Tecnología Visuales

Recuerdos Digitales

Por Esteban Schiavi

| Por Esteban Schiavi @estebanschiavi

Por un minuto, imaginemos que nuestro planeta se ve afectado por una eyección de masa coronal (lo que es conocido comúnmente como una “Tormenta Solar”) de una intensidad suficiente como para dañar permanentemente todos los artefactos electrónicos (o la gran mayoría). Se trataría de un evento vinculado a la destrucción casi completa de la tecnología contemporánea (desde relojes a pila hastasatélites y naves espaciales, pasando por todo aquello que posea componentes electrónicos comocomputadoras, teléfonos celulares, autos, heladeras, aviones, estaciones de radio, etc).

Pues bien, mi análisis se limitará a una cuestión que, quizás en comparación a los males que deberá enfrentar el hombre en dichas circunstancias, puede resultar un mal menor (por no decir ínfimo): el registro fotográfico de nuestras experiencias de vida. Con el advenimiento de la tecnología digitalasociada a la fotografía desde hace ya más de una década, gradualmente hemos ido perdiendo el hábito de revelar nuestro material fotográfico ya que, además del ahorro que supone saltearnos el consumo deese servicio de las casas de fotografía, se utilizan actualmente dispositivos electrónicos para visualizarlo.

Son contadas con los dedos de una mano las excepciones a esta tendencia, e involucran a profesionalesde la fotografía, aficionados al celuloide o bien aquellos pocos que aún insisten en tener su álbum confotos impresas.

Volviendo al cataclismo que supone la destrucción prácticamente total de la tecnología como la conocemos, y asociando este hipotético hecho a la actual tendencia de conservar todo el material fotográfico personal (nuestra vida en fotos) en formato digital únicamente, costará poco al lector imaginar a qué estoy apuntando… si, está en lo correcto, las fotos tomadas durante tantos años (de gran valor afectivo) se perderán para siempre en cuestión de minutos.

Todos nuestros recuerdos fotográficos dejarán de existir irremediablemente, a menos que se haya tomado la precaución de imprimirlos. En lo personal, hacer imprimir las fotos que tengo en formato digital es una tarea que siempre tengo entre mis pendientes pero que post-pongo por cuestiones de tiempo derivando esto en la clara complicación de que, acorde pasan los días, semanas y meses, cada vez tengo más fotos en formato digital, con lo cualse hace imperioso descartar algunas y caer en la “selección de las mejores” lo cual, al mismo tiempo, supondrá una inversión cada vez mayor de mi tiempo libre en dicha tarea.

Mi sano consejo: de vez en cuando haga imprimir algunas de sus fotos, no se arrepentirá ya que ante una eventualidad electrónica desafortunada (y no precisamente una tormenta solar o un cataclismo anivel planetario) podrá mantener al resguardo sus valiosos recuerdos fotográficos.

Esteban Schiavi

Licenciado en Sistemas del información, Se declara amante de la tecnología y la ciencia ficción, aunque el fútbol lo moviliza. Sus análisis en Negro&White son imperdibles.