Moda

New York Fashion Week 2012, un adelanto del verano boreal

Por Soledad Avila

Uno de los primeros “nombres” en abrir la pasarela el día 8 de septiembre fue la marca del famoso cocodrilo, buy followers for free on instagram Lacoste. Como homenaje a su 80 aniversario en el año venidero, la colección fue un claro tributo a la firma. El director artístico dwayne johnson body transformation Felipe Oliveira Basptista mostró en la pasarela un total predominio del color blanco en sus principales prendas (remeras, sacos, shorts), además de colores como el azul y amarillo pálidos. Los vestidos sueltos y cortos con cuello polo característicos de la firma no faltaron, como así tampoco vestidos asimétricos y monos rojos, vestidos hasta debajo de la rodilla con escote en V pronunciados, pantalones de colores más fuertes como azul eléctrico y chaquetas impermeables transparentes.

Max Azria presentó BCBG y Hervé Léger, siendo la primera la línea más joven del diseñador. En ambas colecciones predominaron los vestidos. La diferencia radica en los colores utilizados en cada una y los largos de las mismas. En BCBGMAXAZRIA los vestidos son debajo de la rodilla, estampados con toques de blancos, colores como el coral, naranja con negros predominan la colección. Diferentes texturas marcan los vestidos, mezclas con cuero, encajes y transparencias. Hervé Léger tiene una línea con vestidos arriba de la rodilla, pegados al cuerpo y los toques de cuero no son tantos como la anterior. Los colores que predominan son el negro, blanco y estampados jugando con azules y rosas. También se pudo ver una línea de mallas.

La diseñadora venezolana Carolina Herrera presentó su colección rodeada de colores en donde el naranja es la estrella de la propuesta. La mezcla de colores pasteles es esencial: negro con celeste, rosa con blanco, blanco con amarillo y éste último con gris se pudo ver en la pasada, sin olvidar el clásico de la marca, como es el blanco con rojo. Tanto los vestidos como las faldas largas con cinturas ajustadas, se visualizaron en materiales como gasa, organza, seda y tul.

Luego de la alianza con Google para ser el primer desfile retratado desde los ojos de las modelos con lentes con cámaras incorporadas, la diseñadora Diane Von Furstemberg y su director creativo, Yvan Mispelaere, presentaron su nueva colección bajo el nombre de Palazzo. Con una clara estética ligada a los años 70 y a la bohemia, se observaron vestidos largos con pantalones, caftanes y túnicas. En cuanto a la paleta, el color block está muy presente, como así también colores pasteles, los brillos, lunares y estampados. En cuanto a accesorios, aros muy grandes, maxi carteras, carteras más chicas y gafas completaron la colección.

La premiada Victoria Beckham nos deleita una vez más con sus diseños. Que el negro es su color fetiche lo sabemos y a esta colección le suma el blanco, el rojo y el naranja. Este último color en cuellos, polleras y carteras. La propuesta está dirigida para una mujer sofisticada pero a la vez sexy, con los skinny pants negros tan característicos de la diseñadora. Las modelos salieron a la pasarela con sandalias planas. Si, planas de Manolo Blahnik, nada de altas plataformas para el desfile. La colección cuenta con tops, camisas súper abiertas, sacos, faldas, vestidos y pantalones.

Con su estilo europeo, Reem Acra deslumbró con su colección. Sus clásicos vestidos ajustados para cuerpos entallados harán furor en las próximas alfombras rojas. Si bien la colección sigue una línea de cortes geométricos, como marca toda la tendencia del verano 2013, las faldas de día como los vestidos de noche son una constante en la colección. En colores como el negro, navy, esmeralda, blancos y marfiles, los vestidos muestran sensuales espaldas descubiertas. El dorado fue protagonista al igual que la pedrería y los brillos. Todo indica que en las próximas alfombras rojas se verán muchos de estos diseños.

Donna Karan realizó los dos desfiles que la tienen como protagonista, DKNY y Donna Karan. En el primero muestra la pasarela como si fuesen las calles de New York, llenas de vida e historias para contar. Con una estética súper informal, sobresalieron las bermudas, los tops, las faldas metalizadas, los vestidos y los sacos en blanco. En cuanto a los complementos, la colección incluyó gorras, gafas, mochilas de cuero, riñoneras y zapatillas. Mientras que en la pasarela de Donna Karan, se vieron vestidos de gasa con un puñado de lentejuelas y vestidos azul marino debajo de las rodillas. Los colores pasteles, como el rosa, y el dorado predominaron la pasarela recordando los años 50.

Vera Wang comenzó su pasada con total white: vestidos con volados y al cuerpo, remeras, faldas, pantalones y camisas. Pero cuando llegaron los colores, tomaron como suya la pasarela el azul, el celeste, azul marino con encajes negros, negro con pedrería tanto en los hombros como en los puños, verde hierba, violeta, amarillo, culminando en oro. Los tejidos como el guipur y el chantilly dan a la colección un toque atemporal.

Un clásico de las pasarelas neoyorquinas es Oscar de la Renta. El oriundo de Republica Dominicana alucinó a los presentes. Trajes para damas de la alta sociedad o vestidos para alfombra roja, el desfile contó con todos los condimentos posibles para que sea un éxito. Desde conjuntos de pantalones y blazer para la noche o trajes de lino color marfil hasta llegar a los vestidos de fiesta en plumas y tules bordados. La pasarela tuvo mucho de minimalista pero también colores como el fucsia, verde, mostaza y celeste. Las faldas con volúmenes, infaltables del diseñador.

Si hay algo que marcó la pasarela de Jenny Packham fue el brillo. Su reminiscencia a los años 70 fue una constante durante todo el desfile. Una colección vintage para la mujer moderna, cargada de paillettes acompañados por aros y colgantes con brillos, tanto en vestidos como en sacos para acompañarlos. El resto de la colección se completó con lunares, colores pasteles como el rosa y el amarillo, además de sobrios pero con detalles de brillos dorados en los puños y vestidos con largas aberturas.

Narciso Rodríguez volvió a impactar. Con la simplicidad que lo caracteriza, el diseñador conoce y entiende lo que las mujeres necesitan. Desde los colores utilizados como el verde azulado, verde musgo, rojo, blanco y negro, hasta la presentación de sacos con corte frac y vestidos con espaldas pronunciadas. Destacaron los vestidos bicolores con tirantes muy finos y pantalones combinados con blusas estampadas de perlas muy elegantes. Además, incluyó estampados florales y camisas abiertas, tanto en la parte delantera como en la espalda, dejando poco para la imaginación del que las ve.El diseñador logró una colección que roza la perfección.

Cuando la primera modelo salió a la pasarela, fue obvia la inspiración tomada por Ralph Lauren. Aires españoles y latinoamericanos emergían por doquier. Con boinas, aros de colores, carteras bohemias y pañuelos enlazados al cuello, la colección estuvo repleta de reminiscencias latinas y aires toreros. Desde pantalones de cuero con flecos, ponchos, vestidos con estampados florales, hasta toreras para la noche. Los colores más utilizados fueron el blanco, negro, rojo y turquesa. Si algo puede definir la colección de Ralph es lo folclórico de la misma.

En propias palabras del diseñador Michael Kors, su colección posee un “glamour geométrico”. Es por eso que en la pasarela se pudo ver, al igual que Marc Jacobs, un guiño a los años 60 y al pop art. Rayas, bloques geométricos, colores básicos, líneas evasé, minifaldas y líneas muy sencillas abundan en la colección. Trajes para hombres y mujeres con líneas verticales en blanco y negro, un esencial de la colección. En cuanto a los colores, además del predominio del blanco y el negro, el diseñador apostó por los rojos, amarillos, azules y verdes. Además, un traje de una sola pieza con cremalleras a los costados, un vestido de cuero negro con cierre de broche de oro y capas de acabados con colores primarios brillantes, fueron los diseños más sobresalientes.

Keren Craig y Georgina Chapman eligieron sumergirse en la estética de la India para lograr la nueva colección de ensueño de Marchesa. Con sedas de ese país, saris, oros, se pudo ver una colección completamente al estilo Bollywood. En cuanto a las telas utilizadas, se vieron tejidos con bordados, dobles capas de seda y tul, ornamentación en plata, drapeados sari y flecos. ¿Los colores? Desde el blanco angelical de los vestidos de novia hasta fucsias, mandarinas, o vestidos con bordes de oro pintado a mano. Una vez más la marca demuestra por qué es la más elegida para las red carpets venideras y la favorita para los vestidos de novia de las celebrities.

Yo opino

Por Alejandro Arias Bazán desde Nueva York

A pocos días por terminar el mes de septiembre y dar comienzo a la primavera en nuestro hemisferio, Estados Unidos cerró las puertas del Lincoln Center donde del 6 al 13 de este mes se presentó el Fashion Week, llamado oficialmente Mercedes-Benz Fashion Week, aticipándose seis meses a su primavera verano, teniendo en cuenta que ellos están a punto de comenzar su otoño. Siete días, más de noventa y cinco desfiles, más de cien diseñadores, dos carpas de backstage, cuatro carpas de pasarellas, cientos de modelos, maquilladores, peinadores, técnicos y miles de personas.

New York se vistió a la moda durante esa semana, un evento que se realiza dos veces al año en esta ciudad recaudando entre restaurantes, hoteles, líneas aéreas, etc, más de 850 millones de dólares, una movida de lujo tan prolija y estudiada que no deja de asómbrarte.

El Fashion Week de New York fue el primero en su rubro, ya que cuenta con su origen el 1943, donde a la publicista de moda Eleanor Lambert se le ocurrió armar un evento bajo el nombre de Press Week (Semana de la Prensa). El evento nació en un periodo en que Europa vivía el impacto de la segunda guerra mundial y necesitaba tomar la punta para darle lugar a los diseñadores americanos.

Claro que no es el Fashion Week que lidera a nivel mundial, siendo el de París el principal, seguido por New York, continuado por Milán y Londres en orden de importancia. Cada diseño que se vieron en las pasarelas del MBFW es un producto único, ya que son prendas que aún no están en el mercado y que estarán cuando los grandes dueños de las tiendas más importantes (sentados en primera fila) hagan sus pedidos para la próxima temporada, de allí que las presentaciones de las colecciones son seis meses antes.

Con etéreas modelos americanas y rusas en su mayoría, con figuras extremadamente delgadas y de corta edad, algunas entre 15 y 17 años, los desfiles de temporada mostraron vestidos realmente maravillosos. Si bien cada diseñador hacia su propuesta personal y la inspiración se veía a flor de piel de cada una de las colecciones, los colores pasteles fueron los protagonistas,
pero de repente nos íbamos de colores tan plenos y elegantes a estampados tan exóticos que hacían que las modelos lucieran como verdaderas musas exóticas.

Los diseñadores que presentan sus colecciones son a nivel regional-local, en el caso del MBFW son principalmente diseñadores del continente americano, casas de origen del norte, central y del sur, siendo este último representado por Brasil (Carlos Miele), siendo Argentina el gran ausente.

Las figuras más convocantes, ya que es imposible nombrarlos a todos, fueron Donna Karan, Diane Von Furstenberg, Carolina Herrera, Anna Sui y la diseñadora preferida de la Primera Dama Estadounidense Vera Wang. Entre los caballeros Ralph Lauren, Calvin Klein, Lacoste y Tommy Hilfiger.

Sorprendieron las colecciones de Nicholas K, Supima, Tadashi Shoji, Noon by NoorNina Skarra por mencionar algunos. El aire de la moda se respira no solamente en las pasarelas de MBFW, sino en sus calles, bares y restaurantes. Si bien es una ciudad que consume mucha moda, es en esta fecha en particular donde el espíritu de las pasarelas se traslada a la piel de las personas, mismo efecto que produce la Navidad a fines de diciembre, algo realmente curioso.

La información visual es un exceso, increíblemente enriquecedora y la moda y el buen gusto (a veces) se apoderan de tu cuerpo y te invaden, demostrando lo que ya sabemos, que la moda no es una cuestión de revistas, tan solo de actitud.

Soledad Avila

Experta en celebrities, Red Carpet e It Girls. Apasionada por la moda y amante furiosa del deporte. Adicta al indie rock. Es una caja de sorpresas -geniales-.