialidad histórica. Su aporte musical logró asentar al jazz como la música folclórica del negro estadounidense del sur. Trompetista, vocalista, dueño de un carisma y una iniciativa envidiables, Louis dejó en este mundo las interpretaciones más bellas del jazz.

Nacido en New Orleans en el inicio prematuro del Siglo XX, Louis pertenecía a una familia muy pobre. Si bien su familia carecía de antecedentes musicales, inspirado en las bandas que desfilaban por las calles, Louis comienza a estudiar para tocar la trompeta en un reformatorio, lugar al que entró y salió varias veces por delitos menores de adolescente. Allí conoció a su mentor, Joe King Oliver, quien luego lo llevaría a Chicago, donde despegó su carrera musical.

Sin muchos preámbulos, y porque el jazz merece sentarse, apoyar los pies en la mesa ratona y disfrutar, comenzamos el conteo. Vale aclarar que los temas elegidos responden total y culposamente a gusto personal, y a interpretaciones fantásticas del maestro Armstrong. En el quinto lugar, un emblema del jazz, que fue interpretado por Sinatra y Ray Charles en distintas oportunidades. Acompañado de la estrepitosa voz de Ella Fitzgeral, la reina del scat, en esta canción se puede entrever el placer con el que Armstrong interpreta. Summertime para comenzar este paseo.

En el puesto cuatro, una de las canciones mas dulces del jazz. Interpretada por primera vez por Fred Astaire en 1935, en la películaTop Hat“, esta canción debe su fama a su primer verso, que cualquier persona que guste de la música lo conocerá. Acompañado por Ella, logrando una combinación armoniosa y deslumbrante de voces y tonalidades; esta canción invita a agarrar a la primera persona que pase cerca, o en su defecto a la escoba, y ponerse a bailar. Cheek to Cheek.

El himno gospel por excelencia no paso desapercibido en el historial musical de Satchmo, apodo que recibió Armstrong al inicio de su carrera debido a la elasticidad de sus cachetes. Si bien no se conocen sus orígenes, en épocas de antaño esta canción era interpretada en los funerales de New Orleans. Louis Armstrong fue el primero en grabarla, alrededor de 1930, y lograr así su difusión internacional. Cuando los santos vienen marchando  (When The Saints Go Marching In) Louis parece tocar solo para ellos.

Entre estos dos puestos es muy difícil elegir por dos motivos. No se si priorizar la fama mundial o la belleza y el gusto personal. Por ende, ambos son el puesto N°2 y N°1. Son dos canciones memorables y hermosas. Una de ellas es el himno mundial de Louis, y quizás su logro mayor. Compuesta por Bob Thiele y George David Weiss, fue estrenada y escrita especialmente para que Louis la interpretara. Fue banda de sonido de dos películas y una serie norteamericana; y fue versionada por mas de 25 artistas.

La otra canción desde que la conocí me fascino. Es la canción insignia del Gorrión de Francia, Edit Piaf, quien la compuso y la disparó al estrellato. Cuenta con versiones de 40 artistas de renombre y fue utilizada en mas de 30 películas como banda sonora. Ahora se hace evidente mi conflicto para elegir cual es mejor, así que acá estan ambas. What a wonderful world y La Vie En Rose.

En video, una interpretación en vivo fascinante de Louis, y una recopilación de imágenes de una de las películas que la lleva como estandarte. Disfruten!

http://youtu.be/SzJY96m3lkg

http://youtu.be/97VwL0B-i7U

Y para no quedarnos con las ganas de mas, las recomendaciones finales! No perderse: When you’re smiling , Dream a little dream y la bella They can’t take that away from me.

Lu Molina

Meticulosa e incansable, siempre firme cuando se necesita una opinión. Fiel por sobre todas las cosas a su estilo y argumentos. Sabia conversadora y simpática dancer de rock clásico.