Libros

Poe, el gótico

Por Deborah Kuperman

Solemos escuchar muchas veces la frase “me gustaría vivir una vida de novela”. niacin flush Edgar Allan Poe vivió una vida fuera de lo común, que parece salida de uno de sus cuentos. Pero en ellos no encontramos amor ni aventuras. Su vida fue un i want to buy instagram followers cuento de terror, desde sus comienzos en 1809. Su muerte, un misterio. Una buy page likes facebook combinación trágica, pero con un legado incalculable.

Aunque los how tall is mark wahlberg policiales y buy instagram followers for cuentos góticos constituyan su obra más conocida, bolo yeung now Poe empezó su recorrido literario como poeta. Entre sus poemas más conocidos (y escalofriantemente cautivadores) encontramos a “El cuervo” [The Raven], que será inspiración para uno de los sobrenombres más utilizados para referirse al escritor. El poema narra la misteriosa visita de un cuervo parlante a la casa de un amante afligido, y de cómo éste último va enloqueciendo lentamente.

A continuación, un extracto del mismo:

“[…]
De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.
[…]”

Leé el texto completo, haciendo click aquí.

Es sabido que Poe fue uno de los primeros escritores estadounidenses que intentó vivir de la escritura. Como consecuencia y por motivos económicos, escribió relatos, prosa y crítica literaria para la prensa de la época. Bajo la influencia del alcohol y del opio –como varios escritores y artistas de esos años-, y para satisfacer los gustos del público de sus tiempos, hizo del terror su género literario por adopción.

Su capacidad de mantener al lector en un estado de ensueño, casi como en una pesadilla pero de la cual no se desea despertar para así poder conocer el final, es lo que lo corona como el rey del misterio. Poe es hábil para describir los estados de ánimo de sus macabros personajes e introducirnos en sus mentes –sin molestarlos-, dándole a sus relatos una perspectiva psicológica y hasta a veces obsesiva.

Entre sus cuentos –la mayoría cortos- más conocidos encontramos:

El Retrato Oval: El protagonista de este relato encuentra una pintura extremadamente realista que lo deja sin palabras. Luego, encuentra un libro que cuenta la historia de un pintor, que estaba tan obsesionado con pintar el retrato perfecto de su bella esposa, que no hace nada más hasta terminarlo. Una escalofriante explicación para el innegable vinculo entre el arte y la muerte.

El Corazón Delator: Narra la manera “perfecta” de planear el asesinato de un hombre mayor. Luego, nos introduce en la cabeza del asesino mientras nos ilustra a través del proceso. Parece que va a salirse con la suya, cuando empieza a oír cosas…

“Me quedé quieto y no dije nada. Durante una hora entera, no moví ni un músculo y mientras tanto no oí que volviera a acostarse en la cama. Aún estaba sentado, escuchando, como había hecho yo mismo, noche tras noche, escuchando los relojes de la muerte en la pared.”

El Escarabajo de Oro: Una búsqueda del tesoro. En esta historia, dos amigos y un sirviente van en búsqueda del fabuloso tesoro enterrado del Capitan Kidd. Es una aventura que nos permite darnos una idea de la inteligencia de Poe, que de la mano del personaje de William Legrand, nos enseña cómo descifrar un mensaje encriptado. Totalmente recomendado para los lectores curiosos.

Finalmente, ,mi recomendación personal: La Máscara de la Muerte Roja: La “Muerte Roja” es una plaga que ha matado a más de la mitad de la población en el relato. El príncipe Prospero ha reunido a mil personas, nobleza y realeza, que deciden encerrarse en un castillo gigante, para intentar separarse de las horribles condiciones que se viven afuera. Sin embargo, durante una fiesta, un misterioso invitado se hace paso entre los presentes.

La muerte de Edgar Allan Poe también está rodeada de un halo de niebla. El escritor fue encontrado tres días antes de morir, en Octubre de 1849, vagando en un estado delirante por las calles de Baltimore (Maryland, Estados Unidos). No hay explicaciones ni evidencia exacta sobre porqué o cómo se lo encontró en tal situación.

Aunque las teorías son varias, y cómo si fuese dentro de uno de sus relatos, su fallecimiento permanecerá un misterio sin resolver.

Deborah Kuperman

Adicta a los libros y exploradora de todo tipo de lecturas. Viajera frecuente. Escucha música todo el día, en su cabeza. Periodista profesional.