Система микрокредитования физических лиц сформировалась и получила широкое распространение всего каких-то 5-6 лет назад. Что это дало обывателю? Например, на данный момент вы легко можете получить займ на карту мгновенно круглосуточно без отказа 50000, а это, согласитесь, является очень серьёзным показателем успешности работы системы микрозаймов. Никогда раньше деньги в долг нельзя было получить настолько просто.
Moda

Ready to wear: Paris Fashion Week 2012

Por Eva Luna

Año tras año, desde finales de enero hasta principios de marzo, el ámbito de la moda se ve agitado por las sucesivas fashion weeks en todo el mundo. París, Madrid, New York, Milán, Londres, Buenos Aires, entre otras. Pero el círculo se cierra donde empezó y el calendario internacional no vuelve a marcar agenda hasta julio.

Si anteriormente reseñamos el último desfile de Louis Vuitton, es momento de repasar los demás shows de París Fashion Week, versión prêt-à-porter, donde múltiples marcas presentaron sus colecciones para la temporada otoñoinvierno 2012-2013.

Dries van Noten. El diseñador belga, conocido por su innovador sentido del color, se inspiró en una exhibición en el Victoria & Albert Museum sobre trajes tradicionales de China, Japón y Corea, para crear una colección completamente gráfica. Los estampados orientales de la mayoría de las piezas forman parte de bloques, en los que se combinan diferentes motivos. Si bien la propuesta es femenina, aires masculinos la atraviesan, notorios especialmente en abrigos de corte militar, prendas oversize y sastrería estructurada. ¿Colores?  Naranjas, azules eléctricos y de tonalidad “klein”, turquesa, amarillos y negro.

Rochas. Vibras setenteras, estampados geométricos, inspiración en el ceramista Wilhelm Kage, esas son las líneas generales de la colección que diseñó Marco Zanini. Los géneros brillantes abundan, metalizados, en tono plata o dorado, con estampados retro que componen trajes, vestidos, pantalones. También los conjuntos lisos, armados con sweaters y otras prendas con mucho cuerpo, son el hit de la propuesta.

Balenciaga. Mientras que la tendencia más importante vista en todas las semanas de la moda es la mirada profunda hacia tiempos pasados, a los años 60 y 70 especialmente, Nicholas Guesquière se corre hacia otra década haciendo gala de su reputación de experimental, para traer una colección con aires de ciencia ficción, futurista y ochentera a la vez. Propone a una mujer Balenciaga dos siluetas, una más relajada con ligeros vestidos transparentes, o rígida, dada a partir de sudaderas oversize, monoprendas y pantalones de tejidos metalizados, de volúmenes grandes y firmes. Todo entre el animal print y los estampados surrealistas. Viendo el desfile está claro cuál es la que abunda y cual no.

Balmain. Segunda colección de Olivier Rousteing al frente de la firma. En esta ocasión, el diseñador sigue la misma línea de punk glam que inauguró su antecesor, Christophe Decarnin, no obstante con diferencias importantes. Las hombreras imponentes continúan, aunque ahora forman parte de una silueta cuadrada. Los chupines o skinny jeans de tiro bien bajo a los que el anterior diseñador supo sacarle partido, esta vez dejan de ajustarse tanto y se aligeran. La colección está inspirada en las joyas de Elizabeth Taylor y en Versalles, lo cual se nota en el meticuloso, prolijo y detallista trabajo artesanal de las chaquetas y algunos vestidos.

Nina Ricci. Se puede decir que el negro dominó la colección que Peter Copping presentó para la próxima temporada.  Por lo demás, la propuesta es muy variada, empezando por prendas para una mujer sensual, de inspiración lingerie, hasta looks dignos de una cita en la Ópera o conjuntos de estilo vintage. Las transparencias predominan, pero también hay tejidos gruesos, pieles y materiales más suaves como la seda de organza.

Christian Dior. Pocas pretensiones, más aciertos. El equipo comandado por Bill Gayten parece haberse hartado del ojo a veces despiadado de la crítica por sus tímidos intentos de vanguardia, o las constantes especulaciones sobre qué pasara con el mando de la maison, a un año del escándalo de John Galliano. Para la colección ready to wear presentó piezas que, otra vez, evocan la nostalgia de los 50 y el New Look que creó el fundador. Sin embargo, la sofisticación y elegancia que suele evocar la sencillez y la serenidad se encuentran en toda la propuesta, de lo  más variopinta. La silueta clásica de la casa, que pone el foco en la cintura, está presente pero en distintos maneras: chaquetas minimalistas y pantalones hasta los tobillos; faldas vaporosas hasta debajo de las rodillas de cuero o tules plisados;  una exitosa mezcla de texturas y vestidos hiper-femeninos.

Isabel Marant. Esta colección vuelve a reafirmar que la posición de la diseñadora francesa en la industria ganada por su estilo high street es bien merecida. Nuevamente demuestra que es toda una trendsetter y que sus looks coparán las calles. Para el próximo invierno, Marant se centra en el cowboy, y explora el bando contrario al de su propuesta de la pasada temporada: el estilo indio navajo. Ahora, los pantalones chupines llegan hasta la rodilla, las camisas western se cubren de flores en la parte superior, los minivestidos se conforman con volantes y se combinan con botas texanas. Cuero, encaje, tonos rojos, animal print y abrigos anchos y de doble botonadura completan la colección.

Lanvin. La del invierno 2012-2013 es una colección digna de los diez años que lleva Alber Elbaz al frente de la firma. Lujo, modernidad, sofisticación y femineidad son sinónimos de la casa gracias al trabajo del diseñador marroquí, que en una década la reposicionó y la convirtió en referente del glamour francés. Para su décimo aniversario, Elbaz trae vestidos impresionantes, de amplios volúmenes y los clásicos volados que marcan el sello del modisto. Colores vibrantes como esmeralda, mostaza, azul eléctrico, morado y naranja vuelven optimista la propuesta, aunque no escasean los conjuntos oscuros, que se completan con una abundancia de exquisitos detalles.

Haider Ackermann. El diseñador nacido en Colombia prueba con esta colección los motivos por los que se ha ganado el respeto y favoritismo de muchas celebridades (Tilda Swinton es una de ellas), así como también por qué diseñadores más experimentados como Karl Lagerfeld o Martin Margiela, lo eligen como posible sucesor en Chanel y en Maison Martin Margiela. Los colores otoñales, la sastrería estructurada, la mezcla de elementos y géneros, vuelven a esta colección una de las pocas de esta temporada que ha dejado al público a sus pies, debido a la difícil tarea de lograr una estética compleja y original que se pueda usar en las calles.

Hermés. Para Christophe Lemaire, las mujeres de la firma se vuelven gauchos. Encontró la inspiración en la Pampa argentina, por lo menos para la primera parte de la colección. Ponchos de lana, pantalones de cuero del tipo “bombacha” de gaucho, faldas con volumen, vestidos y abrigos hasta la mitad de la pierna, gusto por el cuero y las pieles, además de, paradójicamente,  por una mujer masculina.  La segunda parte de la propuesta recuerda a la Rusia oriental, con vestidos de estampados folclóricos y conjuntos con la mezcla de estos.

Givenchy. El espíritu ecuestre ha sido el motor principal para que Riccardo Tisci creara una colección oscura, basada casi completamente en el cuero. Este elemento proporciona guiños góticos a los looks, mientras que los diseños crean una silueta ambigua que explora los límites de la dualidad masculino/femenino. El rojo, el verde oliva, el morado y el anaranjado actúan como toques de color en algunos atuendos, todos acompañados por botas de montar.

Stella McCartney. La mujer cosmopolita y moderna puede encontrar en esta nueva colección una propuesta adecuada e irresistible. Algunas de las combinaciones cromáticas a las que apuesta la diseñadora inglesa son arriesgadas, pero funcionan acabadamente. Azul eléctrico con blanco y negro o marrón con el fucsia más furioso, son las mezclas que más se destacan. El tejido ha sido trabajado de manera tal que forma una red de motivos vegetales. Además, los abrigos son de cortes irregulares y silueta amplia, y una serie de vestidos cortos disponen de mix de materiales con figuras geométricas.

Giambattista Valli. El diseñador italiano toma lo mejor de la moda de los 80 y lo transforma en una colección con piezas de grandes volúmenes, estampados geométricos, superposiciones en vestidos y una reducida paleta. También da espacio a las transparencias, en faldas ligeras hasta la rodilla o vestidos largos hasta los tobillos.

Chloé. Todo amplio, todo ligero, todo dulce. Clare Waight Keller todavía está demostrando por qué es la elegida para reemplazar a Phoebe Philo, y no lo hace mal. Para la próxima temporada, la diseñadora imagina una femineidad cool al estilo Chloé con toques sporty. Los colores pasteles absorben la propuesta, aun siendo que los conjuntos en mostaza o bordeaux causan agradables y fuertes impactos.

Yves Saint Laurent. Una semana después del anuncio de su retiro como director de la firma, Stefano Pilati presenta su última colección luego de ocho años en YSL. Debe ser por esa sensación de luto, de dramatismo por la despedida, que la colección asienta en un glamour oscuro, para una mujer sensual y en plan dominatriz, enfundada en cuero y ceñida en la cintura. Lo más sorprendente son los vestidos y falda en cota de malla, que significan una femineidad preparada para la lucha.

Chanel. Karl Lagerfeld brinda una colección metálica, que fusiona elementos de la medievalidad con el futuro. Las mezclas son, por lo menos, audaces: plumas, rejillas y brillos en algunos conjuntos, vestidos metalizados y rígidos sobre pantalones acortados, transparencias y terciopelo. Asimismo, los acabados metálicos en algunos atuendos abundan, la pedrería también.  Los colores son inexorablemente invernales, tales como los grises, el negro, bordeaux, verde militar, y la estrella de la temporada, el azul eléctrico. Vale decir que la mayoría de los abrigos y chaquetas son amplios, formando una silueta rectangular.

Valentino. Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli parecen no poder ir más allá de su estilo romántico, pero esta vez lo contrastan con el minimalista. Retoman los altos cuellos y las faldas amplias y largas de la inspiración victoriana de colecciones pasadas, especialmente en los vestidos de noche. El característico rojo Valentino inunda vestidos de cóctel, que marcan la figura femenina y la embellecen con encaje, sedas, gasas o combinaciones de géneros. El rojo y el negro también están presentes, en vestidos bordados con aplicaciones de pedrería en el mismo color, monoprendas de cuero o en abrigos entallados. Algunos de los vestidos cuentan con detalles brocados, transparencias o mangas abultadas.

Alexander McQueen. Pelo, pieles, plumas, opulencia, volumen. Esas son las palabras claves de esta colección, en la cual Sarah Burton busca “un futuro bello, lleno de positividad y optimismo”. Las grandes proporciones de los vestidos parecen abrumadoras, en el que con un simple visado ya se puede apreciar el gran trabajo de los géneros y texturas. Cada diseño presentado tiene detalles particulares, propios y capas sobre más capas, sobre más capas.

Miu Miu. Una mujer trabajadora masculinizada, eso es lo que evoca Miuccia Prada con su colección invierno 2012-2013. Ataviada en trajes de saco, pantalón y corbata, pero retro. Los estampados setenteros, psicodélicos y de colores invernales, que forman parte de la sastrería se combinan entre sí. Las corbatas son anchas, maxi, y los pocos vestidos que aparecen son mini, tejidos en apliques metalizados con camisas y corbata por debajo. ¿El detalle destacable? Las botinetas de taco alto y de hasta tres colores.

Elie Saab. El diseñador libanés preferido para la red carpet deja los atuendos de noche y en esta colección trae múltiples opciones para el día.  Predominan los vestidos, pero también se pueden ver trajes super femeninos y entallados, o conjuntos de falda lápiz y chaqueta corta. Los abrigos de piel no faltan, aunque son escasos.  Sin embargo, también están los looks de noche, en los que el brillo y las pailletes recubren los vestidos de mangas largas. También hay apliques de pedrería, bordados metálicos, dorados, plateados y hasta color champagne. El resto de los diseños se reparten entre los tonos nude, gris y negro.

Eva Luna

Editora de la sección Moda. Se mete de lleno en el universo de las marcas más prestigiosas del mundo y con estilo personal -único- viste de gala las páginas de N&W.