Música

Si hablamos de scat y jazz, Ella Fitzgerald es la reina

Por Lu Molina

| Por Luciana Molina @lumolina2

Entraste para ver de que se trata, pero ni te suena el nombre, ni te suena el Scat. No desesperes! Para eso estamos acá. Por empezar, vamos a hablar y a escuchar a la reina del jazz. Ella Fitzgerald fue pionera en este ritmo, ya que el ambiente jazzero estaba, hasta entonces, dominado por hombres. Dueña de una escala vocal de 3 octavas (algo muy inusual), esta luchadora de la vida, demostró que si la música se convierte en una pasión, no hay vuelta atrás en el camino del éxito.

Ella nació en Newport, Virginia; y se crió en un pueblo del estado de Nueva York. Inmersa en una situación de pobreza permanente y extensos dramas familiares, con tan solo 16 años debutó como cantante. Este fue el inicio de una carrera extensa y jugosa, que contó con mas de 60 discos y 13 premios Emmy.

La particularidad que resalta a esta extenuante mujer, dueña de una voz incomparable, es su capacidad de improvisación. Y acá me detengo a hablar del scat. Es una técnica vocal de improvisación, nacida en los ’60 en EE.UU., que combina silabas sin un significado particular. Es algo así como convertir la voz en un instrumento musical. Al ser una técnica extremadamente complicada, requiere entrenamiento, dedicación, oído musical, pero fundamentalmente talento. Algo que a Ella parecía sobrarle.

Para comenzar a conocer su discografía y entender un poquito mas de que se trata el Scat, compartamos One Note Samba; excelente improvisación grabada en vivo en 1969.

Durante muchos años, y a pesar de lo evidente de su gracia, Ella Fitzgerald fue duramente criticada por su incapacidad de lograr el sentimentalismo de ciertas canciones. Su vida familiar se vio envuelta desde muy corta edad en una relación encrucijada con la muerte. Y no solo ello la endureció, sino que también le dio el coraje para no dejarse vencer en el mundo del male jazz.

Si tengo que pelearme con grandes críticos, lo haré; pero no hay interpretación mas bella de Sentimental Mood, que la de Ella.

En los años de gloria de Ella Fitzgerald, la discriminación y el ‘Apartheid estadounidense‘ eran una gran dificultad para cualquier negro que quisiera triunfar en la música. Una mezcla entre este sentimiento, y el romanticismo, caracteriza las letras de jazz en la próxima canción.

Black Coffee para disfrutar.

Ahora pierdo cualquier calidad periodística, y le doy paso a la amante del jazz. Esta canción es una de las mas bellas que conozco. Siempre quise tener cualidades vocales para cantarla, aunque me conformo con hacerlo en la soledad de la ducha.

Misty ha sido interpretada por casi todas las mujeres del jazz, y Ella cuenta con una versión excelente.

Para finalizar este aporte al playlist personal de los lectores, una canción que seguro conoces y nunca conociste su nombre. La escuchamos interpretada por el genial Frank Sinatra, pero Ella sorprende con esta simpatica versión. Si bien es de origen alemán, esta canción fue traducida a varios idiomas, incluso Rubén Blades hizo una adaptación en referencia a ella en Pedro Navaja.

Mack The Knife es una de esas canciones que una vez que escuchamos, no podemos dejar de tararear.

El plus semanal esta vez viene por partida doble. Y es que uno de los más recientes trabajos editados de Ella, lleva por nombre «Ella y Louis«, y es un excelente trío de discos en los cuales encontramos lo mejor de cada uno como solista, y una selección de dúos espectaculares entre Ella Fitzgerald Louis Armstrong  (Ver nota).

Lu Molina

Meticulosa e incansable, siempre firme cuando se necesita una opinión. Fiel por sobre todas las cosas a su estilo y argumentos. Sabia conversadora y simpática dancer de rock clásico.