http://muscle-building-steroids.com/proviron-and-winstrol_1v/ Proviron and winstrol

Música Visuales

Para el recuerdo: Mötley Crüe en Argentina (+Buckcherry)

Por George Blanco

http://royalmaderavineyards.com/sustanon-how-to-use Sustanon how to use | Por George Blanco

Difícil para este autor reflejar con palabras lo que sintió el jueves 19 de mayo, durante el primero de los dos días de http://jedaware.com/what-produces-testosterone-in-males What produces testosterone in males Mötley Crüe en Argentina. Increíble pero cierto, alguien que trabaja con las palabras se quedo sin ellas. En todo caso, los sueños posteriores, como una especie de deja vu, dejaron entrever que aquel anhelo de ver a la banda que descubrí como fan hace relativamente poco, se hacía realidad.

href=”http://georgeblanco.com.ar/post/5563313180″>Así lo vivía en los días previos…

Si cuando sonó Wild Side y http://kokinetics.com/buy-steroids-tenerife Buy steroids tenerife Vince Neil tomo su micrófono con diamantes me pareció haber estado caminando hacia donde apunta el sol, muy a pesar de tormentas y obstáculos. Si cuando empezó Live Wire sentí que me desarmaba mientras miraba fijo a http://steroidsbesthgh.com/how-much-does-nolvadex-cost_ay/ How much does nolvadex cost Nikki Sixx, casi como una reverencia, agradeciéndole por estar ahí. Esa noche, esas dos horas y pico que duró el show, me darían a entender que este ya se había convertido en uno de los momentos de mi vida.

El público está intacto. Son fieles, aguantadores, capaces de liquidar un sueldo (y mucho más) por estar junto a ellos como si se tratara de una fiesta en el patio de casa. Crüe toca como si estuviera en el garage. Atrás quedan (y que bien nos hace) las diferencias que puedan existir entre sus miembros. Se entregan, dan todo. Vince mirá a la gente, melancólico, como queriendo recuperar la memoria de sus años en la cuspide del rock & roll. Parece que ese recuerdo es todo para el. El rock, es lo único -y lo más grande- que tiene.

Nikki expone todo su virtuosismo, el es el compas, el alma de la banda. Su presencia es imponente, sus ganas de llevar adelante la banda de su vida, también. Tommy sigue conservando su postura de showman mientras le pega con furia a su bateria. Se para, gesticula, sale de la la bateria para hablar con la gente y hasta regala su Jack Daniels.

Los cuatro vuelven a ser amigos, por dos horas homenajean las canciones que los llevaron a ser una de las bandas de rock más poderosas de la tierra. Shout at the Devil y Same Ol’ Situation son una muestra de que la fuerza está intacta. http://royalmaderavineyards.com/anavar-and-test-e-cycle Anavar and test e cycle Mick Mars hace hablar su guitarra pero el apenas se mueve. Admirable.

Las lagrimas afloraron cuando Don’t Go Away Mad me encontró en una circunstancia que, cuanto menos, era mágica. Veía padres con sus hijos, ¡Madres con sus hijos!, mucha nostalgia, mucho llanto. Mucho cuero, melenas batidas y trajes brillantes. El Malvinas Argentinas fue refugio de una porción de historia del rock, casi como un testigo único. Methandienone injectable Home Sweet Home, con Nikki y Vince sentados al lado del piano de http://muscle-building-steroids.com/price-of-testosterone_rk/ Price of testosterone Tommy terminó de emocionar a todos.

¿Cómo medir esa emoción? No se puede. Es propia, única e irrepetible. Quienes volvieron el viernes 20 se encontraron con un setlist prácticamente idéntico, salvo por Ten Seconds To Love y Helter Skelter, que cambiaron por Too Fast For Love y Look’s That Kill respectivamente, pero con la cámara y, principalmente, la mirada preparada para atesorar cada minuto de Otc testosterone booster Mötley Crüe en Argentina.

Mötley Crüe Setlist Estadio Cubierto Malvinas Argentinas, Buenos Aires, Argentina 2011, Summer Tour

Habiendo avisado en la primera oración que esta nota no pretendía convertirse en un análisis objetivo del show, mantengo las sensaciones de haber presenciado http://steroider-kobe.com/primobolan-tablets-for-sale_mx/ Primobolan tablets for sale Dr. Feelgood, Dianabol death Girls Girls Girls y todos los demás temas a menos de un metro de los ‘motoqueros’. Puedo hacer bandera de haber vivido intensamente la previa, con dificultades pero con el sabor de “haber llegado”. Con la satisfacción de estar ahí.

Foto Farbone Studio/Maria Peluffo Prensa

“Fuck yes!!!!”, grita http://kokinetics.com/drostanolone-metabolites-and-androstane Drostanolone metabolites and androstane Tommy Lee y son las últimas palabras de http://steroidsbesthgh.com/promethazine-dosage-by-weight_hm/ Promethazine dosage by weight Mötley Crüe en Buenos Aires, tal vez a modo de veredicto, tal vez como señal de triunfo y reencuentro con su gente. La banda está más viva que nunca y es probable que eso no se termine jamás. Por mi parte, estuve, les hice mi homenaje y vuelvo a caminar con sus discos de fondo como una fuerza extra. Vi a la banda de mi vida y es algo que me llevo para siempre y por siempre, a donde sea.

La previa: Buckcherry

| Por Exequiel Carrizo

Buckcherry, para muchos rockeros fue para muchos una grata sorpresa. Para otros, la confirmación de que es una gran banda de rock. A priori, no era tarea fácil calentar el clima del Estadio Malvinas Argentinas el 19 y 20 de mayo, pero Buckcherry lo hiz y muy bien. “Dead”, fue el tema que arrancó y despertó a todos esos rockeros ansioso de pogear con una buena dosis del legendario Hard Rock

  • Video de la entrada de Buck el 19
  • El rock siguió con Rescue me y All night long. Temas que, aunque varios espectadores no conocían, ayudaban con coros como, “alll nigh looong”. Varios de sus temas clásicos fueron tocados, desde Everything, Next 2 you y lit up, tal vez, éste último tema como el más reconocido por la banda. Y como para no perder la costumbre, típico de bandas de hard rock, una balada que a más de uno se le piantaron lágrimas, “Sorry” fue el penúltimo tema. Ya no quedaba nada por esperarse esa noche antes del comienzo de Crüe, y terminó rockeando todo el Malvinas al ritmo de Crazybitch. Buckcherry, ha sido una de las mejores bandas de los últimos 10 años en rescatar, que rescató el espíritu del Hard Rock ochentoso. Los argentinos pudieron corroborarlo.

    Fotos en blanco y negro: Farbone Studio/Maria Peluffo Prensa


    George Blanco

    Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.