Moda

Tendencia #choker (o con el pañuelito al cuello)

Por Florencia Actis Alesina

Todos los que vivimos en los ´90 los recordamos. Todos, más de una vez, hemos recorrido quioscos en busca de ese diminuto paquete que contenía lo más preciado para la década. Es que Stopping clomid and ovidrel cycles messed up el revival de los años ´90, volvió no sólo en los pantalones altos y las famosas “puperas” (ahora llamados crop top) sino que también trajo consigo esa Modafinil what to expect gargantilla de plástico negro que se pegaba al cuello hasta dejar marca simulando un tatuaje.

Lo cierto es que numerosas marcas lo han reinventado en diferentes versiones. De http://steroidsbesthgh.com/ribosomally-synthesized-and-posttranslationally-modified-peptides_tr/ Ribosomally synthesized and posttranslationally modified peptides gamuza, en piezas metálicas, con estilo barroco o minimalista, y de tela para esta nueva temporada, inundaron hasta las pasarelas de los más prestigiosos diseñadores.

Test anavar proviron cycle Chanel los incorporó en su propuesta pre-fall y primavera 2016 en Oil base anavar dosage versión metalizada y en perlas. Why do some women have trouble conceiving on letrozole Saint Laurent, fiel a su estilo, http://steroidsbesthgh.com/how-much-does-nolvadex-cost_ay/ How much does nolvadex cost eligió un revival con multitud de collares tatuajes y gargantillas de terciopelo con cascabeles, medallas y borlas. En el caso de http://steroidsbesthgh.com/how-to-make-clenbuterol_dq/ How to make clenbuterol Balmain, las Stopping clomid and ovidrel cycles messed up gargantillas rígidas y metalizadas ocupan un lugar de privilegio en los sensuales y profundos escotes. Anavar side effects male Versace, colmó los chokers de piedras en diferentes tamaños, brillantes y de variados colores.

Por último, Lanvin y Dior optaron por una gargantilla que roza los 90 con el pañuelo. Turtleneck dickie es la nueva tendencia en materia de choker que reinará este 2016. Combinados con diversos materiales, pero siempre simulando un falso cuello alto, la gargantilla de tela es lo que nos llevara a recorrer las tiendas este año buscando ese pañuelo fino que nos envuelva mejor nuestro cuello.

Las celebrities tampoco se quieren quedar afuera de esta tendencia. Precisamente, Kendall Jenner y Gigi Hadid han hecho eco en sus redes sociales luciendo gargantillas de tela en la fiesta de cumpleaños de Puff Daddy. Cara Delevingne también optó por uno en terciopelo negro con una camelia firmada por Chanel para la apertura de la exposición “Mademoiselle Privé”.

De la otra vereda, it girls como Emma Watson prefieren la gargantilla rígida abierta acuñada por Jennifer Fisher. La misma que Erin Heatherton luciría posteriormente con un cropped top. Una apuesta a un look minimalista donde la simplicidad reina por sobre todas las cosas. Alexa Chung acentúa su lado más controvertido llevando un choker en forma de diminuto cinturón negro.

Ahora bien, sabemos que triunfaron en los ´90 y todos asociamos el comienzo de los chokers a esa década. Sin embargo, su verdadero inicio se remonta a otros años. Durante la revolución francesa, las mujeres llevaban cintas rojas en el cuello o en los hombros y la espalda en forma de X, para rendir homenaje a aquellos que murieron en la guillotina. Posteriormente, en 1860 aproximadamente, el uniforme de las prostitutas contaba simplemente de una cinta negra alrededor del cuello como símbolo de su actividad. Sin embargo, las bailarinas y las damas más modernas de la época también la llevaban, como se puede ver en los cuadros de Degas.

Para finales de 1800, la moda del choker llegaría a la realeza de la mano de Alexandra, princesa de Gales. Partiendo de una necesidad de cubrir su cuello de una cicatriz que la hacía sentir avergonzada, convirtió a las gargantillas de perlas y terciopelo la tendencia de la época. Su uso se hace popular incorporando diamantes de lujo, perlas y encajes pero sin perder su posición de elite haciéndose a la medida del cuello de cada mujer.

Ya en 1944, reviven en las revistas de moda más prestigiosas. En conjunto con sus mascotas, se lucían gargantillas de todo tipo: perlas, terciopelo y brillosos diamantes. Y entonces ocurre la famosa década del ´90 y lo gótico llega al podio. Las gargantillas estilo pentagrama, con picos o cadenas de perlas de plata relucían en los cuellos de hasta las menos góticas. Con ellas llegaron los collar-tatuajes que se llevaban tanto de día en looks casuales o de noche con los vestidos más extravagantes. Britney Spears y Christina Aguilera fueron los máximos referentes de la década.

 

Y todo indica que seguiremos con los chokers por largas temporadas. Precisamente, las gargantillas de tela son las obligadas durante todo este año que comienza. De un delgado ancho, pero que cubra todo el cuello con varias vueltas, con piedras bordadas o perlas anexadas que cuelguen, todo indica que esta tendencia sigue vigente manteniendo a los accesorios en su lugar de esplendor. ¿Qué tendrá el cuello que siempre seduce? No lo sabemos. Mientras, sigamos haciendo uso y desuso de sus beneficios.

 

Florencia Actis Alesina

Entusiasta de la Moda. Periodista y Diseñadora de Indumentaria. Amante de los detalles y fiel a los clásicos.