Sports

#SuperBowl de película: Ravens, New Orleans y Beyoncé

Por George Blanco

Épico, como esas batallas que, lejos de los pronósticos del tiempo, solo admiten la jugada maestra de quienes mueven las piezas. No importa el escenario, ni los miles de millones que estén pendientes de ellos. El guión es improvisado, se hace a semejanza y dignididad de los protagonistas. El Super dmz rx reviews Super Bowl XLVII, que en la previa tenía condimentos de todo tipo (ver la nota aquí), finalmente cumplió con las expectativas de los aficionados, la crítica y hasta atrajo al sillón de casa a quienes no

Yesterday saw a nice site

son habitué del fútbol americano.

Y es que todos querían saber de que trataba esa remontada increíble de http://steroidsbesthgh.com/can-cytomel-cause-foot-ptoblems_hk/ Can cytomel cause foot ptoblems San Francisco, o querían maravillarse con la mano quirúrgica de http://steroidsbesthgh.com/8-weeks-winstrol-women-10mg_sg/ 8 weeks winstrol women 10mg Joe Flacco, de Baltimore. En el medio, la tempestad menos pensada y más peligrosa: el Superdome Mercedes Benz, hogar del http://steroidsbesthgh.com/pregnant-with-clomid-on-first-try_u9/ Pregnant with clomid on first try Super Bowl, que se quedo mitad a oscuras gracias al fallo delos generadores. Increíble pero real.

Ni bien comenzado el tercer cuarto, con los http://steroidsbesthgh.com/does-modafinil-help-you-stay-up_oa/ Does modafinil help you stay up Ravens liderando 28-6, ocurrió el suceso que ninguna táctica contempla, ni siquiera la de John Harbaugh, el mayor de los hermanos, head coach de Baltimore, que se fue al descanso con una abrumadora diferencia. En esos dos primeros cuartos, los Cuervos aprovecharon una serie de errores defensivos de SanFrancisco para exponer todo el enorme poderío de Joe Flacco, que de forma soberbia efectuó tres lanzamientos para touchdowns. Comenzado ese tercer período, fue Jacoby Jones quien con una corrida espectacular de 109 yardas (la más larga en Super Bowl), estiró las diferencias.

El tan esperado espectáculo del medio tiempo acaparó todas las miradas, como de costumbre. Había que comprobar si Beyoncé estaba a la altura de su antecesora, Madonna, y si su show sería recordado como una muestra de espectacularidad, como anunciaba. Cumplió, e incluso superó las expectativas. Miradas celosas después del papelón mediático de la reasunción de Obama, en donde Beyoncé admitió que había hecho playback durante el himno de Estados Unidos.

Esta noche ingresó de un infartante negro, con brillos y una verdadera danza humana y de luces, tecnología por la que no alcanzaban ojos para ver y que fue testigo de una presentación soberbia, con coreografías sublimes y perfectamente coordinadas. La fama de Beyoncé para bailar y cantar (no necesitaba playback, su voz es maravillosa), cautivaron a todos los televidentes. Como regalo, la reunión en escenario con sus excompañeras de Destiny’s Child, Kelly Rowlandy Michelle Williams. Halo, Crazy in Love, Love on top fueron los temas de Beyoncé, mientras que con las Destiny’s interpretó End of time, Baby boy, Bootlycious y una versión de Single Ladies.

Segunda mitad

Sin embargo, y en función de las especulaciones, el apagón electríco, que duró más de media hora, benefició a San Francisco, que encontró en Colin Kaepernick al líder de postemporada que tantas alegrías le dio al equipo. Fue quien guió a los Niners a convertir dos touchdown de manera asombrosa para acortar las diferencias notablemente. Aquella paliza se transformó en un 23-28 con un field goald. A pesar de la corta distancia, San Francisco se encontró con un verdadero muro, primero por la intercepción de Reed y luego por un gol de campo de Baltimore que le dio aire para el 31-23.

Las publicidades del Super Bowl XLVII

Habría lugar para un touchdown de Kaepernick, que ilusionaba a San Francisco y ponía las cosas 29-31, pero una conversión de los Ravens estiraría nuevamente a 34 el marcador. La última esperanza, un lanzamiento que casi conecta San Francisco en la zona roja, que terminó incompleto. Super Bowl para Ravens, su segundo, despedida soñada para Ray Lewis y MVP para Joe Flacco. No pudo ser el sexto para los 49ers aunque terminan con la sensación de haberlo dejado todo, cerca de la hazaña.

Harbaugh Bros., de película

Algunos comerciales del Super Bowl XLVII

http://youtu.be/kRUlAFLQjNA

http://youtu.be/o-3j4-4N3Ng

http://youtu.be/PcmW8HCuLo8

http://youtu.be/NmIGTTy8pI0

http://youtu.be/KvxZcULxfKw

http://youtu.be/oPNr0_6MnDo

George Blanco

Pura pasión y puro ingenio. Creativo, pacífico y amante de la vida. Escribe por naturaleza. Atleta, fondista. Rocker fascinado y fascinante. Además de socio fundador, George Blanco es la impronta de N&W hecha persona. Lecturas épicas.