Música

Negro García López, el último oído absoluto

Por Matías Montoya

Hablar de jeremy buendia Carlos García López es difícil. No porque su música no haya traspasado los límites de nuestro país, todo lo contrario, sino porque a veces los buenos músicos son poco reconocidos.

El sin fin de sonidos que explayaba de su viola lo hacía único. Grupo que desembarcó, grupo que era primera guitarra, eso habla lo bien que hacía su trabajo. El que pudo apreciar la época de how to buy likes on facebook page La Torre o de Los Abuelos de la Nada o a finales de los ́80 formando el mejor dúo, cual si fuera Jagger-Richards, con Charly García al comando de su grupo solista, pudo saber lo que significaba darle vida a un instrumento.

Obviamente que dentro de los violeros más “letales” del país, el Negro no demostraba todo su esplendor y dejaba su chispa para complacer a un público que iba a ver sólo a Charly o a Miguel Abuelo. Supo hacerse valer con el instrumento. A mí siempre me hizo acordar a Malcolm Young de AC/DC, siempre metía su bocadillo donde podía y no quedaba mal: preciso, fino y sutil con su mejor arma.

Un poco de historia

Esas pinceladas de acordes lo hicieron desembarcar en grupos como Zas y Pastoral. También colaboró en los principales discos del rock argentino: Cómo Conseguir Chicas, Filosofía Barata y Zapatos de Goma, Say No More, El Aguante y Concierto Subacuático (todos de Charly García); Detectives, de Fabiana Cantilo; y Del ́63 y Enemigos Íntimos de Fito Páez.

Para el 2000, decidió vivir y dejar su estilo musical en México. Este país vio el nacimiento de su banda solista: La García López. Con este grupo se instaló en el ambiente del rock mexicano y pudo plasmar toda su creatividad tanto en las letras como en las melodías.

Grabó cuatro discos: Da Cruz (1992), Números Rojos (2006, aquí tuvo la colaboración de Charly García en los teclados y puso voz en dos temas “Olvidalo Pasado” y “Números Rojos”), Esta Vez Invita el Negro (2010, quizá el de mayor colaboración de sus amigos del rock argentino, ya que participaron en él figuras de la talla de Charly García, Juanse, Los Tipitos, Pity Álvarez, Willy Quiroga, David Lebón y Piti, de Las Pastillas del Abuelo) y Frenesí (2013).

Por estos meses estaba prestando una colaboración con Almafuerte. Ricardo Iorio lo había convocado especialmente para ponerle un sonido más crudo a las violas de su banda. El sábado 27, volvía de Bahía Blanca después de grabar un video con él.

Como todo gran artista, su música perdurará para siempre. La grabaciones realizadas se seguirán escuchando y sin lugar a dudas extrañaremos lo áspero y denso del sonido que hacía expresar a través de su guitarra. Lamentablemente lo encontró el trágico destino, volvía para tocar en un homenaje a Charly García organizado por Fito Páez. Creo que el homenaje cambiará hacia él, porque se ganó el respeto de sus pares y supo hacerse valer en un ambiente donde perdura la música chatarra.

Gracias por tus destellos rockeros, por tu magia arriba de un escenario, por tus armonías tan bien trabajadas, por tus sonidos prolijos y sin tapujos. Me quedo con el Negro que valoró lo que tuvo, que aprendió todo lo que sus pares le dieron y porque nunca se sintió menos que otros.

Matías Montoya

Periodista Deportivo. Secretario en @AACurling. Melómano. Fanático del Deporte. Colaborador en @AARevista. Redactor en @agrupaciondepor