Moda

STREET-STYLE, ¿tan o más protagonista que la pasarela?

Por Maria Florencia Ferrero

La biblia de la moda, Vogue, tiene una sección exclusiva sobre esto. Las coberturas de las semanas de la moda alrededor del mundo ponen especial foco en la calle y los usuarios de las redes comparten y se sienten, quizás más identificados con este contenido. Si, estamos hablando del fenómeno “Street-style” y su importancia en el mundo de la moda.

Un fenómeno con historia

El acto de sacar fotos a looks callejeros para luego publicarlo como una manifestación totalmente real de lo que pasa en la calle, no es cosa nueva. Allá por los años 20, post-revolución de nuestra querida y elegante Coco Chanel, los hermanos Seeberger se dedicaban a retratar el estilismo de la sociedad femenina parisina que dejaba atrás los corset para dar paso a faldas más cortas y nuevas paletas como el negro, rojo, blanco y pastel.
Años después, Bill Cunnigham, fotógrafo neoyorquino, fue pionero en recorrer la gran manzana –en bici- para retratar los diferentes atuendos que se paseaban por ahí. Sin poses, sin puestas en escena, sin grandes diseñadores determinando que usar. Inspiración callejera al máximo. Y tanto gusto este formato, que el New York Times comenzó a levantar con frecuencia estos retratos.

El “boom” de las redes…

Ya sabemos que en la era de internet, si algo “pega” entre usuarios, rápidamente se viraliza. Y no podemos definir quien ayudo a consagrar el éxito primero, si los bloggers al streetstyle o viceversa. Lo que si podemos determinar es que con la explosión de bloggers de moda, como Chiara Ferragni en el podio, y sus “atuendos para todos los días” compartidos en la web, la pasarela ya no es la vedette de la moda a la hora de marcar tendencias. El foco de atención cambió, o mejor dicho, se dividió. Que Marc Jacobs nos manifieste que regresan las botas con taco cuadrado a través de la pasada de pasarela de las hermanas Haddid, importa. Sin embargo, muchos, esperamos ver cómo podemos incorporar esa tendencia, que parece inalcanzable de imitar de la pasarela a la calle, para nuestro uso diario y en la “vida real”. Y, ¿Dónde podemos encontrar esa respuesta? En la galería del Street-Style. ¡Bingo!

¿Tres factores que marcan el éxito?

Paulatinamente la política del “see-now,buy-now” esta siendo incorporada en más marcas. Sin embargo, esto no es total. Es decir, debemos esperar 15, 20 o meses para obtener las prendas que vemos en pasarela. Los looks del Street-style, estan andando por la calle y si nos gusta puede llegar a ser mas fácil adquirirlo. ¿Qué pasa con la economía? Quizás sea una aliada al protagonismo de los retratos de moda callejero. El acceso a prendas de marca como un abrigo Valentino, o Jazmin Chebar en el ámbito local, o las botas Marc Jacobs, es restringido para algunos bolsillos. Mientras que esos outfits que nos muestran en instagram, galerías virtuales, etc, incluyen prendas Zara, o de algún diseñador que no presenta colección en una semana de la moda, pero que tiene prendas novedosas con precios menores.

La diversidad de cuerpos. La delgadez es una condición para subirse a pasarela, pero no es un impedimento para acaparar miradas por la calle y ser fotografiado en la puerta del desfile. No todos los usuarios pueden sentirse identificados con el cuerpo de Kendall Jenner, pero si quizás encuentren mayor variedad en el resto de los mortales que aparecen en los “Street.style”.

Fuente de inspiración. Si bien las tendencias se dirigen hacia donde muchos diseñadores apuntan, como decíamos anteriormente, es difícil adaptar o imitar todo aquello que nos presentan en pasarela. Por su puesta en escena, por el concepto de temporada, no todos las pasadas muestran looks que usaríamos para ir a la facultad, trabajo o salida de amigas. Por su parte, el streetstyle se asemeja, en algunos casos, a conjuntos que si podríamos utilizar para nuestra diaria.

En contra, la “profesionalización” del Street-style.

Con la explosión de blogger y gran variedad que se presentan, muchos comenzaron el proceso inverso al del streetstyle. Nos referimos a que algunos referentes de este concepto, comenzaron a profesionalizarse y buscan marcar una diferencia en sus looks cotidianos, con mayor semejanza a los que quizás podríamos ver en pasarela y no en nuestra rutina. Es así como “la espontaneidad” del concepto se ve opacado por “puestas en escena” , marcando una cierta distancia con la realidad de sus seguidores.

Maria Florencia Ferrero

Periodista en proceso. Curiosa de nacimiento. Fiel admiradora del equilibrio de los colores en el arte y la moda. Sueña con recorrer el mundo y conocer cada expresión artística de él.