Cine San Sebastián

Neruda y Cine Latino en el Festival de San Sebastián

Por Victoria Agulla Tagle

Latinoamérica late cada vez más fuerte en los festivales de cine en Europa. Pero son dos los países que resaltan en la 64 edición del Festival de San Sebastián: Chile y Argentina son los sudamericanos con mayor representación en el certamen vasco.

Gael García Bernal defendiendo el Cine Latino 💛.

Un vídeo publicado por Victoria Agulla Tagle 📸 (@vitussss) el

Con siete títulos que cuentan temáticas particulares a través de diversos géneros y repartidos en diferentes clases, estas naciones vecinas participan de la siguiente forma: la chilena Jesús, de José Guzzoni y la argentina El Invierno de Emiliano Torres se “enfrentan” en la Competencia Oficial; Rara de Pepa San MartínAquí no ha pasado nada de Alejandro Fernández AlmendrasEl Rey del Once de Daniel Burman El Cristo Ciego de Christopher Murray se presentan en Horizontes Latinos; La Educación del Rey de Santiago Esteves se proyecta en Cine en Construcción; El Extraño de Pablo Álvarez, El viento sabe que vuelvo a casa de José Luis Torres Leiva participan en Zabaltegi  y Neruda de Pablo Larraín en la Sección Perlas.

Hace un año Larraín estrenaba en el Festival de San Sebastián El Club, y hoy regresó a la capital donostiarra para presentar Neruda, que se exhibe en Perlas porque fue estrenado previamente en el Festival de Cannes.

Neruda gira alrededor del cosmos del Nobel de Literatura, centrándose en el período de la dictadura de Pinochet y más precisamente en el lapso de 1947 y 1949 cuando el dictador fue presionado por Estados Unidos para sacar al escritor del senado y perseguirlo. Luchando clandestinamente por la izquierda, el poeta tiene que huir cruzando los Andes para escapar de las autoridades chilenas.

Luis Gnecco interpreta al literato, Mercedes Morán a su mujer Delia del Carril y Gael García Bernal al policía Óscar Peluchonneau que debe perseguirlo.

fotos-pelicula-neruda-2

Ante la crítica de un periodista por haberse centrado sólo en dos años, el director chileno contestó en la rueda de prensa que ese fue el objetivo y que “para eso hacemos cine, para recrear realidades“. Además, contó que leyó todos sus libros, su autobiografía, cinco biografías sobre Neruda e hizo numerosas entrevistas a allegados del escritor.

Por último, admitió que hacer esta ficción al principio fue “aterrador” por tratarse de un personaje casi “incapturable”. Por eso, el chileno no quería describir al artista sino transmitir lo que éste producía en los demás a través de su persona y sus poemas. Para esto, el realizador combinó en sus 107 minutos, diferentes géneros como la comedia negra, el cine de culto y la road movie.

El objetivo del cineasta no era desmitificar su figura sino resaltar libremente otros aspectos más escondidos como su amor por la cocina, pasión por las mujeres, gusto por el buen vino, interés por el arte y lucha por el comunismo.

Coincidiendo con el estreno de Jackie en La Biennale di Venezia, surgió la pregunta sobre si Larraín quisiera dedicarse a hacer esta suerte de biografías, pero él no quiere encasillarse en perfiles sino continuar haciendo películas con un lenguaje visual estético, destacando la identidad de cada una a través de las emociones de sus personajes.

neruda-2

Como familia de la nobleza colonial chilena, los Larraín han sido siempre personas interesadas por la política y el arte. Tan así que su hermano Juan de Dios Larraín es el productor y de él surgió este guión. Lo trabajaron durante ocho años, ya que para “ponerle palabras a Pablo Neruda” se necesitaba de mucho tiempo. Al realizador no le interesaba ser realista en sus largometrajes sino “humano” a través de este cocktail cinematográfico de humanidad compuesto por la belleza, la torpeza y la comedia latina.

Gael García Bernal. San Sebastián, septiembre 2016.

Una publicación compartida de By Vitus l @vitussss (@byvitus) el

Sin embargo, el rodaje fue sólo de diez semanas: “No hubo mucho ensayo, sino que se fue dando en el set“, contó el elenco que se mostró siempre muy cercano y amistoso. Tras su interpretación en No (2012), Gael es el que tiene el vínculo más estrecho con Larraín.

Y, pese a que el protagonista es Gnecco, García Bernal es la gran estrella por haber sido nombrado escolta del cine latino al recibir el Premio Jaeger-LeCoultre al Cine Latino por su intensa trayectoria en el séptimo arte. El intérprete mexicano es el artista perfecto para representar al panorama de cine latinoamericano y su auge actual, ya que por más mega producciones que realice alrededor del mundo, exporta la alegría latina y lleva a América en el alma.

Es tal el compromiso que tiene este artista con su continente que, junto con Diego Luna, son propietarios de Canana Films, productora que creó el festival mexicano Ambulante Gira de Documentales. Así fue como versando el poema “América, no invoco tu nombre en vano” del “Canto del General” de Pablo Neruda, Gael García Bernal dedicó a su tierra anoche en el Teatro Victoria Eugenia.

Gael García Bernal ayer recibiendo el Premio al Cine Latino.

Un vídeo publicado por NegroWhite (@negrowhite) el

Con 37 años, el actor nacido en Guadalajara ya ha trabajado en Hollywood, ha actuado con estrellas de la talla de Brad Pitt, ha sido dirigido por genios como Pedro Almodóvar y enamorado a actrices como Dolores Fonzi o Natalie Portman. Aún así, el cineasta mexicano destaca siempre la importancia de defender el cine latinoamericano en cualquier parte del planeta.

Auspicia esta cobertura LTC Formación Empresaria Argentina. 

Victoria Agulla Tagle

De sangre creativa e inquieta. Con una sensibilidad especial para la fotografía, descubre al mirar y narra al capturar. Lectora social con gran futuro periodístico.