Música

Salvavidas de Hielo, cuando la poesía nos salva

Por Camila Trenco

El cantautor uruguayo Jorge Drexler lanzó el 22 de septiembre su nuevo álbum “Salvavidas de Hielo”, grabado en Ciudad de México y Madrid. Con 11 canciones inéditas, el nuevo disco nos muestra -por si teníamos dudas- que a Drexler no se le acaban las ideas.

El cantante enfrenta el proceso creativo poniéndose una barrera: crear un álbum utilizando sólo la guitarra. En ese sentido, “Salvavidas de Hielo” representa una exploración minuciosa de la sonoridad del instrumento y la búsqueda de un nuevo mundo estético en el sonido.

PRINCIPAL nota (1)

El anterior álbum “Bailar en la Cueva (2014), fue grabado en distintos lugares de Latinoamérica a modo de collage, formado por distintos ritmos que van desde la cumbia a la salsa, teniendo como denominador común el Groove, donde se simplifican las letras y la paleta sonora rebalsa, siempre invitando a “mover el piecito”.

Si “Bailar en la Cuevafue un disco musicalmente explosivo, “Salvavidas de Hielo es más bien implosivo, bastante minimalista. Voces, silbidos, chasquidos, palmas; todo lo que el hombre pueda hacer con sus manos y su guitarra. Percusiones, baterías, loops y sintetizadores, todos han sido creados con la guitarra y sus materiales. La caja de madera, las cuerdas, la piel de un banjo, el metal de un dobro; pareciera que la guitarra es el estudio de grabación, y lo que no ocurre dentro de su caja, ocurre sobre ella.

Hecho por la artista valenciana Nuria Riaza

Así como el disco está hecho con un solo instrumento, el título está hecho con un solo elemento: agua. Paradoja. Un Salvavidas de Hielo es agua flotando sobre agua, y eventualmente irá derritiéndose y dejará de salvar. “Me gusta pensar en una idea poética de algo que te mantiene a flote pero que a su vez trae el carácter de lo efímero”, señaló Drexler en una entrevista con el diario “El País”.

Una oda a la simpleza de lo que es efímero, a las pequeñas cosas que nos acogen, que nos mantienen vivos.  

El disco abre con la canción “Movimiento”.

“Somos una especie en viaje,

No tenemos pertenencia, sino equipaje

Vamos con el polen en el viento,

Estamos vivos porque estamos en movimiento”.

Desde aquella vez en el 2004 cuando ganó el Óscar a Mejor Canción Original con “Al otro lado del Río”, Jorge Drexler sigue dándonos un regalo invaluable. En esta época del Todo Ya, Drexler se opone a la abundancia incontrolada y opta por la escasez. “Salvavidas de Hielo” representa la intrepidez de usar la restricción como disparador, y por eso, guarda en su proceso un meticuloso trabajo de lupa, que recorre las profundidades del instrumento musical y lo explora.

El disco se realizó en el estudio de Drexler en Madrid, exceptuando por tres canciones que fueron grabadas en Ciudad de México, donde el cantautor contó con la participación de Mon Laferte en Asilo”, Natalia Lafourcade en “Salvavidas de hieloy Julieta Venegas en Abracadabras”. La tres inmensas voces de estas mujeres son, sin duda, el golpe fuerte del disco. Tres artistas con fuerza mediática en Latinoamérica y en el mundo, cada una de ellas con un sello de voz propio, una fuerza y un magnetismo extraordinario.

“Salvavidas de Hielo” se convierte en un amortiguador emocional. Dice el cantante: “La canción tiene una capacidad de consuelo única. No conozco en ningún otro género artístico igual”.  

En una presentación acústica del álbum en Madrid, al cantautor se le escapa una jugosa noticia: la primera mitad del videoclip de “Movimiento” ya fue grabada en las Sierras Tarahumaras, en México. El rodaje en el medio de las imponentes sierras, cuenta con la participación de Lorena Ramírez, la famosa corredora de fondo tarahumara, que según nos cuenta Drexler: “con un maravilloso vestido verde y unas sandalias de plástico aparece corriendo por uno de los lugares más lindos del mundo. Creo que estará muy bonito”.

Restará esperar para deleitarnos con los próximos videoclips que saldrán a la luz pronto. Seguramente, el material audiovisual será tan sorprendente como lo fue musicalmente su último trabajo.

Camila Trenco

Estudiante de Historia (UNLP). Observa mucho, escribe poesía y le gustan los pogos. Escribe prosa desde que se dio cuenta que tiene mucho para decir.