http://jedaware.com/liquid-clenbuterol-before-and-after Liquid clenbuterol before and after

Cine

¡No renuncio!: la idiocracia italiana

Por Vanesa Fognani

Zydex turinabol dosage Quo vado? (traducida como ¡No renuncio!) es una parodia repleta de malos gags, chistes reciclados y actuaciones exageradísimas. Vendida con un tagline rimbombante – “la comedia italiana más taquillera de todos los tiempos”- y con un afiche horrible, la película intenta hacer una caricatura del empleado público sin causar demasiada gracia.

http://steroidsbesthgh.com/when-will-i-notice-cytomel-increase_8h/ When will i notice cytomel increase quo-vado-770x505

http://steroider-kobe.com/superdrol-turinabol-stack_ga/ Superdrol turinabol stack Explorar en la burocracia estatal puede ser interesante, pero cuando a los quinces minutos de película se devela el chiste del “sello” –universalmente conocido- y se chicanea con señoras – benditas empleadas públicas- que se toman el té y se hacen la manicura en horario de trabajo, todo resulta paradójico o sin sentido.

Turinabol t3 cycle La risa dura lo que dura ese chiste, o sea quince minutos, momento en donde el protagonista Oxandrolone does it work Checco Zalone – dicen que en Italia es un capo/cómico-, un pelado de treinta y pico se describe como un ferviente, orgulloso y “aburguesado” empleado público. No es detalle menor que el personaje del Sr. Zalone, quien además de actuar es guionista de la película, también se llame Checco.

http://steroidsbesthgh.com/where-to-get-deca-durabolin_ok/ Where to get deca durabolin immagine_quo-vado_63424

http://kenwoodliquors.com/anavar-tablets-for-sale Anavar tablets for sale Esto es bien de telefilm, o sea el “cómico” de moda interpreta un tríptico de comedias populares – Che bella Giornata, Cado dalle nubi, etc que por suerte no ví- con diferentes temáticas telúricas. La estética de televisión se atesora desde la primera escena. Todo funciona con la liturgia de la tele.

Is boldenone undecylenate safe Checco es secuestrado por una tribu en África (¿?) quien amenaza con matarlo. Pero, acto seguido, le da como opción de “salvación” escuchar su historia de vida, y si el jefe de la tribu cree que su vida es relevante, le da la suerte de seguir viviendo.

http://muscle-building-steroids.com/masteron-and-proviron_bh/ Masteron and proviron 40228

Buy clenbuterol t3 ketotifen De ahí, una historia facilista, poco original y débil de guión se adueña de un metraje que aburre. El delirio, sumado a la verborragia insoportable de Checco, demuele una película que no tiene ni un gag hilarante (bueno, el del sello me hizo reír un poco).

http://steroider-kobe.com/decanoate-half-life_s2/ Decanoate half life La ironía se usa de un modo poco inteligente, de manera soez. Checco es visualmente desagradable, generando rechazo en los espectadores. Zalone intenta reírse de sí mismo, pero ese auto boicot se vuelve incluso presuntuoso. La desmedida y recurrente muletilla del tano bruto, ventajero, malcriado por la “mamma” y egoísta, irrita.

quovado1

Checco cuenta su historia de vida, que va desde un viaje a Noruega hasta un enamoramiento con Valeria – Nandrolone functional groups Eleonora Giovanardi es lo único bueno de la película-  quien intenta hacerlo cambiar.

Pero, ¿se puede cambiar la idiocracia italiana?. Por ese lado va ¡No renuncio! – el título alude a perpetuarse en la planta permanente del estado- una película burda y con un personaje principal que cae mal. Uno sale del cine con ese ánimo de gastada, como si le hubieran librado una broma pesada. Si puede, evítela.

 

Vanesa Fognani

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Estudió la carrera de Crítica de Cine en la revista EL AMANTE. Actualmente es redactora de la sección espectáculos del portal de noticias NOTINAC.