Sin categoría

Sophie Nivelle-Cardinale, cronista de una Siria que ya no existe

Por Luz Agüero

Nota en conjunto con Iara Tevez Nesteruk.

Sophie Nivelle-Cardinale, periodista francesa, casi por casualidad se convirtió en cronista de guerra. Ese deber se le reveló cuando se encontraba cubriendo, para la cadena de noticias franco-alemana Arte TV, las primeras manifestaciones sirias promovidas por la  Primavera Árabe en 2011.

Su reportaje “Au Coeur de la Bataille d´Alep” (En el corazón de la batalla de Aleppo) fue galardonado en 2013 con el premio Bayeux-Calvados de los Corresponsales de Guerra. También, en el año 2016 fue premiada por “Desaparecidos, la guerra invisible de Siria”, recibiendo el Premio Albert-Londra.

22853342_1668026779909491_1032434125358483803_n

Confiesa que todavía le cuesta creer que manifestaciones civiles pacíficas terminaron con la destrucción masiva de un pueblo. El conflicto social sirio recién comenzó a palparse cuando comenzaron las represiones brutales por parte del régimen, con la posterior voluntad de las golpeadas masas de verlo caer. En verano de 2012, Aleppo se convirtió en el centro de una guerra civil.

Para entrar a Siria tuvo que contactar a manifestantes de la oposición, ya que el Gobierno no le otorgaba Visa a los periodistas. “Lo que la dictadura quería era una guerra sin testigos”, afirma. Pero logró entrar clandestinamente, sin ninguna garantía de protección y poniendo en riesgo su vida.

Aún se angustia cuando detalla su paso por la ciudad de Homs, la que fue la tercera ciudad más importante del país árabe con un número aproximado de novecientos mil habitantes. Todo esto ahora no existe más, el régimen bombardeó y destruyó toda la ciudad. Todas las personas que entrevisté murieron en distintas circunstancias o huyeron de allí”.

14ALEPPO-WEB-slide-NXWH-superJumbo

¿Quién imaginaría que, seis años después, el conflicto sirio seguiría sin resolverse?

La Primavera Árabe tuvo un papel central en el inicio de las manifestaciones. Fue un fenómeno que se propagó por todos los países árabes, impulsado por las redes sociales, abogando por derechos civiles y una democracia occidentalista. Sin embargo, la violencia por las represiones de la dictadura de Bashar Al-Ásadescaló el conflicto a una guerra civil.

En su testimonio, detalla que los civiles transmitían las manifestaciones por streaming para evitar que el régimen ataque. “Al-Ásad no quiere mala publicidad. Si ataca, esas grabaciones se iban a divulgar. Pero cuando la manifestación llega a su fin, hay francotiradores que asesinan sin importar edad ni género“.

La ríspida situación en el país llegó a su cúspide de tensión cuando el Ejército Libre Sirio comenzó a ocupar barrios, ejecutando bombardeos que duraron semanas, meses y años.

En 2014 la revolución murió y el destino sirio escapó de las manos de sus ciudadanos.

Aparecieron nuevos grupos insurgentes como Al Qaeda, Estado Islámico (EI) y los combatientes kurdos. El EI, principalmente, monopolizó la atención mediática internacional, olvidando el principal actor que agrava la situación: su propio gobierno. “Ocho millones de personas huyeron, diez millones de desplazaron a otras zonas del país, un millón murieron o están desaparecidas. La Siria del 2011 ya no existe”.

Syria

Sophie cuenta que cuando en 2015 se une Rusia para luchar contra el terrorismo, no estaba explícito cuál era su definición del mismo. La definición de “terroristas” para Estados Unidos es el EI, mientras que para el Kremlin lo son los rebeldes. “La intervención rusa salvó la dictadura”, dice Sophie sin titubear. La cooperación militar entre el eje Rusia-Irán-Turquía marcó sus intereses mediante el bombardeo hacia los rebeldes sirios, alineandose con la dictadura del Ál-Asad. En estos últimos días, Rusia e Irán declararon el fin de la ocupación del DAESH en territorios sirios y el inicio de un proceso de “paz” encabezado por el mismo gobierno de Al-Ásad.

Esta profesional multi premiada por sus reportajes también señala algo más que polémico: “La dictadura en Siria es responsable del 90% de las muertes en el país. El 10% restante se reparte entre rebeldes y el EI. Pero el ISIS genera más miedo que una dictadura que se viste de forma occidental”. ¿Siria llegará a su tan deseada paz? Mucho dependerá de la continuación de la dictadura de Ál-Asad y su apoyo de las potencias orientales. ISIS dejó de ser una gran amenaza militar, pero los desafíos que quedan ahora serían reconstruir institucionalmente el país y abogar por el respeto de los derechos humanos. Un escenario difícil de conseguir, bajo una dictadura que fue tan despiadada como el propio Estado Islámico.   
Sophie-3

¿Qué piensa de las respuestas que la Coalición Internacional y de la Comunidad Internacional tuvieron frente al tema de Siria? ¿Cree que fue lo suficientemente dura o exacta?

La Coalición Internacional presenta una respuesta militar contra el terrorismo, contra el Estado Islámico. Y la Comunidad Internacional no tiene poder, en el Consejo de Seguridad de la ONU hay poder de veto de Rusia y China, y no se puede hacer nada. No hay justicia internacional posible. Este sistema de la ONU fue creado para proteger los civiles, para que no haya guerra, pero hay guerras civiles y las poblaciones sufren mucho. Es un sistema que no funciona más.

Con respecto a la Coalición Internacional, ¿cree que todos los intereses propios de los países entorpecieron la respuesta militar y también atacaron a la población civil?

En Raqqa y en Mosul hay victorias militares, pero no es suficiente.

El ISIS está retrocediendo, ¿Quién va a quedar?

Puede haber otro, y además, puede que el ISIS no tenga más territorio pero igual hay gente que sigue creyendo que es bueno. Lo militar no es suficiente.

¿Cuál es la situación de la desigualdad de género en Siria? ¿Creés que las mujeres son más vulnerables?

En un conflicto los vulnerables siempre son más víctimas. Los más vulnerables siempre son los niños, ancianos y mujeres. En medio oriente, las mujeres dependen más de los hombres tanto social como económicamente. los hombres son los menos porque son los que luchan.

Las relaciones sistemáticas entre las mujeres y los hombres, en el mundo árabe, hacen que si sobreviven a las violaciones sean mal vistas por la sociedad. Por eso, muchas no dicen nada. La dictadura instauró un sistema para destruir la sociedad siria, principalmente a las mujeres.

000_Par7684079_0

Cómo periodista, ¿se te hizo mas difícil tu trabajo por ser mujer?

Somos blancos de bombardeos y ataques militares porque somos periodistas, seamos hombre o mujer. No hay distinción de género.

Como mujer occidental y periodista, no me cubro con la hiyab. Como periodistas tenemos una ventaja: podemos hablar tanto con hombres y mujeres, por lo tanto accedemos a mayor información. Mis colegas hombres no pueden hablar con mujeres musulmanas.

Entonces puede ser una ventaja ser mujer…

Depende de la persona. No hay elección.

¿Cuáles fueron los momentos más duros que te tocó vivir como periodista en Siria?

En Siria no todo el tiempo estamos en guerra. Hay muchos momentos de vida. El problema está, cuando esos momentos de vida desaparecen. Generalmente hay bombardeos cada 5 minutos, en cualquier lugar y momento. No tenemos donde huir, ni siquiera al campo.

Como periodistas, pasamos por lo mismo que la sociedad civil. Hay momentos muy desagradables, demasiados. Pero agradezco estar viva para poder seguir comunicando lo que pasa.

Luz Agüero

Cuando era chiquita y no sabía escribir me empecinaba en dibujar todo lo que creía digno de recordar. Luego me hice rata de biblioteca, y cuando se me acababan los libros agarraba el diario. Quizá por eso terminé siendo periodista y locutora. Y como no soy tan interesante, me dedico a contar historias de otros.