Río 2016 Sports

#Rio2016: un nuevo elefante blanco

Por Fabrizio Gotelli

Elefante Blanco se considera al edificio o a la posesión que genera más problemas que beneficios a su propietario ya sea por su alto costo o por su utilidad. Lamentablemente las instalaciones de los JJOO de Rio 2016 entran en esa categoría y en su caso de forma más alarmante porque en apenas un año ya han sumado un deterioro considerable.

No hay que caer con todo al país brasileño, no es exclusiva su situación. Hay diferentes naciones que han caído irremediablemente en la excitación de ser por 15 días el centro del mundo y luego tener una resaca memorable. Al recuerdo quedan Montreal 1976, el cual su infraestructura deficiente todavía se sigue pagando; o Atlanta 1996, donde el estadio principal se transformó a uno de baseball con el correspondiente dinero gastado debido a su poco uso.

Aunque posiblemente el Juego Olímpico sudamericano se parezca en demasía al de Atenas 2004, por como quedaron las instalaciones luego de la competencia y como implosionaron sus sistemas políticos después de un tiempo. En el caso de Brasil, incluso se llegó con una crisis terminal (el estado de Rio de Janeiro tuvo que pedir asistencia al gobierno federal ya que no tenía fondos) en lo económico y en lo político.

vela_10

Grecia y Brasil, pudieron ser de primer mundo aunque sea en algunos de sus indicadores en su momento. Pero más temprano que tarde cayeron en crisis sistemáticas y si bien los JJOO no fueron causal, si pusieron un granito de arena bastante grande. Los europeos con su crisis de deuda que estalló en 2009 y todavía no tiene una recuperación importante, y los sudamericanos que ya llegaron con problemas a 2016 (con una presidenta depuesta) y que no tiene fin su crisis de corrupción, donde el Lava Jato que tuvo su saga en algunas instalaciones del JJOO.

Las fotos del diario británico The Guardian lo dicen todo, para Rio2016 y para Athenas2004. Posiblemente las diferencias sean que el deterioro de los sudamericanos fue más rápido; y que algunas instalaciones en la ciudad sí favorecieron a los griegos, algo que los Juegos en el país de habla portuguesa no hubo.

Si hay que irse cuatro años atrás de Rio 2016, la comparación todavía es peor. Londres 2012 pudo en gran parte volver a usar sus instalaciones como el Copperbox Arena, las instalaciones de handball, ciclismo y natación no solo se siguen utilizando para el deporte de élite sino que también son espacios públicos de uso para clubes o ciudadanos comunes. El Mundial de Atletismo que estamos viendo estos días se realiza en el Queen Elizabeth Stadium, aunque hay que hacer algún asterisco. El estadio ha sido remodelado para fútbol y recién este año el West Ham lo utilizará para jugar la Premier League. Aún así hay un abismo con lo que pasó en Brasil.

4000

Más allá de las instalaciones sin uso (15 de 27), otra parte del legado de Rio 2016 era hacia el deporte brasileño y hacia la infraestructura de la ciudad. Ambos apartados se encuentran en un déficit desastroso.

Si bien el ciclo olimpico encontró un Brasil pujante en lo deportivo con buen presupuesto para afrontar las competencias, ya sea para contratar entrenadores, planificar viajes y entrenamientos hoy la realidad dista demasiado de eso. Sumado a que el llamado deporte social no aparece en la importancia de la ciudad.

Con respecto a los medios de transporte de la ciudad, el subte de Barra no es muy usado y el aeropuerto no tuvo la remodelación necesaria. Mientras que las torres donde vivieron los atletas en la Villa Olímpica se usa un porcentaje ínfimo. Varias están abandonadas, cuando supuestamente eran de lujo. El parque olimpico de Barra de Tijuca no encuentra cómo usar varias arenas, ya sea de deportes indoor o de tenis. La Arena Carioca 3 iba a transformarse en cuatro escuelas, pero ese plan fue abortado y el Parque Deodoro permanece cerrado sin la prometida transformación a deportes extremos.

3500

Aunque posiblemente lo que choca visualmente sea el Maracaná -el mítico estadio que albergó dos mundiales y sus consiguiente finales- hoy luce abandonado. Sillas vandalizadas, el césped del estadio en estado calamitoso, instalaciones robadas y abandonadas. A tal punto que la selección brasilera de fútbol no utilizará el estadio por un buen tiempo.

En la ceremonia de apertura,que participaron grandes artistas brasileños y además se reconoció a deportistas del mismo país, donde los 11 mil deportistas desfilaron a cada uno se les dio un tubo con tierra y unas semillas de un árbol nativo, llamadas “semillas de la esperanza” que luego de los JJOO iban a ser plantadas en el Bosque de los Atletas en Deodoro.

Pero nada de eso ocurrió: los plantines se encuentran a 100km de Rio de Janeiro donde los cuida la empresa BioVert. No hay indicios siquiera que se haga la ceremonia de plantación como recuerdo de los Juegos. Es el legado de Rio2016 a pura cepa.

3500 (1)

Fabrizio Gotelli

Insistimos hasta que se animó a escribir. Habla de fútbol argentino como de la Liga de España o la Premier. Ama el ciclismo y sabe de basket. Su pasión: el deporte.