Sociedad

Se detuvo la ley SOPA ahora atentos a PIPA. Internet es nuestro

Por Javier Jose Pallero

En la nota anterior veníamos hablando sobre los peligros que podrían generarse, si se aprobara la polémica ley SOPA de la que todos hablan en las redes sociales. Bloqueo de sitios web (como en Irán o en China) decididos por los Estados Unidos y que afectan a todo el mundo; el peligro de que seas considerado “culpable” hasta que se demuestre lo contrario (al revés de la regla constitucional de la presunción de inocencia); duras penas de multa y de prisión; la prohibición a promotores de pago (como ad sense o paypal) de hacer negocios con ciertas páginas web “sospechosas”; la posibilidad de que retiren tu sitio de los resultados de buscadores… en fin, peligros inaceptables para la estabilidad, seguridad e innovación de la red. No lo digo yo. Lo dijo hoy en un comunicado el prestigioso MIT (Massachusetts Institute of Technology).

Además de eso, hay peligros inaceptables para los derechos individuales de los usuarios. Los que usan internet y trabajan con ella. Pero ésta vez las noticias son buenas. Gracias a la enorme campaña impulsada por sectores del arte independiente, organizaciones pro derechos en internet y los usuarios individuales se han logrado avances importantes.

Leer nota completa: Entre SOPA y PIPA queremos el poder de conocer

El pasado Jueves, uno de los promotores del proyecto de ley PIPA (proyecto paralelo a la ley SOPA de similar contenido que se trata en la cámara de senadores estadounidense) el senador Patrick Leahy anunció que retirarían del contenido del proyecto el criticado mecanismo del bloqueo DNS.

El bloqueo DNS consiste en la inutilización de la dirección web que utilizas para ingresar a un sitio -por ejemplo, cuevana.tv- y es uno de los sistemas utilizados por China para censurar ciertos contenidos en la red. Acarrea varias dificultades ya que puede afectar a varios subdominios que no apunten a contenidos ilícitos. (Por ejemplo, se bloquea musicagratis.blogspot.com y se ven afectados otros blogs tambien alojados en blogspot con contenido perfectamente legal). También dificulta el funcionamiento de la red por ésta misma razón. Nos afecta directamente, porque muchos los dominios genéricos (.com .net .org) están alojados bajo la jurisdicción de los Estados Unidos.

Al día siguiente, quienes apoyaban SOPA en la cámara de representantes hicieron lo mismo. Ésto fue un triunfo para quienes alzamos las voces en crítica a éste tipo de medidas injustas por demasiado abarcativas y objetables en su mecanismo de aplicación, tanto técnica como jurídicamente.

Siguiendo en la escalada de reacciones suscitadas por el revuelo causado en la red, la Casa Blanca a través de su equipo de asesores legales emitió un comunicado criticando duramente a los proyectos de ley SOPA y PIPA y enfatizando la necesidad de que la solución al problema de los derechos de autor en internet prevea mecanismos que respeten el debido proceso y las garantías fundamentales. La Casa Blanca adelantó que defiende la protección de los derechos de autor en el mundo digital, pero que no apoyarán ningún proyecto de ley que viole derechos de usuarios.

Ésto, mas los rumores de que el poder ejecutivo vetaría la ley, de ser aprobada, generaron que el jefe del bloque mayoritario de la cámara de representantes (algo así como nuestra cámara de diputados) decidiera suspender el tratamiento del proyecto SOPA indefinidamente hasta que se logre consenso en su articulado. (Aquí entre nosotros, no creo que se logre).

Así que, para resumir, la ley SOPA está “cajoneada” (eso pasa en las tierras del norte también). La ciberdemocracia está asomándose a una nueva época y la opinión de los usuarios (y su voto económico) toman una importancia cada vez mayor.

De todos modos, el proyecto “gemelo” que va por la cámara de Senadores, el PIPA sigue su curso. Si bien se retiró el bloqueo DNS como medida para combatir la mal llamada piratería (gracias a las presiones) las demás previsiones de esa ley siguen en pie. De sus peligros hablamos al principio de éste artículo y en el anterior. Por eso, el reclamo debe continuar. El 24 de Enero se vota la ley PIPA. Sigamos informándonos y alertando sobre sus peligros. Internet es de todos. Mas nuestra que de Facebook o Google. Pues nosotros le damos significado. Démosle una buena razón para que siga siendo libre.

Javier Jose Pallero

Activista por los Derechos Civiles y Humanos en el entorno digital. Fundador de Derecho entre Líneas. Policy Analyst en la organización internacional Access.