Música

Ray Charles: La magia de los 5 sentidos

Por Lu Molina

Algunos conocimos a Ray por sus apariciones en The Nanny como el novio de Yetta, la abuela de Fran. Otros ni siquiera relacionan a ese hombre canoso, simpaticón, que mantenía sus movimientos eclécticos a causa de su ceguera, y que siempre estaba al lado de un piano. También lo podrían conocer por la excelente interpretación de Jamie Foxx en la película que relata su vida, Ray; o, en el mejor de los casos, lo conocieron a través de su música.

Ciego desde los 7 años, de raza negra, y nacido en 1930 en Georgia (uno de los estados con más problemas raciales de los Estados Unidos), Ray Charles Robinson fue un visionario desde corta edad. Autodidacta con el piano, aprendió a tocar también la batería y el clarinete. Fue duramente criticado por tocar música gospel con letras populares, y castigó a su estado natal dejando de tocar por años allí, a causa de la segregación racial.

La música fue el hilo conductor, y en momentos, lo único que mantuvo en vida a Ray. Desde los 17 años fue adicto a la heroína, lo que lo llevo a estar 2 veces en prisión, y a la tercera, gracias al apoyo de sus productores y amigos, y tras un año de internación, pudo superar su adicción y así escapar al encarcelamiento. El padre del jazz tuvo quizás la influencia musical mas grande de los últimos años. Y si, digo últimos años porque su música llego a mi generación, nos carcomió el cerebro, y ahora existen jazzeros 2.0. Basta de cháchara y a escuchar buena música.

La canción n°5 la conocí a través de un amigo que, aburrido en sus horas laborales, navegaba la web buscando rarezas. Para mí no fue ninguna rareza, pero nunca mas dejó mi playlist. Editada en 1955 dentro del álbum que lleva su mismo nombre y alcanzando el puesto n°1 del ranking de R&B norteamericano, preparate para bailar «I’ve Got a Woman«

Pero me parece que queda vacío este top 5 si no agrego esta canción, y también merece acompañar a la anterior en el puesto 5. Para poner a bailar hasta la escoba, disfruten esta genialidad, creada cuando todos pensaron que Ray estaba decayendo, que la droga afectaba sus dotes musicales; él, en un acto arriesgado pero seguro, incorporó las orquestas sinfónicas a las bandas de jazz. Uno de sus productos fue lo siguiente.

En el puesto 4, nos ponemos románticos. Ray fue conocido por la variedad de mujeres que lo acompañaron durante su vida. La entonación y la dulzura con que interpreta las canciones que hablan de amor, deja entrever a un hombre que vivió la música a través del amor. Dos canciones excepcionalmente bellas para homenajear al amor. Una, creada en 1962 y poseedora de lugares en el top 10 de los rankings estadounidenses. La otra fue versionada en 1960. Y ambas, 40 años después, siguen despertando la piel de pollo de todos.

Ya esta. Me desquité y no dejé afuera ninguna de las canciones que quería incluir obligatoriamente en este top 5. Si bien «What’d I say» fue la canción que llevó al estrellato a Ray, y merece este puesto, también lo pelea con «I can’t stop loving you«, éxito rotundo o caída fatal. Y es que Ray, al incluir orquestas sinfónicas dentro de sus grabaciones fue considerado ultrajador de la música negra, creyeron que la heroína había tomado el mando, y no confiaron en la grandeza musical. Por eso aquí tampoco me decido, les propongo escuchar ambas canciones, radicalmente distintas, y seguir agrandando el playlist.

El puesto dos me emociona. Me recuerda que pelear por causas nobles vale la pena. En 1961, en repudio a la segregación racial que se vivía en Georgia, Ray canceló un show en Augusta, y prometió no volver hasta que no terminara la discriminación. Tuvieron que pasar 19 años para que esto sucediera, y en 1979, frente a la Asamblea General de Georgia, y en conmemoración de la reconciliación del artista con su estado natal, Ray tocó esta canción. Un mes después fue adoptada como la canción himno de este lugar.

Y como este ranking se termina, hay que terminarlo a lo grande. A esta canción seguro la conocés. Fue escrita por Percy Mayfield, popularizada e interpretada por Ray Charles. Se impone al silencio como un diálogo musicalizado de Ray con The Raellets, sus coristas. Tiene dinámica, chispa y genialidad. Parate, dale volumen, y bailá como mas te guste. El puesto n°1 es la clave para empezar bien el resto de tus días.

Como siempre, al final viene un regalito para tu playlist. No dejes de escuchar Mess Around, Night time is the right time (con escenas de la película), What kind of man are you.

En 2004, dirigida por Taylor Hackford y protagonizada por Jamie Foxx, pudimos ver la película Ray. Una visión dura y realista de la vida de este talentoso artista que no para de deleitarnos. Este homenaje ganó dos premios Oscar (mejor actor y mejor banda de sonido), y selló una trayectoria incomparable.

Lu Molina

Meticulosa e incansable, siempre firme cuando se necesita una opinión. Fiel por sobre todas las cosas a su estilo y argumentos. Sabia conversadora y simpática dancer de rock clásico.