Música

El futuro en el pasado de Ryan Adams

Por Horacio Lorente

Si hay algo que autodesk product design Ryan Adams tiene en su haber, son canciones tristes. Emulando a sus héroes musicales y experimentando en su propia vida artística y personal con excesos dignos de cualquier rockstar, la herida es profunda. Y How to buy Microsoft Office 2007 Home and Student 64 bit autodesk-autocad-mep-2016 Prisoner (PAX AM/Blue Note, 2017) no es la excepción.

Después de jugar a transformar el disco de autodesk-inventor-professional-2016 Taylor Swift en una oda a los verdaderos 80s ( Where can i buy Autodesk 3ds Max Design 2012 32 bit software 1989, PAX AM, 2015), Adams se encontró a sí mismo en el borde del abismo. Uno más de esos varios que salteó en su extensa y prolífica trayectoria musical. Su divorcio de  buycheapdownloadoemsoftware.com/product.php?/autodesk-autocad-mechanical-2016 Mandy autodesk-product-design-suite-ultimate-2016 Moore, después de una relación de 6 años, hizo eco en las necesidades básicas de cualquier compositor, las de exorcizar esos demonios en formato canción.

No sería ésta la primera vez que Adams habla de amores rotos. Su debut solista Divergent media ClipWrap 2 mac 32 bit best price Heartbreaker (Bloodshot Records, 2000) ya jugaba en esos jardines, de una manera más íntima y casi low-fi. El mejor trabajo de Adams sin su banda buycheapdownloadoemsoftware.com/product.php?/ The Cardinals, Moving company scarborough Love is Hell (Lost Highway, 2004) es la versión más oscura de ese amor infinito y renegado. Aún así, en Prisoner hay una diferencia conceptual. Las letras son más simples (no por eso menos auténticas) y más adultas. Lo que sugiere que el (des)amor ya no convive con esa versión post adolescente rebelde, adictiva y obsesionada de las relaciones interpersonales. Quizás el desamor ya no tiene que ver con celos o secretos, sino con el mero http://buycheapdownloadoemsoftware.com/product.php?/autodesk-autocad-mep-2016 paso del tiempo. El desgaste emocional de dos personas que, amándose, no pueden seguir el mismo camino.

Es quizás el disco más personal de Adams, no por su intensidad, sino porque esta vez conocemos a plena luz la razón y el motivo de su existencia. Haciendo un guiño a los 80s y a su propio alter ego country, las guitarras al estilo http://buycheapdownloadoemsoftware.com/product.php?/autodesk-autocad-mechanical-2016/ http://buycheapdownloadoemsoftware.com/product.php?/autodesk-autocad-mechanical-2016 Johnny Marr y las acústicas toman el control de principio a fin. Es un disco crudo, sin la producción fina de su antecesor (Ryan Adams, PAX AM, 2014). El álbum arranca con un Adams emocional preguntando “Do you still love me babe?” y cierra con un icónico “You deserve a future and you know I’ll never change. We disappear”. El círculo es How to buy Adobe Photoshop Lightroom 6 mac 32 bit software perfecto.

Sin embargo la ambigüedad está presente en cada esquina, lo cual no es algo extraño considerando la trayectoria del compositor. Él es el amante y al mismo tiempo el desertor que no puede cambiar. El herido y el rebalsado de hastío. En Doomsday Adams pregona “My love we can do better than this”, mientras que en Shiver and Shake, los miedos se desatan “I close my eyes and see you with some guy laughing like you never even knew I was alive”. La casa embrujada y los demonios parecen existir en su propia cabeza a tal punto de querer salir de ella. “I don’t want to live in this haunted house anymore”, canta en Haunted House.

Finalmente a mitad del disco, Adams se Where can i buy OmniGroup OmniOutliner Professional 3 mac 64 bit oem quiebra. Breakdown es una balada que podría encajar perfectamente en un disco de Alice in Chains y en ella se pregunta “Did I lose you? Did I lose my mind? Feel like I’m headed for a breakdown”. Y la partida es inevitable. El tren siente que tiene que partir pero no sabe cómo. “How am I supposed to know when it’s time to go in the middle of the night” canta en Outbound train. Hay una luz de reconciliación pero la resignación no se hace esperar en Broken Anyway y es desesperante “The problem is what we want to say and what we want to say will just blow us both away. It was broken anyway”.

Según Adams, componer el disco le Discount Hazel 3 mac oem salvó la vida. Y no somos quienes para dudar que haya sido así. Si bien no es su Blood on the Tracks (Bob Dylan, 1975) quizás podríamos considerarlo su propio Tunnel of Love (Bruce Springsteen, 1987). No es perfecto, pero para entenderlo amerita escucharlo varias veces. Después de algunas pasadas uno puede darse cuenta de la montaña rusa en la que se ha metido. El http://torontomoverscompany.com/augusta-safehouse Augusta safehouse dolor está ahí, dando vueltas. Y es tan crudo y es tan real que realmente se siente como el corazón de alguien se rompe y cada canción quiere gritar hasta apagarse por completo y desaparecer. A Adams ya no le podemos pedir más nada. Su discografía ha tocado cada punto cardinal de una manera fascinante. Si aún así quiere seguir haciendo música, se lo vamos a agradecer siempre.

Horacio Lorente

Director de Arte & Diseñador. Ex músico amateur. Baterista sin parches. Compositor sin canciones. Love is Hell me salvó la vida.