Música

Placebo en Argentina: El efecto sigue

Por Mauri Llaver

Mi nombre es Brian y el nombre de mi grupo de rock es Placebo.

Sí, buy Online Solidworks 2013 Premium Placebo pasó por cuarta vez por la Argentina, esta vez en el marco de la gira de presentación de su último disco, http://narissadoumani.com/oem/best-price-paragon-drive-backup-professional-85.html best price paragon drive backup professional 85 Loud Like Love, el pasado 12 de abril en el microestadio dbol steroid information Malvinas Argentinas, en Buenos Aires.

Con un público de unas 4000 personas, el trío inglés compuesto por steroids for sale canada Brian Molko, Stefan Olsdal y Steve Forrest, acompañados por 3 músicos de gira dio un show con una perfección técnica envidiable. Con base en una calidad de sonido pocas veces vista (o escuchada) por quien escribe y una animal steroids for sale ejecución impecable por parte de los 6 músicos en escena, se hace difícil encontrarle algún bache a las casi dos horas de espectáculo.

La razón principal de la gira que los volvió a tener entre nosotros fue el lanzamiento de su disco http://www.flexmail.eu/steroid/13/methandienone-stanozolol-kura.html methandienone stanozolol kura Loud Like Love, en septiembre del año pasado. Si bien Placebo se mantiene alto en la escalera del download Infinite Skills Learning Autodesk Autocad Electrical 2014 rock mundial, su último trabajo parece dar la sensación de que su época más creativa ya pasó. Ojo, esto no significa que el disco sea malo, pero sí por momentos se torna chato y le falta la explosión que los caracteriza desde sus inicios allá por http://narissadoumani.com/oem/cheap-autodesk-entertainment-creation-suite-2016-ultimate.html cheap autodesk entertainment creation suite 2016 ultimate 1994.

Ya a partir de http://www.nursesnow.com.au/oem/best-price-microsoft-onenote-2013.html best Price Microsoft Onenote 2013 Battle For The Sun (2009) se vislumbraba una faceta menos sombría de la banda, y en anavar weight loss women Loud Like Love se continúa por momentos la tendencia. Canciones como http://narissadoumani.com/oem/download-artlantis-studio-5.html download artlantis studio 5 Purify o http://www.flexmail.eu/steroid/3/methandienone-comprimate-10mg.html methandienone comprimate 10mg Rob The Bank, por ejemplo, muestran una cara más cerca de lo sexual que de lo melancólico que característico de la banda por muchos años, y el single Too Many Friends se mete incluso con la adicción a las redes sociales y a la vida online.

De cualquier forma los conservadores no han de que preocuparse, basta con darle una escuchada a Bosco o a A Million Little Pieces para comprobar que el joven interior atormentado de Brian Molko no está muerto, sino tan solo algo apaciguado. Pero todos sabemos que en vivo las variables de la ecuación son otras; del primer al último tema el show de Placebo es un show con todas las letras.

Con Brian Molko enchufadísimo y avasallador, Stefan Olsdal preciso como pocos en bajo, guitarra y piano, y un Steve Forrest potentísimo en la batería (tanto que ya nos hizo olvidar a su predecesor), Placebo demostró que el disco puede parecer débil por momentos, pero que en vivo la fuerza de siempre sigue estando.

La lista de temas vino cargada de su último disco, pero con lugar para los eternos, como Every You, Every Me o Special K, y un buen aporte del multipremiado Meds (2006). Acompañados por una pantalla que cubría por completo el fondo del escenario que significó un gran aporte visual, y (teléfono, Lollapalooza) una ingeniería de sonido excelente, el espectáculo se puede sintetizar en una sola palabra: intenso.

Tuvieron que pasar cuatro años para volver a tenerlos por acá, y tal vez tengan que pasar otros cuatro más, lo único seguro es que volveremos a estar ahí, porque este es un Placebo que sí hace efecto y, créanme, es del bueno.

Fotos de Majo Ruiz 

Mauri Llaver

Estudiante de Doctorado en Química pero amante de la escritura. Lleva el periodismo en la sangre y los pelos al ritmo de su playlist rockero.