#TEDx Entrevistas Sociedad

Pablo Heinig en #TEDx y las nuevas competencias contra un futuro incierto

Por Iara Tevez Nesteruk

Colaboración de Carola Cinto

“Quiero comenzar pidiéndoles un favor y es que a lo largo de este corto espacio que voy a compartir con ustedes, domestiquen algo que yo llamo ‘voces interiores'” Así comenzaba su charla Pablo Heinig en el TEDx Córdoba 2015. A lo largo de veinte minutos nos propuso un método para pensar, sentir y actuar de acuerdo a las personas que queremos ser.

Pablo es ingeniero mecánico electricista y tiene un doctorado en Ocio y Desarrollo de Potencial Humano. Mitad alemán, mitad argentino, se pasó toda su vida así, fusionando cosas que pueden parecer antagónicas. Mientras estudiaba Ingeniería empezó a cursar la Licenciatura de Teatro, actividad que desarrolló por más de 20 años. Hoy fusiona mundos, nutriéndose de la filosofía, psicología, teatro y artes marciales para desarrollar con el pragmatismo de la ingeniería contenidos y herramientas que promuevan el desarrollo del potencial humano.

Dirige su propia consultora, Pablo Heinig y Asociados, desde la cual desarrolla su labor como speaker internacional y asesor de alta dirección. Dicta regularmente seminarios de capacitación en toda Latinoamérica, EEUU y España,  es Profesor de ESADE Business School Barcelona y docente invitado en diversas universidades latinoamericanas. Es coautor del libro “La Industria del Tiempo Libre”.

Fue descrito por los presentadores del TEDx Córdoba como “el tío que todos querrían tener”, porque mientras nos introducía un método revolucionario para entender el mundo de hoy, nos hacía morir de la risa simultáneamente. Pablo Heinig es carismático como pocos.

11114320_1218415501506918_8093091303622793358_o

Su charla “De la resignación a la ambición: tres competencias básicas para crear futuro” nos enfrenta con una realidad inquietante: el mundo, construido por las nuevas tecnologías, nos demanda nuevas competencias y recursos que no poseemos.

Puede parecer una idea complicada de entender, pero Pablo, con chistes de por medio, nos explica de manera clara de qué se trata la matriz teórica de su charla.

El modo de pensar de la humanidad es lineal y presupone que yo miro al pasado, miro hacia adelante y hago una proyección. Por ejemplo yo puedo decir: si en las últimas tres semanas estuvo nublado, la próxima semana va a salir el sol porque la estadística demuestra que nunca hubo más de 4 semanas de lluvia. Eso es el pensamiento lineal: mira el pasado para proyectar hacia adelante.

El modelo de competencia y de enseñanza está basado en esa lógica, y esa lógica hoy no se da. Porque cuando lo ves en una curva, eso es una recta y ¿cómo está creciendo el entorno? Exponencialmente impulsado por las tecnologías. Eso genera que el que diga como va a ser el mundo en un año, está mintiendo. Nadie lo sabe y encima los modelos de formación presupone cómo va a ser el futuro y preparan a la gente para enfrentar ese futuro. Arrancan de un supuesto falso y preparan a partir de ese supuesto falso.

Hoy lo que sucede es que cada uno de nosotros se enfrenta a situaciones para los cuales no hay conocimientos desarrollados y entonces vamos a tener que desarrollar competencias básicas que tienen que ver con: primero, tolerar no saber lo que va a pasar; segundo, desarrollar la capacidad que para cuando te enfrentes a una situación, no la vas a poder definir y mientras te estás enfrentando a la situación vas a tener que inventar recursos para enfrentarla. Porque los recursos, los conocimientos y las habilidades que mandan las situaciones del futuro, no están inventadas todavía.

Y en ese sentido, mientras el entorno evoluciona exponencialmente, la lógica sigue siendo lineal. Es por eso que la diferencia entre los desafíos que nos enfrenta el mundo y los recursos que tenemos para resolverlos, crece día a día.

Eso genera que cuando la gente dice que está cada vez más estresada, el motivo es que yo siento que con los recursos y competencias que tengo no puedo enfrentar el mundo que me toca enfrentar.

12241096_1219903061358162_1196317322863090318_o

¿Cuál cree que es el origen de este modelo lineal de construcción de la historia?

Esas estructuras vienen de la lógica de la revolución industrial y que persistió en el tiempo. Efectivamente el mundo antes, era así . Hasta que interrumpieron las TICs, que marcan la evolución del entorno. Las grandes revoluciones del mundo empiezan siendo tecnológicas y terminan desencadenandose en revoluciones sociales, económicas, políticas, de pensamiento. Nuestro modelo sigue basado en la revolución tencológica anterior.

O sea que nosotros creamos cosas que no podemos manejar…

Si podemos manejarlas, lo que pasa es que tenemos que entrenar unas competencias nuevas. Cuando la gente se pone anti tecnológica y empieza a pensar que la tecnología es el diablo, entonces yo te digo “no no, ese no es el problema, vos tenes que adaptarte”. A mi me encanta la tecnología, ¿quién me va a negar que un celular no te va a solucionar miles de problemas? Ahora, si vos no tenés la gestión emocional de atender el celular, cuando lo tenés que atender, el problema no es el celular el problema sos vos.

¿Qué pensás de la “adicción a la tecnología”? ¿Crees que realmente las capacidades emocionales de las personas fueron disminuidas por las tecnologías?

No, la tecnología no disminuye nada. Al contrario, aumenta nuestro poder. Con la tencología tenemos omnipresencia, podemos estar en varios lugares a la vez, pero no nos dieron el curso de inducción. El problema es que no somos capaces de manejar tremendo poder. Es fantástica la tecnología y las cosas que nos permiten. En los TEDx se han contado millones de historias de transformación social basada en la tecnología, que sin esa tecnología no sería posible.

¿Hay alguna diferencia en la forma en que el sujeto se enfrenta a esta realidad moldeada por la tecnología, entre los distintos países?

Yo creo que no, lo que está en crisis es el modelo de competencias mundiales. Hablo de metacompetencias. Las competencias específicas – o conocimiento técnico – que desarrollás cuando aprendés a manejar un programa se renuevan con mayor rapidez.

Pero lo que no nos enseñan es la capacidad de tolerar la incertidumbre, nos enseñan a buscar y generar certidumbre. La gente prefiere que le mientan con certeza a que le digan una verdad incierta. Se deben desarrollar competencias generales mínimas para, sobre eso, desarrollar las competencias específicas. Las competencias específicas se van a vencer, y vas a tener que aprender nuevas; pero para lograr esto vas a necesitar versatilidad, que es una competencia genérica.

¿Las instituciones, como la democracia o el mercado, también están obsoletas?

Yo creo que todas quedaron excedidas ante el entorno que nos toca enfrentar. Su evolución es muy lenta, al igual que las competencias personales Cuando muestro la curva de evolución de competencias, son individuales, organizacionales, políticas, sociales.

En realidad es un mundo en crisis. Y ante tal situación hay dos opciones: o desarrollás las competencias o colapsas. Y creo que eso es probable que pase, van a haber instituciones que van a colapsar y en las cuales surgirá un nuevo modelo, y algunas que podrán reconvertirse antes de colapsar.

12186683_1211930842155384_751230966973367809_o

Es por eso que Pablo nos presenta tres metacompetencias principales para hacerle frente a este futuro incierto. No es una receta perfecta que nos asegure el éxito en todos nuestros ámbitos de acción, pero si una propuesta que nos ayuda a adaptarnos a un entorno cambiante.

La primera, es que en momentos de incertidumbre en los que las ideas parecen acabarse y los resultados son insatisfatorios, hay que cambiar de perspectiva. Se deben generar interpretaciones alternativas a lo que estoy viviendo, algo que llama gestión de la racionalidad.

Segundo emocionalidad, que representa el combustible de la acción humana, para permitirnos sostener algo en el tiempo y con constancia, “Si no tengo la emoción que necesito para hacer lo que quiero hacer, no lo puedo hacer.”

Por último, pero tal vez la metacompetencia más importante, la gestión de la corporalidad. Pablo nos cuenta que en occidente nos olvidamos del cuerpo, relegado a ser simplemente el transporte para llevar la cabeza. Si ignorás al cuerpo, nada de lo que pensás y sentís impacta en el mundo. Es por ello que lo deconstruye en cuatro dimensiones: columna y cabeza; gestos (manos y brazos); la parada (pies y pierna) y la respiración. “Si yo logro tomar consciencia de esto, cada uno de los elementos tiene estrategias básicas para inducir en mi y en los otros emocionalidad y racionalidad.”

Con la conjugación de estos tres factores (pensar, sentir y manejar el cuerpo) Pablo nos invita a probar el método Cre-acting. Si vos lográs pensar, sentir y poner el cuerpo como la persona que deseás ser, vas a terminar siendo esa persona“. Sin embargo, aclara que este personaje no debe ser tomado como algo peyorativo. “Lo que vos sos, es un personaje surgido de tu historia”. No significa intentar ser otra persona sino potenciar lo que ya existe y lo que somos, para poder hacerle frente a un futuro incierto.

 

Te invitamos a ver la charla completa de Pablo Heinig

 

Iara Tevez Nesteruk

Licenciada en Relaciones Internacionales y Diplomada en Comunicación digital y Social Media. Feminista. Le gusta hablar de política, música y series. El fuego como filosofía de vida: es mejor arder que apagarse lentamente.