Moda

Sandalias gladiadoras, el objeto de deseo para este verano

Por Ludmila Llaver

Todas las temporadas, hay una prenda o accesorio que se impone. El reinado este año sin duda lo tienen los statement shoes. En invierno fueron las ubicuas protein powder for weight loss bucaneras, y para el verano todo indica que las buy facebook likes sandalias gladiadoras serán el accesorio fetiche. Ya sea con mini shorts cancheros de jean, camisolas o faldas midi, estas sandalias parecen estar encaminadas a ser la prenda it de la temporada.

gladiadoras3

Hay algo inevitablemente poderoso, de amazona -o glamazona– e imponente en aquellas mujeres que se animan a las gladiadoras, y probablemente tenga que ver con su origen histórico: estas sandalias -que se atan de forma cruzada a lo largo de la pierna- eran un roman chair situps verdadero signo de estatus social en la Antigua Roma, al punto que, en gran cantidad de representaciones artísticas, buy 100 instagram followers los dioses son retratados llevando estas icónicas e imponentes sandalias acordonadas.

Ya más de nuestro lado de la historia, las gladiadoras comenzaron a tener su protagonismo propiamente fashionista en los 60, siendo traídas de vuelta por el movimiento hippie. La liberación de la sexualidad, acompañada por ruedos cada vez más altos y menos pudor y restricciones a la hora de mostrar piel, generaron las condiciones ideales para el revival de las gladiadoras, cuya sensualidad y exuberancia acompañaron perfectamente a la época.

endomorph diet Aunque la ola fuerte de esta icónica sandalia fue en los 60, nunca en realidad estuvieron “fuera” de moda, teniendo aquí y allá momentos de reivindación a través de las décadas, como en la colección how to buy facebook likes australia Spring/Summer 1993 de Versace -en la que Gianni explotó el appeal S&M de las gladiadoras acompañándolas con arneses, cinturones y prendas de cuero con tachas- o en la S/S 2002 de Calvin Klein, en la que el diseño experimentó un makeover, deslizándose hacia una impronta más femenina y delicada en materiales como el cuero, lino y satén.

Más tarde se seguirían incorporando variaciones, como plataformas de corcho, detalles metalizados, colores estridentes y taco. La gladiadora de hoy encuentra una versión más sofisticada de sí, como podemos ver en las colecciones de Giambattista Valli -con un prolijo acordonado que va hasta la rodilla y peep toe– o las más tradicionales y mundanas -aunque no menos fantásticas- en gamuza y cuero de Salvatore Ferragamo o Stuart Weitzman, entre otras.

gladiadoras4

Con un vestido, con falda, con shorts, altas, bajas, más o menos acordonadas…las gladiadoras son el objeto de deseo de esta temporada, y la variedad de estilos está ahí, lista para que cada una elija el que más se adapte a su personalidad. Porque a todas nos viene bien convocar el poder y la autoridad de la Antigua Roma de vez en cuando.

Ludmila Llaver

Mendocina, futura periodista, apasionada por la música y la lectura. Creativa y pensadora, asegura que nunca se puede tener suficiente cantidad de libros... o de pares de zapatos.