Espectaculos

Parque Lezama: Campanella en el teatro

Por Santiago Jorge

A pesar de su consagración absoluta e indiscutida como el gran director del cine argentino, http://steroidsbesthgh.com/best-indian-exemestane-brands_3p/ Best indian exemestane brands Juan José Campanella no se quedó en los laureles y decidió apostar su prestigio en este Why do some women have trouble conceiving on letrozole 2013: ya pasó su debut en el cine de animación con Is sustanon 250 good “Metegol” (genero inhóspito para estas tierras) y ahora es el turno de su primera incursión en el mundo de las tablas como director en http://steroidsbesthgh.com/most-common-anabolic-steroids_ss/ Most common anabolic steroids “Parque Lezama”. El resultado de tamaña timba está a la vista: seis funciones semanales con localidades agotadas y un espectáculo acabado, profundo y sensible, pero como si fuera poco, entretenido y divertido de principio a fin.

La pieza transcurre en una banqueta del mítico parque porteño; allí, de casualidad, se dan cita dos antagónicos personajes: un viejo militante histórico del partido comunista ( http://steroidsbesthgh.com/can-i-take-cytomel-and-synthroid-at-the-same-time_zc/ Can i take cytomel and synthroid at the same time Luis Brandoni) enraizado y formado a la luz de la doctrina marxista, absorbido por sus mentiras y fábulas como modo consciente y digno de sobrellevar su vida; y un timorato portero de 81 años ( http://steroidsbesthgh.com/el-arimidex-afecta-las-articulaciones_7a/ El arimidex afecta las articulaciones Eduardo Blanco) cuyo dogma ha sido el conformismo, el “no te metás” y la indiferencia para con las causas políticas y sociales. De sus disparatadas charlas e incidentes se va entramando el hilo conductor de la obra: la condición humana; con sus grandezas y temores, con sus utopías y realidades.

Las dos actuaciones principales son superlativas y van a ser memorables cuando la obra sea parte del pasado. Ellos son los artífices y quienes manejan a la perfección la ironía y las risas desde el escenario. A su vez, Campanella, con su adaptación, le da contemporaneidad y argentinidad a la obra de Herb Gardner que se sitúa originalmente en la Nueva York del siglo pasado.

Se nota la mano del director al exponer en un escenario a la vida misma, con temas que van desde la soledad en la tercera edad, las relaciones familiares, las brechas generacionales, el amor por los ideales y la desilusión por el triunfo de las urgencias de nuestras necesidades materiales.

Como es habitual en sus películas, Campanella aquí también conjuga de modo exquisito una historia simple y cotidiana con la profundidad de preguntarse por el sentido de la existencia y de las cosas. La combinación del humor y del alto vuelo en cuanto a contenido, hacen de “Parque Lezama” un cóctel fatal, una locomotora imparable que atrapa al público y lo mantiene cautivo por más de dos horas.

Podría seguir deshaciéndome en elogios para con Campanella, pero caería en un lugar común. Quizá hasta el Oscar del 2010 también se quede corto. Lo importante es que sus obras y su arte van a seguir estando ahí, al alcance del común de los mortales, listas para ser disfrutadas, y todo parece indicar que “Parque Lezama” es una parada indispensable.

Santiago Jorge

Comprador compulsivo de discos, escriba constante y Escritor ocasional. Abogado y docente en la Universidad Nacional de Jujuy.