Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Música

Once I Was an Eagle y el talento infinito de Laura Marling

Por Aby Todd

Parece que fue ayer que Laura Marling se presentaba en Argentina con dos discos, y un par de temas que compondrían lo que sería el tercero, A Creature I Don’t Know. Sin embargo, pasaron dos años, y la inglesa a falta de tres, ya tiene cuatro albums. No perdió el tiempo, no lo dejó pasar tampoco. Y es que Laura puede sacar un disco cada seis meses y nadie se sorprendería, porque tiene un arsenal de canciones inagotable, deslumbrante, y porque es impredecible.

Todos traen algo nuevo, todos traen una nueva pieza para armar este rompecabezas enorme que parece ser Laura Marling. ¿Folk? ¿Folk pop? ¿Folk rock? ¿Indie folk? Pongan el nombre que quieran, da igual…Once I Was an Eagle es otra faceta de la británica y estamos agradecidos de que por fin haya llegado a nuestros oídos.

 

En otra nota dije que si Alas I Cannot Swim era el álbum con mas “chispa”, y I Speak Because I Can el más melancólico y oscuro, el tercero A Creature I Don’t Know era una mezcla de ambos, pero mejor. También hablé de la variedad de instrumentos y arreglos, de las composiciones más fuertes que presentaba ese último, con más presencia de la percusión. Y la rematé diciendo que Laura proponía un cambio, no radical, pero cambio al fin.

En Once I Was an Eagle, Laura vuelve a proponer un cambio en varios aspectos. Primero hay que decir que este álbum fue grabado en Los Ángeles (donde Laura vive desde hace unos meses) con la ayuda del productor Ethan Jons (Rufus Wainwright; Tom Jones; Kings Of Leon; Ryan Adams) y el ingeniero de sonido Dom Monks. Lo particular de este disco es que no fue grabado con la banda tradicional que acompaña a Marling desde siempre: acá tenemos a Laura, su guitarra, y su chelista Ruth de Turberville.

«This was the first record that I recorded all by myself in a tiny little room and then Ethan added instruments on top of it» declaró Laura hace poco.

Suenan otros instrumentos pero el sonido es distinto, es más austero y la diferencia es notable, aunque eso no limita a esta talentosa británica que vuelve a brillar con 16 temas maravillosos.

Once I Was an Eagle es una montaña rusa de emociones. Laura arranca con “Take the Night Off”, su voz envidiable y esa guitarra, su fiel compañera de viaje, siguiéndola a la par, muy suavemente. Pero a medida que avanza el disco, la guitarra empieza a agitarse, las cuerdas empiezan a sonar con más intensidad y llega ese rasgueo alocado de la mano de “Master Hunter”.

El disco tiene un objetivo, llevarnos de un clima a otro, movernos entre distintos estados de ánimo, y esa intención es clara, tan clara que no es casualidad que haya un Interludio que nos marca el paso de una parte oscura, sombría, melancólica a otra que busca  inyectar energía, alegría, con variaciones. Una de los variaciones la introduce el órgano, un instrumento que no había sonado nunca hasta el momento en las canciones de Marling, y que acá está en pocos temas pero es muy efectivo.

Devil’s Resting Place”, previa al interludio, cierra la parte “bajón” del disco para que llegue “Undine” e inicie la segunda parte. “Where Can I Go? y “Once” con el mencionado órgano; la guitarra acústica en “When Were You Happy? y “Little Bird son muestras del cambio de clima. Y para el final, «Save These Words«, que cierra el viaje a toda orquesta y hace que parezca imposible que sea el mismo disco que arrancó tan oscuro y sombrío.

 “When we were in love (if we were), I was an eagle and you were a dove”

Otro aspecto destacable de este trabajo es que sus letras ya no son tan poéticas como solían serlo (sobre todo en los dos primeros discos). Acá hay una Laura más directa que se expresa con crudeza, claridad y sinceridad sobre muchos temas, todos relacionados con el amor. Laura, al hablar de las partes del disco, definió la primera como una mezcla de caos, frustración, rebeldía y agresión.  De hecho, en «I Was an Eagle» se despacha contra el romance con dureza, no sólo en la letra sino también en su voz y su guitarra:

“I will not be a victim of romance
I will not be a victim of circumstance
Chance or circumstance or romance, or any man
who could get his dirty little hands on me”
 

También se toma un tiempo para ponerse desafiante, como en Devil’s Resting Place: “Come up here to speak to me and hold your face to mine, any man can hold my gaze has done his job just fine.”

En la transición, o «la parte central» dice Laura, viene «la aceptación morbosa de la realidad». En Once, Laura le dedica un espacio a la reflexión sobre la madurez, mira hacia atrás con nostalgia y ¿enojo?:

“Oh I was a child once, Oh I was happy young,

When all I didn’t know needed doing, had been done”

942417_10151648645344935_1684905201_n

Ya en la última parte, ella habla de «un renacer, no brillante y esperanzador sino un inocente renacer». En When Were you Happy? (And How Long Has That Been) se plantea cuánto dura realmente la felicidad en una relación. Sin embargo, hacia el final afloja un poco, («there is some relief when you get to the end» dijo en una entrevista) y deja atrás las críticas, las reflexiones crudas: “I am brave and love is sweet and silence speaks for him and me” canta en Love Be Brave.

 

 

Un disco que necesita ser escuchado varias veces para captar cada momento, cada significado, cada sensación, pero que es efectivo como el primero, como el segundo, como el tercero…y seguramente como los que vendrán. No se trata de sobreestimar a Laura, se trata de entregarse a su talento, ella sabe lo que hace y en cada nuevo trabajo lo demuestra con creces.

Aby Todd

Joven cinéfila que vive en España. Nos habla de los mejores directores, actores y de todos aquellos films que solemos olvidar. Las películas de terror son su devoción.